Aprende en el siguiente artículo más acerca de la Biografía de Federico Engels, uno de los filósofos y sociólogos más influyentes e importantes de todos los tiempos, además de destacar como periodista, revolucionario y líder de grandes ideas.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

Biografía de Federico Engels

En nuestro artículo de hoy estaremos aprendiendo un poco más sobre la Biografía de Federico Engels, también conocido en muchos países de habla inglesa como Friedrich Engels. Éste emblemático personaje de la filosofía y sociología nació en el distrito de Barmen, en Prusia un 28 de noviembre del año 1820. También destacó como comunicador social y fue un fiel practicante de la corriente revolucionaria.

De acuerdo a lo que se indica en la Biografía de Federico Engels, el filósofo fue hijo de un respetado comerciante dueño de una gran empresa textil ubicada en Mánchester, Inglaterra. A lo largo de sus años de carrera, Engels sobresalió por sus impresionantes obras realizadas. Fue uno de los mejores amigos y ayudantes de Karl Marx, con quién llevó a cabo importantes obras como:

  • La situación de la clase obrera en Inglaterra (1845)
  • Manifiesto del Partido Comunista (1848)

Ambas obras mencionadas en la Biografía de Federico Engels representaron una gran influencia para el surgimiento de corrientes como el marxismo, además de los movimientos comunista, socialista y sindical. Engels también destacó por ser uno de los más influyentes dirigentes políticos de la Primera Internacional (1864) y de la Segunda Internacional (1889).

En la Biografía de Federico Engels también se menciona la colaboración económica que realizó a su gran amigo Marx con la intención de que publicara su famosa obra “El Capital”, la cual salió a la luz por primera vez en la década de 1867. Luego de su muerte, se encargó de editar el segundo y tercer volumen de dicha obra.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

Federico Engels además ordenó las notas de Marx para componer “Teorías sobre la plusvalía”, que después presentó como “cuarto volumen” de El Capital, una de las obras más emblemáticas y populares que realizó Marx en sus años de carrera profesional.

Orígenes y juventud

Según expresa la Biografía de Federico Engels, este reconocido filósofo y sociólogo de la historia universal nació un 28 de noviembre del año 1820 en el distrito de Barmen, una de las zonas más conocidas de Alemania. Sus padres fueron Friedrich Engels, un respetado comerciante y Elise Marice, con quién se mantuvo comprometido por muchos años.

Los padres de Federico Engels se dedicaron a lo largo de sus años de vida por invertir en negocios y en el área comercial, incluso llegaron a convertirse en los dueños de una importante empresa de textiles, sector con el cual siempre estuvieron relacionados.

La familia asentada en Renania desde finales del siglo XVI, había empezado a prosperar en tiempos del bisabuelo de Engels, quien estaba residenciado en Barmen y creado una industria de blanqueo de hilados. El papá de Federico Engels había desistido de estar al frente de la compañía familiar por ciertas diferencias con sus familiares y había fundado uno nuevo de hilatura de algodón con nuevos socios holandeses en Mánchester, Barmen y Engelskirchen.

El matrimonio conformado entre Friedrich Engels y Elise Marice procrearon un total de ocho hijos, cuatro mujeres y cuatro hombres, quienes se encargaron en conjunto de invertir sus esfuerzos para el crecimiento económico de la familia. Desde siempre, la familia mostraba una religiosidad cercana al calvinismo muy extendida en la época en la región.

El calvinismo, recordemos, que era una de las prácticas más famosas y recurrentes en aquella época, la cual estaba caracterizada por un cierto puritanismo, ascetismo, reserva e industria, que la familia inculcó al joven Engels desde sus primeros años de vida.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

En la Biografía de Federico Engels también se mencionan aspectos relacionados con su formación académica, Estudió en una escuela de su ciudad, sin embargo cuando cumplió sus catorce años de edad, sus padres toman la decisión de enviarlo al gimnasio de Elberfeld, considerado para ese entonces como uno de los centros de estudios más prestigiosos de Prusia. Allí se alojó con un pastor luterano de la localidad.

Dentro de mencionado centro educativo, Federico Engels logró destacar por sus impresionantes habilidades y conocimientos. Él se considera un apasionado por la lectura de antiguos mitos y romances germanos, siendo influenciado en gran manera por el racionalismo romántico alemán. El patriotismo cultural que adquirió en esta época le acompañó toda su vida.

Más allá de sus excelentes notas y sus ganas de seguir con su formación académica y dedicarse tiempo completo a la poesía, los padres de Federico Engels toman la drástica decisión de retirarlo del instituto para que comenzara a aprender sobre el negocio familiar. La intención de sus padres era que el joven creciera con el mismo amor y respeto por los negocios como lo hicieron ellos.

Aprendizaje mercantil y primeros escritos en Bremen

Finalmente, según expresa la Biografía de Federico Engels, sus padres terminaron sacándolo del instituto para que comenzara a recibir capacitación en el manejo del negocio familiar. Una de las primeras cosas que realizó en el proceso de aprendizaje fue emprender un viaje en compañía de su papá a Gran Bretaña. Se trató de un viaje netamente de negocios el cual hizo en la década de 1838.

Tras ese viaje se radicó en la ciudad alemana de Bremen, donde comenzaría su aprendizaje sobre la industria textil. De acuerdo a lo que aseguran fuentes cercanas al personaje, Engels nunca le agradó la idea de dedicarse a los negocios y administración de empresas, sin embargo ese aprendizaje le sería muy útil para su carrera futura.

La etapa de aprendizaje sobre el manejo de empresas resultó una de las más tediosas para Federico Engels, quien desde joven se mostró interesado más que todo en aprovechar el ambiente – más liberal que el de su localidad natal – del gran puerto. Para tratar de no aburrirse en su jornada laboral, el joven empezó a sacar nuevos dotes a la luz.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

Por ejemplo fue duelista, bailarín, viajero y aprendiz de canto, aparte de importador de literatura política prohibida. A través de esas diferentes habilidades, el joven Federico Engels trataba de compensar el tedioso trabajo en las oficinas mercantiles.

Al poco tiempo de estar radicado en la ciudad de Bremen, la Biografía de Federico Engels indica que el filósofo empezó a mostrar cierta simpatía por los “Jóvenes alemanes”; movimiento que exigía reformas políticas radicales fundamentadas en el patriotismo progresista, opuesto al feudalismo y a las monarquías que dominaban en aquel momento Alemania.

Para esa época, Federico Engels mostraba gran simpatía con el entonces republicanismo antirreligioso y liberal que había liderado Percy Shelley años anteriores. Desde el primer momento de su llegada a la ciudad de Bremen, el joven filósofo dejó ver claramente su insatisfacción con la religión de predestinación, además de adoptar una postura cada vez más crítica y racionalista.

En el año 1839, según expresa la Biografía de Federico Engels, éste recordado filósofo toma una de las decisiones más importantes y trascendentales de su vida como lo fue abandonar la fe religiosa; una decisión que toma principalmente por las influencias de David Friedrich Strauss, quién había criticado a la religión establecida y al cristianismo, al igual que otros autores de la época.

Al abandonar la fe religiosa, Federico Engels comienza a mostrar mayor interés por las teorías de Hegel. Empezó además a publicar con seudónimo – para impedir molestias familiares – en algunos periódicos. Uno de sus textos más populares, entre artículos críticos escritos para burlar la censura, fueron sus Cartas desde Wuppertal en las que realizó una aguda crítica de las misérrimas condiciones de vida del proletariado de la región, que había visitado para obtener información de primera mano con que redactamos.

Intelectual radical en Berlín

Ya para la década de 1841, Federico Engels empezaba a mostrar signos de cansancio en cuanto a su labor como comerciante en la ciudad de Bremen, por lo que sin pensarlo mucho decide volver a la casa paterna. Pocos meses más tarde, en septiembre, harto también del ambiente en su ciudad natal, decide hacer el servicio militar en una compañía de artillería en Berlín.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

Aunque ciertamente viajó a la capital prusiana con la finalidad de cumplir con el servicio militar, expresa la Biografía de Federico Engels que durante ese tiempo también dedicó sus ratos libres para acudir a la universidad donde, a pesar del ambiente reaccionario, se mostró partidario de Hegel, por entonces atacado por Schelling por encargo de la corte prusiana.

Si bien es cierto que su entrada al servicio militar fue una decisión personal con la que se sentía a gusto, llegó un momento en el cual Federico Engels se cansó de estar en la vida militar, por lo que empieza a pasar sus días en conferencias, salas de lectura y tabernas, aunado a su difícil situación económica que enfrentaba para ese entonces.

Durante esas experiencias en conferencias, Federico Engels tuvo la oportunidad de conocer a importantes personalidades que con el tiempo se convertirían en piezas claves para el desarrollo de su pensamiento. Compartió con jóvenes radicales que renegaba de la religión y de la moral y convenciones burguesas.

En la década de 1842, específicamente en el mes de noviembre, Federico Engels sostuvo un cara a cara nada favorable con Marx , en las oficinas del Rheinische Zeitung, del que este era redactor. Marx rechazaba los escritos extremistas de los intelectuales radicales entre los que se contaba Engels, pues decía que podían poner en peligro el periódico, propiedad de unos comerciantes liberales de Colonia.

Antes de emprender vuelo a la ciudad de Berlín proveniente de Mánchester  – influenciado por su padre para intentar introducir en la gestión del negocio familiar y de que abandonase su radicalismo político una vez acabado su servicio militar de un año en octubre de 1842- Engels, como parte de los “Jóvenes hegelianos”, empezó a sentir la influencia del análisis social del capitalismo de Moses Hess, que orientó al grupo del reformismo político al comunismo.

Visitó a Hess poco antes de partir a Gran Bretaña, lo que acentuó su inclinación hacia las teorías comunistas de este caballero.

Industrial en Mánchester

Estando residenciado en la ciudad de Mánchester, la Biografía de Federico Engels señala que al joven comenzó a llamarle mucho la atención los movimientos socialistas locales, los owenistas y los cartistas. Rápidamente estableció vínculos de amistad con George Julian Harney, considerado para ese entonces como uno de los miembros extremista de los cartistas, además con James Leach, antiguo obrero y azote de los industriales.

Si bien es cierto que Federico Engels seguía ejerciendo labores dentro de la empresa de textiles de su padre, desistió la compañía de la burguesía en su tiempo libre y empezó a frecuentar los ambientes obreros, iniciando por las sedes owenistas.

Vale la pena mencionar que Federico Engels se vio directamente influenciado por la vida y obra de Thomas Carlyle, un sabio reaccionario considerado como el único intelectual británico que era respetado y seguido por Engels. Él se caracterizó por ir en contra del capitalismo, llegando a comparar con el pasado medieval que idealiza. En muchas de sus obras, Engels utiliza citas literales de las obras de Carlyle contra la corriente del capitalismo.

Fue estando en la ciudad de Mánchester en donde Federico Engels logra conocer a quien con el tiempo se convertiría en uno de sus más grandes amores en la vida como lo fue su amante y primer amor, Mary Burns, una mujer que se encargó de acompañarlo en su paso por la actividad comercial. Burns era de origen irlandés y desde siempre se había dedicado a las labores del comercio.

Ambos se conocieron en la década de 1843 y desde ese entonces empezó una bonita relación entre ellos. Se cree que fue Mary Burns la responsable de llevar a Engels a la dura vida de la inmigración irlandesa y le hizo conocer las condiciones de vida de la clase trabajadora de la ciudad.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

La existencia de los dos mundos que se hallaban en la ciudad (el de los industriales y el de la clase obrera) tuvo una notable influencia en su evolución de la filosofía a la economía política, que se reflejó ya en una primera obra de comienzos de 1843, publicada en el Deutsch-franzosische Jahrbücher de Marx: el artículo Elementos de una crítica de la economía política.

A través de esa obra, su autor se enfoca en el análisis de las diferencias en temas financieros y las crisis sociales europeas, usando tanto su conocimiento de las teorías filosóficas alemanas (el concepto de alineación de Feuerbach) como su experiencia de la vida obrera de Mánchester.

Para Engels en esta obra, la raíz del proceso de alienación que sufrían los desfavorecidos del sistema capitalista era la propiedad privada, tesis influida por la obra de Proudhon de 1840 (¿Qué es la propiedad?), que debía desaparecer.

Con el fin de ésta debía llegar el de la avaricia y el de la explotación humana. Ya para el año 1845 se presentó a la luz un trabajo mucho más completo acerca de la miseria del sistema capitalista tal como se evidenciaba en las compañías situadas en la ciudad de Mánchester: “La situación de la clase obrera en Inglaterra”.

Mezcla de historia, estadísticas – muchas de ellas sustraídas de documentación oficial – y aceradas críticas, esta obra era un señalamiento directo a la burguesía británica por sus estrategias. El escrito – el último de teoría socialista de Engels en solitario en treinta años – fue suficiente para forjar la estructura del socialismo científico gracias a la unión del concepto de alineación heredado de Hegel con las observaciones sobre la situación material de la población obrera de la urbe industrial.

Buena parte de los planteamientos marxistas como la naturaleza de la división en clases, la inestabilidad intrínseca del capitalismo industrial, la creación por la burguesía de su clase antagonista y lo inevitable de la revolución socialista, se encontraban ya en esta obra realizada por Federico Engels.

Una vez que concluyó su etapa de aprendizaje en la ciudad de Mánchester, cuenta la Biografía de Federico Engels que el joven toma la decisión de retornar al hogar paterno, específicamente en el verano de 1844, pero antes de emprender el viaje, hizo una fugaz visita a Marx, quien se encontraba radicado en la ciudad de París.

Marx le abrió las puertas de su casa a Engels de una forma amable y respetuosa, dado a que sentía una profunda admiración hacia él, todo lo contrario a lo que había sucedido en el primer encuentro sostenido entre ambas personalidades, el cual se caracterizó básicamente por la poca educación. A partir de ese momento, Engels se entregó a la colaboración con Marx.

Colaboración con Marx

En la Biografía de Federico Engels se hace especial énfasis a la etapa de relación y colaboración que existió entre éste filósofo y el también recordado personaje de la historia llamado Marx. Por esa razón, en esta parte de nuestro artículo vamos a conocer algunos elementos destacados de esta relación de amistad y trabajo entre Engels y Marx.

En Mánchester y Bruselas

Para nadie es un secreto que entre Engels y Marx existió una profunda amistad que se extendió por más de cuarenta años de acuerdo a fuentes cercanas. Engels desde siempre sintió especial atracción por la obra de Marx, a quién reconocía una superior capacidad teórica y mayor originalidad en cada una de sus ideas planteadas.

Con el transcurrir de los años, Federico Engels pasó a convertirse en una pieza fundamental para la vida y obra de Marx, incluso lo ayudó muchas veces económicamente, no solo a él sino a su familia, a quien mantuvo por muchos años mientras se encontraba trabajando en la que está considerada como su primera obra, “El Capital”.

La primera obra en conjunto que realizaron Engels y Marx fue un opúsculo, “Crítica de la crítica: contra Bruno Bauer y compañía”, también conocida bajo el nombre de “La sagrada familia”. Por medio de dicha obra, sus autores realizaban fuertes señalamientos en contra de los restos de los “jóvenes hegelianos” idealistas y oponían a este el materialismo que habían asumido.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

Hacía el año 1845, Engels sostiene un importante encuentro con Marx en la ciudad de Bruselas. Recordemos que para esa época, Marx estaba enfrentado duros problemas económicos y vivía en precarias condiciones en Bélgica, sobre todo después de haber sido deportado de la ciudad de París, principalmente por sus luchas políticas, incluso estuvo muy cerca de ser detenido por la policía prusiana.

Con la idea de evitar complicar aún más la relación con sus padres con una detención, accedió a reunirse en Bruselas con Marx. Luego de encontrarse, ambos se trasladan prácticamente de forma inmediata a Mánchester con la intención de documentarse para una nueva obra y regresaron a Bélgica a finales del verano.

En la Biografía de Federico Engels se destaca éste encuentro como la primera colaboración oficial entre Engels y Marx. De allí nación el libro titulado “La ideología alemana”, del cual desistieron incluso antes de ser publicado, aunque finalmente salió a la luz de manera póstuma, específicamente en el año 1932. Éste libro sirvió como etapa de su evolución desde el hegelianismo al materialismo mediante una dura crítica a Max Stirner, crítico a su vez de Feuerbach.

Si bien es cierto que aceptaban la crítica de idealismo de Stirner a Feuerbach, rechazaban sus conclusiones individualistas. Por primera vez, la obra reflejaba la visión de Marx y Engels de las estructuras sociales – las religiones, los sistemas políticos o las clases sociales – como derivadas de las condiciones económicas y tecnológicas.

Dicha apreciación materialista de la historia los condujo a proponer que las diferentes civilizaciones no eran sino reflejo de los métodos de producción del momento, su ideología, su política o su forma de Estado – las “superestructuras” – dependían de la base económica en la que se sustentaban a través de la propiedad – las “reglas de producción”.

El desarrollo de esta idea impulsaba de manera inevitable a enfrentamientos con las relaciones de propiedad y las superestructuras derivadas de la economía basada en las antiguas fuerzas de producción, momento en el que podían tener lugar las revoluciones.

https://www.youtube.com/watch?v=XfZ4_3orLwg

Las diferencias que se observaban entre la base económica y las superestructuras que se derivan de ella, así como los sistemas políticas, hacían, en opinión de los autores, a que estas se ajustaran a la nueva situación financiera, a menudo mediante difíciles transformaciones. La oposición violenta contra los defensores del antiguo orden a través de la lucha de clases era, además, inevitable.

De acuerdo a lo pensado tanto por Marx como por Engels, el próximo choque debía poner cara a cara a la burguesía con el proletariado, la clase que representaba al nuevo sistema económico industrial y que debía asegurar el advenimiento del comunismo y con él el fin de lo que consideraban alienación del ser humano bajo el capitalismo.

Tiempo después, en la ciudad de Bruselas, zona que sirvió de refugio para infinidades de personalidades izquierdista del continente europeo, Federico Engels intervino activamente junto a Marx en la llamada Liga de los Justos, convertida pronto en la Liga de las Comunistas. La organización había nacido en París durante los años 1830 y la lideraban unos sastres alemanes exiliados en Gran Bretaña, luego del golpe de Louis Auguste en 1839.

Narra la Biografía de Federico Engels, que tanto él como su fiel acompañante de lucha, Marx, intentaron por todas las vías fundar una red de organizaciones comunistas europeas de la que la Liga debía ser la representante británica. Con el propósito de controlar la red, ellos mismos fundaron un “comité de correspondencia comunista”

A partir de ese instante, hasta aproximadamente el año 1848, Engels y Marx se caracterizaron por defender la expansión de los regímenes burgueses en Europa como método de eliminar el poder de la nobleza y como etapa necesaria para la implantación futura del comunismo.

La unión estratégica se mantendría de forma temporal y no permanente. Con el objetivo de intentar imponer su punto de vista, dice la Biografía de Federico Engels, que ambos tuvieron que suprimir a los diferentes competidores comunistas y socialistas, comenzando por el famoso Wilhelm Weitling, que defendía una variante de comunismo con tintes cristianos y milenaristas, más dado a la acción que a la teoría y análisis que preferían Marx y Engels.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

La historia cuenta que Weitling intentó sin éxito poder ganarse el respaldo del comité bruselense, que le rechazó a instancias de Marx y Engels. Éste último estuvo al frente de la responsabilidad de materializar la expulsión de uno de sus partidarios del comité de correspondencia que había apoyado la postura de Weitling entre los inmigrantes alemanes en Estados Unidos.

Se podría considerar ese momento como el primero en la historia de vida de Engels en la que asume la responsabilidad de dirigir uno de los cargos en el que se mantuvo por décadas posteriores; el de defensor de lo que él y Marx aseguraban la ortodoxia comunista y la disciplina del partido.

Al mismo tiempo que se enfrentaban a Weltling y sus partidarios, tuvieron marcadas diferencias con Proudhon y los suyos, a pesar de un tibio intento inicial de unión y estrategia. Para Engels y Marx, la figura de Proudhon y sus aliados, defienden una filosofía pequeñoburguesa incapaz de comprender el rol fundamental del proletariado en la supresión del capitalismo y la instauración del comunismo.

Según lo que pensaban tanto Engels como Marx, Proudhon apenas proponía más que una reforma del sistema capitalista dirigida fundamentalmente a los artesanos perjudicados por la creciente industrialización.

En París contra Proudhon

Con la finalidad de lograr conseguir el respaldo de las organizaciones parisinas, que recordemos en su gran mayoría estaban a favor de Proudhon, cuenta la Biografía de Federico Engels que éste personaje tuvo que viajar con destino a la ciudad de París en agosto del año 1846, un viaje que representó para él una oportunidad de conseguir nuevas alianzas.

En competencia con las diferentes variantes socialistas presentes en la ciudad, trató de atraerse a los emigrantes alemanes del distrito de Saint Antoine, conocidos como straubingers. Con una estupendo talento político, mezcla de denuncias, intimidación, señalamientos y división de los posibles adversarios, pudo hacerse un hueco en las reuniones políticas de los emigrados.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

Recordemos que hasta ese momento, los emigrados mantenían una postura clara de respaldo a las políticas impulsadas por Proudhon, sin embargo, Engels logró tiempo después hacer que ellos apoyaran sus posiciones y se apartaran del proyecto inicial de Proudhon.

Desde ese momento, dice la Biografía de Federico Engels, que él comenzó a ser perseguido en gran manera por parte de los cuerpos policiales. Se enfocó por decisión propia a complacer cada una de sus necesidades carnales en la ciudad de París, incluso a costa de la esposa de su antiguo mentor Hess, lo que representó el fin de su relación.

Violando las normativas establecidas por la organización, Federico Engels pudo conseguir que lo seleccionaran como delegado a la conferencia de la Liga que tendría lugar en la ciudad de Londres en el año 1847. Al final pudo asistir a dicho encuentro. Durante el congreso, la Liga modificó su nombre y empezó a llamarse Liga de los Comunistas.

También durante el congreso ocurrió otro cambio importante: La Liga de los Comunistas desistió de su anterior lema de “Todos los hombres son hermanos” y empezó a utilizar un nuevo lema que decía “Trabajadores de todos los países, ¡Unidos!”

La Biografía de Federico Engels también señala que él fue el responsable de redactar un “catecismo revolucionario” como parte de un encargo que le realizaron. El objetivo del texto era expresar la ideología que mantenía la liga y que aún incluyó una mezcla del socialismo utópico que tanto rechazaba y sus posiciones.

Para ese entonces, Engels había realizado dos borradores, el primero un proyecto de Catecismo o Profesión de fe (comunista), que seguía las costumbres de la época. El segundo texto “Principios del comunismo”, hacía más énfasis en el materialismo, aparte de nombrar a la revolución proletaria y una serie de pasos de transición hacia el socialismo.

Luego de eso se realizó un segundo congreso de la liga, el cual tuvo lugar en el mes de noviembre del mismo año. El encuentro se desarrolló en una taberna londinense y en donde se mostró mayor respaldo a la postura e ideas impulsadas por Marx, que esta vez había podido acudir a la reunión.

Por decisión mayoritaria del congreso, tanto Engels como Marx, tendrían la tarea de escribir un manifiesto que se basó en el Catecismo y en los Principios del comunismo, que recordemos habían sido redactados para este congreso. El manifiesto salió a la luz bajo el título de “Manifiesto del partido comunista (o Manifiesto comunista).

El manifiesto comenzó a traducirse de forma rápida y en poco tiempo su difusión llegó prácticamente a todos los rincones del continente europeo, incluso antes de que ocurrieran los movimientos revolucionarios de 1848, sin embargo dicho manifiesto no provocó los resultados esperados para ese entonces.

La revolución de 1848

En la década de 1848 ocurrió uno de los acontecimientos internacionales más recordados de la historia mundial como lo fue el estallido de la Revolución Francesa; un suceso que tanto Marx como Engels, trataron de extender a otras zonas como Bélgica, sin embargo, el entonces rey Leopoldo impidió dichos planes de revuelo con la expulsión incuestionable de Marx a principios de marzo, al que Engels siguió poco después.

Estando a la expectativa por la posibilidad de éxito de las bandas armadas de los emigrados alemanes en Francia contra Prusia, Marx y Engels respaldaron la implantación de un régimen burgués para acabar de esa manera con el poder de los terratenientes.

Con una estrategia de propaganda y organización de las fuerzas contrarias a los terratenientes – burgueses, obreros y campesinos – ambos procedieron a crear una nueva organización llamada Sociedad de Trabajadores Alemanes, que se encargó de infiltrar de forma clandestina a unos 300 activistas comunistas en territorio alemán.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

En la Biografía de Federico Engels también se menciona que por esos años, tanto él como Marx procedieron a fundar un nuevo periódico que se llamó el “Neue Rheinische Zeitung”, que a pesar de su moderación y defensa de objetivos burgueses, no atrajo a los inversores que esperaban, teniendo que desistir de la idea de seguir con el proyecto.

Federico Engels no consiguió alcanzar el apoyo de su propia familia o de la burguesía de su valle natal. Ellos se opusieron a la idea central del periódico, a pesar de acudir en persona a solicitar inversiones. En el año 1848 vino lo que se denomina como la “contrarrevolución en Francia”, la cual se materializó en verano de ese año.

La contrarrevolución en Francia llegó a ser descrita por Federico Engels en las páginas de su periódico, más allá de que se encontraba retirado del lugar de los acontecimientos. Permitió la reacción también en Alemania, donde las autoridades empezaron a hostigar la publicación.

Luego de una impresionante protesta, en su gran mayoría compuesta por la clase trabajadora alemana, en el mes de septiembre las autoridades procedieron a proclamar la ley marcial y la policía publicó una orden de detención en contra de Federico Engels, quien se vio en la obligación de huir a Bélgica, donde también fue deportado de forma inmediata por las autoridades a París, en el mes de octubre.

En medio del complicado escenario de los revolucionarios en suelo europeo, Federico Engels o desistió de sus planes y se trasladó caminando con destino a Suiza, disfrutando en el trayecto de los placeres – incluyendo el vino y las mujeres – de las distintas regiones francesas que atravesaba, sin preocuparse en nada por la revolución.

Logró llegar a Suiza a comienzos del mes de noviembre y pasó a Berna donde se unió a la asociación obrera local y se puso al día de todos los sucesos revolucionarios acontecidos hasta ese momento, sin atreverse a volver a Colonia donde le esperaba una acusación por presunta traición.

En la Biografía de Federico Engels también se menciona que por esos años, el joven rebelde también se interesó por la Revolución húngara, que apoyó más allá de su faceta nacionalista y anti eslava que compartía. En esta época dejó ver en muchas ocasiones su desprecio por las naciones sin Estado, que consideraba estorbaban el proceso revolucionario y se aliaron con las fuerzas reaccionarias.

En el mes de enero del año 1848, Federico Engels toma la decisión de regresar a Colonia. Desengañado de su anterior predilección por la alianza con los burgueses moderados, Engels abogó por radicalizar la revolución y enfrentarse a las fuerzas prusianas mediante una guerra de guerrilla, inspirado por los húngaros de Luis Kossuth.

Viajó a su valle natal con la finalidad de sumarse a la revuelta generada en ese lugar contra las autoridades prusianas, específicamente en el mes de mayo del año 1849, sin embargo la postura radical por parte de Engels no fue entendida de buena manera por el Comité de Seguridad Pública local, mucho más moderado, que le obligó a retirarse pronto de la zona.

Estando Colonia nuevamente en calma y bajo control absoluto de las autoridades, el periódico Neue Rheinische Zeitung fue clausurado. Tras eso, Federico Engels y Marx deciden visitar diferentes localidades con el objetivo de apoyar levantamientos, aparentemente a favor de la nueva Constitución pero, en realidad, tenían plantes muchos más radicales.

Federico Engels estaba seguro de que la única zona donde aún podrían existir posibilidades para una sublevación triunfante era Baden y el Palatinado Por esa razón decide trasladarse allí en compañía de Marx, a pesar de que las autoridades de la región adoptaron una actividad fundamentalmente pasiva frente a los prusianos.

Desesperado por la falta de espíritu revolucionario, Marx se retiró del lugar y volvió a la ciudad de París. Cuando Engels se disponía a hacer lo mismo, un oficial prusiano sublevado de nombre August Willich, al frente de una columna de ochocientos obreros y estudiantes, le planteó la posibilidad de asumir el cargo de edecán, el cual decidió aceptar.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

Según indica la Biografía de Federico Engels, éste filósofo intervino en diferentes choques con gallardía, pero los revolucionarios terminaron siendo derrotados por las fuerzas prusianas, varias veces más numerosas. Los restos de las fuerzas revolucionarias se retiraron a Suiza.

Para ese momento, Engels sentía muchas ganas de volver a sostener un reencuentro con su fiel acompañante de batalla Marx quién para ese entonces se encontraba radicado en Londres. Tuvo que cruzar el Piamonte para tomar un barco en Génova que lo trasladará hasta la capital británica. Engels vivió en el Reino Unido los 40 años siguientes.

Industrial en Mánchester, el sostén de Marx

La Biografía de Federico Engels relata que estando él residenciado en la ciudad de Londres, específicamente en la década de 1850, colaboró a la Nueva Gaceta Renana, editada por Marx y publicada en Hamburgo. Asimismo dio a la imprenta la primera edición de “Las guerras campesinas en Alemania”, estudió desde un punto de vista materialista extremo que matizó en sus años de vejez.

Aunque más tarde tachó de simplificación de la tesis que habían respaldado él y Marx la puesta en marcha de la historia como fundamentada exclusivamente en la situación económica del momento, su versión de las guerras campesinas del siglo XVI alemán se acercaban a esa posición.

La obra no solo fue importante para hacer una crítica por paralelismo con la fracasada revolución de 1848, sino que además lo impulsó al estudio de la guerra, en el que se infundió con rigor. Con el transcurrir de los años, Federico Engels se transformó en un destacado comentarista militar de los conflictos de la época, tales como la Guerra de Crimea o la Guerra franco-prusiana.

Incluso, de acuerdo a lo que se indica en la Biografía de Federico Engels, éste pudo predecir con notable acierto el desarrollo de la guerra franco-prusiana. Su tino respecto a dicho suceso le otorgó el apodo de “El General”, que perduró entre la comunidad socialista, tanto por sus conocimientos militares como por su porte como por su disciplina personal y dedicación a los objetivos socialistas.

Federico Engels volvió a Mánchester, a la empresa en la que había permanecido laborando y de la que pasó a ser prácticamente un segundo dueño, al ser nombrado copropietario. Viendo como única salida para financiar las investigaciones de Marx la reconciliación con su familia y el ingreso en el negocio paterno, aceptó durante aproximadamente 20 años (1850 a 1870), una actividad que le desagrada mucho pero que le daba la opción de sostener a Marx y a su familia.

El acuerdo con su padre, en principio temporal hasta que alcanza otra vía para obtener dinero, terminó prolongandose por más de dos décadas. Si bien es cierto que Marx permaneció en Londres eso no les impidió mantener una directa comunicación y colaboración, basada en una correspondencia casi diaria.

No solo ofrecía apoyo económico tanto a Marx como a toda su familia, sino que Engels también colaboraba con su obra y en algunas oportunidades le escribía los artículos periodísticos que le encargaban a este, labor que prefería delegar en muchas ocasiones.

Marx pedía con regularidad información relacionada con la economía que no podía encontrar en las obras que consultaba para redactar “El Capital” y que podía conseguir de la experiencia práctica de Engels en la industria y el comercio. Es importante señalar que el aporte de Engels no se limitaba a estadísticas y ejemplos prácticos, sino que también contribuía con su propia opinión, que Marx recababa bien por carta o en persona en las diferentes visitas que se intercambiaron.

El esfuerzo personal de Engels no se limitó al sostenimiento económico de Marx y su familia o a la contribución de las obras de este: Engels reconoció de manera oficial al hijo bastardo de su amigo, concebido con su joven trabajadora del hogar, en una ausencia de su esposa, tanto por motivos personales como por razones políticas.

La crisis más complicada para las dos se produjo tras el fallecimiento de la compañera de Engels, Mary Burns, suceso que Marx trató con frialdad. Poco después y ante la disculpa de este, el vínculo nuevamente se estrechó, más aún cuando Engels tomó a la hermana de Mary, Lizzie, como pareja y esta obligó una duradera amistad con las hijas de Marx, para las que Engels había sido casi como una figura de tío o hasta un segundo papá.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

A finales de la década de 1850, Marx y Engels abandonaron su antigua postura de apoyo a la extensión del colonialismo como vía positiva del desarrollo capitalista en localidades atrasadas – un instrumento de modernización por la fuerza – y empezaron a describirlo como una forma por la que la burguesía europea reforzaba su poder mediante la explotación de las materias primas y los mercados coloniales.

En un estudio que tuvo gran difusión durante las luchas anticoloniales del siglo XX, asociaron la suerte del proletariado con la liberación nacional de los pueblos, tanto los europeos – aquellos sin Estado propio, que antes Engels había despreciado -, como los de otros continentes.

Fue de esa manera cómo Federico Engels apoyo a polacos (quienes luchaban en contra de  los alemanes), irlandeses (enemigos de los británicos), congoleños (sometidos a explotación por los belgas), jamaicanos (alzados contra los británicos) o chinos (que se enfrentaron contra los británicos en las guerras del Opio) en los diferentes conflictos de la época.

Durante su prolongada estadía en Mánchester, Federico Engels auguró equivocadamente la inminencia del estallido de la revolución en la región en diferentes oportunidades, coincidiendo con diversos periodos de crisis, sobre todo, la de la Guerra Civil Estadounidense, que privó a la región de gran parte de su suministro de algodón y llevó al desempleo y desamparo a más de 200 mil trabajadores.

Más allá de la difícil situación producida por la crisis, el proletariado inglés mostró su renuencia a desencadenar la revolución para desilusión de Federico Engels. Lo cierto del caso es que el paso de Engels por Mánchester significaron para su vida una difícil prueba de superar, prácticamente se vio en la obligación de llevar una doble vida.

Por un lado la vida del gran industrial y burgués respetable y por el otro la del hombre socialista y apasionado a la vida nocturna de las clases bajas. Durante las dos décadas, mantuvo un constante cambio de residencias, la oficial y la oficiosa, en la que les daba alojo a las hermanas Burns, desconocidas para su familia y sus conocidos del ambiente “respetable”:

La publicación de El Capital se realizó en el año 1867 y representó para la vida de Federico Engels un impresionante alivio, que vio por fin recompensados sus esfuerzos y empezó a sopesar el abandonar la empresa de sus padres de manera definitiva.

El proyecto “El Capital” integraba una teoría materialista de la historia, una crítica de la civilización capitalista por su explotación y alienación de la humanidad, el augurio de su fracaso por sus contradicciones internas y del advenimiento del comunismo y del fin de la evolución histórica y, sobre todo, la teoría de la plusvalía, que Engels describía como el descubrimiento fundamental de Marx junto con el del materialismo histórico.

Con la finalidad de asegurar  la expansión de la obra, Engels se enfocó en gran medida a escribir comentarios del libro para diferentes diarios europeos y americanos, desde diversos puntos de vista y a tomar en cuenta incluso la denuncia del mismo con tal de conseguir llamar la atención de los espectadores.

Londres, la Internacional y de nuevo con Marx

Con ganas de abandonar por completo su trabajo en el comercio y a punto de finalizar su contrato con la empresa familiar en junio de 1869, Federico Engels empezó a negociar su salida de la empresa, una salida que también anhelaban sus socios holandés, a cambio de una importante cantidad de dinero que le diera la oportunidad de seguir como rentista, y a la vez, continuar financiando las actividades de Marx y el sostenimiento de su familia.

Motivado por sus deseos de retirarse de la compañía, Federico Engels aceptó una oferta menor de la que al principio estaba solicitando por su retiro, sin embargo aL final logró librarse del detestado comercio en julio del año 1869. Luego de tal decisión, Engels se muda a vivir a la ciudad de Londres, específicamente durante el verano de 1870.

Durante esa etapa, su colaboración hacia con Marx fue aumentando considerablemente, incluso hasta el momento en que su fiel amigo pierde la vida e 1883. Tras el fallecimiento de Marx, Engels estaba decidido a retomar el activismo que había tenido que aparcar durante las dos décadas anteriores. También durante esos años, Engels fue seleccionado como secretario de la Primera Internacional para diferentes países europeos.

BIOGRAFÍA DE FEDERICO ENGELS

Al frente de dicho cargo tuvo que hacerse responsable de muchas actividades, entre ellas, la de coordinar a los afiliados gracias tanto a sus interesantes dotes lingüísticas (no olvidemos que él era capaz de entender y responder a sus interlocutores en gran número de idioma, desde el catalán al rumano o al rudo) como a su habilidad para la organización.

Federico Engels también tenía la intención de asegurarse de encauzar de acuerdo a los puntos de vista de Marx y de eliminar cualquier corriente considerada heterodoxa. Su residencia en Regent’s Park Road – muy cercana a la de Marx – se convirtió pronto en centro de peregrinación de socialistas, comunistas y anarquistas – además de emigrados u oportunistas – de toda Europa.

A estas labores se le sumó la de editor y revisor de las traducciones de las obras de Marx, que revisaba y corregía. También vale la pena mencionar que Federico Engels se convirtió en uno de los más denodados opositores de Mijaíl Bakunin, que deseaba unir su Alianza Internacional de la Democracia Socialista – con importante respaldo en Suiza, España o Italia – a la Internacional, de mayor tamaño.

Engels al igual se opuso directamente a las teorías libertarias del ruso y trató de mantener la internacional como una organización que ejerciera decisiones políticas y no se limitaba a coordinar los diferentes grupos nacionales, como hubiese preferido Bakunin.

Federico Engels identificaba la postura de Bakunin con la falta de organización – causa, según él, del fracaso de la Comuna de París – necesaria para enfrentarse a sus enemigos de clase. Lideró la expulsión de Bakunin y sus partidarios en el congreso de la internacional en La Haya en 1872, pero no pudo evitar que la organización recibiera una destacada influencia de los seguidores de Bakunin.

Con la finalidad de tratar de impedirla, tanto Marx como Engels, tomaron la decisión de trasladar su sede a los Estados Unidos, intentó que no arrojó nada positivo y resultó en la disolución del organismo cuatro años después. Otro importante enemigo al que tuvieron que pararse fuerte fue ante el socialista de origen alemán Ferdinand Lassalle, fundador de la Asociación General de Trabajadores Alemanes.

De acuerdo a lo pensaba Marx, Lassalle era un reformista que mostraba mucho interés en cambiar el sistema capitalista que en eliminarlo por completo. Federico Engels, dado al ataque personal – sin descartar el uso de las deformidades físicas, las manías o los posibles escándalos sexuales de sus adversarios – procedió a criticar duramente a Lassalle.

Una de las principales críticas de Engels hacía Lassalle surgieron cuando salieron a la luz pública sus negociaciones que había hecho de forma secreta con Bismarck para forzar una unión antiburguesa entre socialistas y aristócratas prusianos, que no llegó a ningún término debido al sorpresivo fallecimiento del filósofo en un duelo.

Culturalmente inclinado al prejuicio cultural, religioso o racial (recordemos que Engels solía criticar a Bakunin por ruso o a Lassalle por judío), respaldó políticamente siempre la oposición al antisemitismo, la liberación de los esclavos estadounidenses o de los colonizados.

Uno de los más importantes triunfos logrados por la postura de Marx y Engels fue la fundación del recordado Partido Obrero Socialdemócrata Alemán, que según expresa la Biografía de Federico Engels, comenzó a ejercer actividades en la década de 1869 por August Bebel y Wilhelm Liebknecht y que adoptó un socialismo cercano al de los dos exiliados.

Los mismos también rechazaron de forma directa, la unión del partido con la organización de Lasalle, que tuvo lugar en 1875. La unión, a pesar de la oposición de Marx y Engels, que temían la influencia de los partidarios de Lassalle, preocupó a Bismarck que, tres años después, impulsó las leyes antisocialistas que acabaron con la actividad política del partido. Engels publicó o preparó en ese tiempo algunas de sus obras más importantes de todos los tiempos, entre ellas:

  • Contribución al problema de la vivienda
  • El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre
  • La revolución de la ciencia de E. Dühring (obra polémica contra las teorías del anarquista alemán Karl Eugen Dühring) También conocida como Anti-Dühring.
  • Del socialismo utópico al socialismo científico
  • El origen de la familia
  • La propiedad privada y el estado

En esos años Engels aparecía como un miembro más de la familia en casa de Marx, cuyas hijas le llamaban “El General” o también y mejor “secretario general” (término que usaría Lenin años después).

Después de la muerte de Marx

Una vez conocida la muerte de Marx, Federico Engels comenzó a tomar posturas que causaron cierta molestia en muchos sectores, entre ellas, su rechazo a la corriente radical de la izquierda, sin embargo no logró acuerdos con la evolución reformista del movimiento revolucionario, reeditando la Crítica al programa de Gotha o Las guerras civiles en Francia y finalmente publicando la Crítica al programa socialdemócrata (alemán) de 1891.

Dio paso de esa manera a la observación que conllevo al lanzamiento del Programa de Erfurt, con el que si sentía atracción. Su colaborador Eduard Bernstein y otros dirigentes condujeron a los socialdemocracia alemana hacia el reformismo parlamentarista, extrayendo del legado de Engels una legitimidad que es negada por otra parte del movimiento, la que condujo a la formación de los partidos comunistas y la III Internacional.

En la Biografía de Federico Engels también se aclara que éste filósofo no solo se enfocó en impulsar el materialismo histórico en sus textos, sino que además fue responsable de aplicar el materialismo dialéctico, que con el tiempo pasaría a ser la filosofía oficial del movimiento comunista luego de la Revolución rusa de 1917.

Parte de sus aportaciones más relevante de sus etapas finales como filósofos se pueden encontrar en la obra Dialéctica de la Naturaleza, aunque muchos de sus análisis o ejemplos habían perdido ya valor cuando se publicaron en la década de 1925, en un marco de crecimiento explosivo de la ciencia natural y de debate epistemológico.

Muerte

Una de las cosas de las que se hace mención en la Biografía de Federico Engels es sobre su triste e inesperada muerte. De acuerdo a fuentes cercanas al personaje, éste filósofo perdió su vida un 5 de agosto de 1895, específicamente a las once y media de la noche, tras detenerse su corazón producto a un cáncer de esófago que lo afectó por largos años.

Los restos mortales de Federico Engels fueron velados el 10 de agosto en la sala de espera de la estación ferroviaria de Waterloo, Westminster Bridge. A los actos fúnebres del filósofo acudieron más de 80 personales, entre las que se encontraban las siguientes importantes personalidades:

  • Edward Anseele
  • Eleanor Marx – Aveling
  • Edward Aveling
  • August Bebel
  • Eduard Bernstein
  • El holandés van der Goes
  • Karl Kautsky
  • Sergei Mikhailovitch
  • Paul Lafargue
  • Friedrich Lessner
  • Wilhelm Liebknecht
  • Stanislaw Mendelson
  • Samuel Moore

A los actos fúnebres de Federico Engels también acudieron personalidades como: el dirigente obrero inglés Harry Quekchí, Vera Ivanovna Sassulitch, Paul Singer, el dirigente sindical inglés William James Thorne y tres delegaciones, una del Centro cultural obrero de comunistas londinense, otra de la Socialist League y una tercera de los obreros berlineses.

Ante el féretro hablaron, además de un sobrino de Engels y Samuel Moore, Wilhelm Liebknecht en nombre del movimiento obrero alemán, August Bebel en nombre del francés, Edouard Anseele como representante del partido obrero belga, van der Goes por los socialistas holandeses y Edward Aveling por los ingleses. Además fueron leídos telegramas de Rusia, Hungría, Dinamarca, Italia y otros países.

El ataúd que trasladaba el cuerpo sin vida de Federico Engels estaba cubierto de coronas y flores y fue conducido en un tren especial hacia el crematorio de Woking. Engels había anhelado que sus cenizas fuesen arrojadas al mar. El 27 de agosto de 1895, cumplieron con ese último deseo que tuvo en vida. Sus cenizas fueron arrojadas en las cercanías de Eastbourne, aproximadamente a cinco millas marinas de la costa.

Los encargados de arrojar las cenizas de Federico Engels al mar fueron Eleanor Marx, Edward Aveling, Eduard Bernstein y Friedrich Lessner.

Influencias

De acuerdo a lo que expresa la Biografía de Federico Engels, muchas de sus principales ideas y pensamientos, se vieron directamente influenciados por un hombre llamado Charles Fourier. Precisamente de él, se extraen cuatro ideas fundamentales que caracterizan las condiciones sociales de un estado comunista y que te presentamos a continuación:

1: El fundamento número uno aclarar que toda persona podría desarrollar eficazmente sus habilidades al eliminar la especialización de la producción. Sin especialización, a cada ciudadano se le permitiría llevar a cabo cualquier actividad de su elección durante el tiempo de así él prefiera. Si los talentos lo permitieran, uno podría ser panadero durante un año e ingeniero al año próximo.

2: El segundo fundamento se podría decir que está vinculado estrechamente con el primero: con la capacidad de los trabajadores de desplazarse por los distintos trabajos de su preferencia, la base fundamental de la división social del trabajo de elimina, y la división social del trabajo también dejaría de existir como resultado.

En dicho punto también se aclara el hecho de que si una persona tiene la autoridad de elegir el trabajo y habilidad que mejor le parezca, entonces claramente ya no existen divisiones ni barreras de entrada para el trabajo. De lo contrario, tal fluidez entre trabajos completamente diferentes no tendría lugar para nada.

3: El fundamento número tres vendría siendo la continuación del segundo punto: El autor explica que luego que la división social del trabajo ya no tenga protagonismo, la división de clases sociales basada en la propiedad también perderá poder.

Si la división laboral pone a una persona a cargo de una granja, ese agricultor posee los recursos productivos de esa granja. Lo mismo ocurre en el caso de la propiedad de una fábrica o un banco. Sin la división del trabajo, ninguna clase social está en la capacidad de poder reclamar derechos exclusivos sobre un medio de producción en particular, dado a que la ausencia de la división del trabajo permite que todos lo usen.

4: Por último, el autor expone el fundamento número cuatro, a través del cual llega a la conclusión de que la eliminación de las clases sociales acaba con el único objetivo del estado y dejará por consiguiente de tener valor. Tal cual como lo explicó Engels en su propia escritura: El único propósito del estado es disminuir los efectos de los antagonismos de clase.

Con la eliminación de las clases sociales basadas en la propiedad, el estado pasa a un nivel prácticamente de estar e obsoleto y se logra una sociedad comunista, al menos a los ojos de Engels.

Obras principales

En la Biografía de Federico Engels se hace mención a algunas de las obras más significativas y emblemáticas que logró impulsar éste afamado filósofo a lo largo de sus años de carrera. Antes de nombrar las obras, resulta oportuno mencionar que Engels se desempeñó como secretario de la Primera Internacional obrera (La Asociación Internacional de los Trabajadores o AIT), puesto que lideró desde el año 1870.

Federico Engels también tuvo la responsabilidad de participar en la creación de la llamada Segunda Internacional. Intervino, gracias a sus responsabilidades, en la vida política de los partidos afiliados a la organización internacional en el sur del continente europeo (España, Portugal, Italia) y en el este (Rumanía, Rusia), escribiendo libros y artículos al respecto.

La Sagrada Familia (1844)

Una de las obras más importantes de Federico Engels fue la titulada “La Sagrada Familia”, la cual salió a la luz en la década de 1844, específicamente durante el mes de noviembre. Se trató de una obra que llevó a cabo en conjunto con Marx y representa una crítica sobre los jóvenes hegelianos y su tendencia de pensamiento, que era muy popular en los círculos académicos de ese entonces.

El libro “La Sagrada Familia” se transformó en poco tiempo en una de las obras más populares de la época. Según expresó el propio Federico Engels, el título fue una sugerencia que le dio el editor y pretende ser una referencia sarcástica a los Hermanos Bauer y sus partidarios.

Es necesario aclarar que esta obra causó mucha polémica en su momento, especialmente dentro de la prensa escrita, además de impulsar a Bruno Bauer a intentar refutar sus argumentos en un artículo salido al año próximo. Bauer aseguró que Marx y Engels habían malinterpretado lo que él había intentado expresar.

Meses más tarde, Marx contestó a los señalamientos de Bauer a través de un nuevo artículo. Tanto Marx como Engels, también trataron la controversia en el capítulo 2 de La Ideología alemana. Detrás de la obra se esconde una atractiva historia que involucra a estos dos personajes. Se cree que la obra nació tras la inquietud de Marx por escribir juntos una crítica satírica de su época.

El libro “La Sagrada Familia” contiene relevantes consideraciones, tanto sobre la historia de la filosofía, como sobre la historia de la lucha del materialismo contra el idealismo. Especialmente se dedica a la historia del materialismo y a la crítica del materialismo mecanicista francés e inglés, aparte de la idea de relaciones de producción.

La condición de la clase obrera en Inglaterra (1845)

La obra “La condición de la clase obrera en Inglaterra” salió publicada por primera vez en la década de 1845. Se trata de una descripción minuciosa y un completo estudio acerca de las complejas condiciones enfrentadas por la clase obrera en Gran Bretaña, especialmente durante el paso de Engels por Mánchester y Salford. La obra también contiene pensamientos seminales sobre el estado del socialismo y su desarrollo.

El libro “La situación de la clase obrera en Inglaterra” está considerado como uno de los trabajos más emblemáticos y famosos realizados por Friedrich Engels. El proyecto fue en un principio escrito en alemán y está descrito como un estudio de las condiciones que enfrentaban en su momento los trabajadores en la Inglaterra victoriana.

De acuerdo a la opinión de los expertos, el libro es descrito como un relato clásico de la condición de los trabajadores en la industria. Originalmente ésta obra estuvo dirigida al público alemán y se publicó por primera vez en 1845. A lo largo de los años la obra fue llevada a otros idiomas, por ejemplo, al inglés, traducción que realizó la reformista estadounidense Florence Kelley.

Con la autorización de Federico Engels, fue publicada en Nueva York (1887) y en Londres (1891). La versión inglesa se publicó con un nuevo prólogo del autor en el año 1892. Se podría decir que éste fue el primer libro de Engels, que lo escribió entre 1842 y 1844, durante su estadía en Mánchester, que era entonces el corazón de la Revolución Industrial. .

 Principios del Comunismo (1847)

En la década de 1847 y de acuerdo a lo señalado en la Biografía de Federico Engels, el filósofo procedió a publicar una de sus obras más populares en su carrera, como lo fue “Principios del Comunismo”. Se trató de uno de los proyectos preliminares del Manifiesto Comunista de la Liga de los Comunistas.

En dicho trabajo se incluyen 25 cuestiones relacionadas con el comunismo y presenta las ideas fundamentales del marxismo como el materialismo histórico, lucha de clases y revolución obrera.

Se trata de un breve trabajo realizado por Federico Engels, considerado como el co-fundador del marxismo. Está estructurado como un catecismo y a través de la obra, Engels presenta las ideas centrales del marxismo como el materialismo histórico. De acuerdo a la historia, el libro se compuso entre octubre y noviembre de 1847.

Anti-Dühring (1878)

Otra de las obras más importantes realizadas por Federico Engels fue precisamente ésta, también conocida como “La revolución de la ciencia del Sr. Eugen Dühring”. Se describe como una crítica detallada de las posturas filosóficas de Eugen Dühring, filósofo y crítico alemán del marxismo.

En el curso de responder a Dühring, Federico Engels observa el desarrollo reciente experimentado por las ciencias y matemáticas, que pretenden demostrar la manera en que los conceptos de dialéctica se aplican a los fenómenos naturales ocurridos.

La obra de Engels se editó por vez primera en Alemania en la década de 1878, aunque había sido publicado antes por entregas. Hubo dos publicaciones más en alemán en vida del autor. Se podría decir que ésta obra fue la mayor contribución de Engels a la exposición y desarrollo de la teoría marxista.

El título completo de esta obra se traduce como “La revolución de la ciencia del Sr. Eugen Dühring” con intención sarcástica. Según la propia opinión de su autor, este libro fue un intento de “producir un recorrido enciclopédico de nuestra concepción de los problemas filosóficos, de ciencias naturales e históricos”.

En este libro, Federico Engels ofreció una de las definiciones clásicas de la economía política:

«La economía política, en el sentido más amplio, es la ciencia de las leyes que gobiernan la producción y el intercambio de los medios materiales de subsistencia de la sociedad humana… La economía política es, por tanto, esencialmente una ciencia histórica. Trabaja con lo concreto, que es histórico, esto es, que cambia constantemente»

Del socialismo utópico al socialismo científico (1880)

En lo que presentó como una pieza extraordinariamente popular, Federico Engels critica a los socialistas utópicos, por ejemplo a Fourier y Owen, y proporciona una explicación del marco socialista para comprender el capitalismo, y un resumen de la progresión del desarrollo social y económico desde perspectiva del materialismo histórico.

Dialéctica de la naturaleza (1883)

Dialéctica de la naturaleza, trabajo publicado en la década de 1883, se podría decir que es una de las pocas obras que no logró terminar Federico Engels y en la cual aplica las ideas marxistas, especialmente las del materialismo dialéctico, a la ciencia. El trabajo fue publicado por primera vez en la URSS en 1925.

Obra después de Marx

En la Biografía de Federico Engels se explica que éste filósofo, una vez ocurrida la repentina muerte de su fiel acompañante de lucha, Marx, él se dedicó a revisar y corregir algunas textos que había comenzando a escribir Marx pero que por su muerte no pudieron ser concluidos, especialmente su preparación de El Capital.

La segunda edición de la obra “El Capital” fue publicada oficialmente en el año 1885 y años más tarde, específicamente e 1894, se publicó una tercera parte de la obra. Se podría decir que éste trabajo fue el centro de sus esfuerzos hasta el momento de su fallecimiento, que ocurrió antes de que pudiera dar a la luz lo que habría sido una cuarta edición.

Es importante aclarar que el nombre de Federico Engels no aparece reflejado en la autoría de estas ediciones de El Capital, sin embargo es indudable que existe mucho mérito de su parte en dichos trabajos. En los años posteriores, Engels continuó publicando escritos militantes en La Nueva Gaceta, así como obras originales, como El Origen de la familia, la propiedad privada y el Estado.

Legado

Es imposible poner en duda el impresionante legado que dejó Federico Engels tras su partida física. Si bien es cierto que éste filósofo no tuvo un alto protagonismo propio como teórico del socialismo, a pesar de lo contradictoria que nos aparece su doble condición de empresario y revolucionario, sino que continuó participando activamente en el movimiento socialista y comunista.

Friedrich Engels, en calidad de teórico y creador del socialismo científico, colaboró a describir formulaciones sobre la lucha de clases, así estuviesen “embozadas”. Su categorización de las acciones de los anabaptistas y su líder Thomas Müntzer, entre otras, así como de las confrontaciones religiosas (taboritas de Bohemia) sirvieron de puntal al “desvelamiento” de las contradicciones violentas de clase.

Aparte, habría que indicar que Federico Engels fue un cabal heredero del Renacimiento, al quedar comprobado que hablaba y sabía escribir en muchos idiomas, entre ellos, el ruso, italiano, portugués, irlandés, español, polaco, francés, inglés y milanés.

De acuerdo a lo expresado por Isaiah Berlin, las obras de Federico Engels, en comparación con las obras realizadas por Marx, representaron la idea principal para la fuente esencial del materialismo histórico y dialéctico de Plejánov, Kautsky, Lenin, Stalin, Mao e incluso Trotsky.

Cuando murió Federico Engels, el líder revolucionario Vladimir Lenin pronunció honorables palabras en su memoria, calificándolo como “un gran hombre”. También escribió lo siguiente:

«Después de que su amigo Karl Marx (quien murió en 1883), Engels fue el mejor erudito y maestro del proletariado moderno en todo el mundo civilizado […] En sus trabajos científicos, Marx y Engels fueron los primeros en explicar que el socialismo no es la invención de los soñadores, sino el objetivo final y el resultado necesario del desarrollo de las fuerzas productivas en la sociedad moderna.

Toda la historia registrada hasta ahora ha sido una historia de lucha de clases, de la sucesión del gobierno y la victoria de ciertos grupos sociales. clases sobre otros «.

Durante el verano del año 2017, como parte del Festival Internacional de Mánchester, el escultor Phil Collins instaló una estatua de Engels de la era soviética, trasladada desde Ucrania, en Tony Wilson Place en Mánchester. Una cosa que llama la atención de la vida de Federico Engels es que más allá de lo contradictorio que pudo haber sido su doble postura de comerciante y revolucionario, él logró mantener una intervención relevante propia como teórico y activista del socialismo.

Recordemos que tuvo participación directa en la revolución alemana de 1848-50, al igual que intervino en otras importantes luchas de la época. Desde siempre trabajó de la mano de su amigo y fiel acompañante de batalla Marx, sin embargo, una vez que éste muerte en 1883, se ve en la obligación de asumir responsabilidades individuales con la intención de mantener su lucha a favor del interés global. Tras el fallecimiento de Marx, Engels pasó a ser el líder indiscutido de la socialdemocracia alemana, de la segunda Internacional y del socialismo mundial.

A medida que fueron transcurriendo los años, la postura de Federico Engels cambió considerablemente, tanto así, que algunos estudiosos alegan que en su última etapa de vida, éste filósofo se apartó por completo de sus primitivas concepciones revolucionarias, abriendo así el camino a un socialismo completamente diferente, socialismo más reformista, que se mantendría incluso después de su muerte.

Es indiscutible el gran legado que dejó Federico Engels entre las nuevas generaciones de la filosofía. Fue descrito como uno de los pensadores y dirigentes más influyentes de toda la historia.

Eponimia

El asteroide (29829) Engels lleva dicho nombre en homenaje a su gran labor y legado realizado durante sus años de vida.

También te podrían interesar los siguientes artículos: