Descubre en el siguiente artículo una interesante Biografía de Jorge Isaac, considerado como uno de los escritores colombianos más influyentes y queridos de todos los tiempos. Debe su fama a la novela sentimental “María” publicada en el año 1867.

BIOGRAFÍA DE JORGE ISAAC

Biografía de Jorge Isaac

En esta oportunidad podrás conocer de forma detallada todo lo relacionado con la Biografía de Jorge Isaac, considerado como uno de los más grandes y relevantes escritores de la historia de Colombia. Nació en la ciudad de Cali en la década de 1837 y de acuerdo a fuentes cercanas, desde muy joven comenzó a mostrar las habilidades que tenía para la literatura.

Jorge Isaac fue directamente influenciado por el acontecer político y social vivido en Colombia durante sus años de infancia. Recordemos que para la época, el país suramericano enfrentaba difíciles momentos en busca de alcanzar la consolidación de la República, con marcados enfrentamientos entre las fuerzas militares y la sociedad civil.

En la Biografía de Jorge Isaac también se menciona la participación que tuvo el joven en posteriores guerras civiles llevadas a cabo durante los años de 1854, 1861, 1876, 1880 y 1885, periodo que va comprendido entre la presidencia de José Ignacio de Márquez hasta la de Miguel Antonio Caro, lapso en la que se establecieron un total de tres constituciones en Colombia.

La constitución radical aplicada en la década de 1853, la federal de Rionegro que se promulgó en 1863 y finalmente la constitución centralista liderada por Núñez en los años 1886. Se podría decir que durante esos años, Colombia vivió el auge del utopismo radical de la época de José Hilario López, del Tomás Cipriano de Mosquera liberal y de Manuel Murillo Toro.

Colombia también enfrenta su crisis con el ocaso del Olimpo Radical y la Regeneración de Nuñez, proceso al cual Jorge Isaac se mostró en contra, hasta el punto de liderar, en un gesto descabellado y romántico, la revolución radical de Antioquia, llevada a cabo en la década de 1880.

Infancia, el paraíso perdido

De acuerdo a lo que se indica en la Biografía de Jorge Isaac, éste escritor colombiano tuvo de nacimiento en la turística ciudad de Cali, sin embargo a lo largo de los años han surgido versiones de muchos estudiosos e investigadores, quienes sostienen que le nacimiento de Isaac ocurrió realmente en Quibdó, teoría que no ha podido ser comprobada hasta nuestros tiempos.

BIOGRAFÍA DE JORGE ISAAC

Lo cierto es que de la vida de Jorge Isaac, especialmente de sus primeros años, no se tiene información certera ni datos que apuntan a cómo fue su infancia. A pesar de ello, la mayoría de las hipótesis señalan que su niñez fue muy similar a la de la mayoría de los niños de la época, que tuvieron que crecer en medio de una agitada situación política y social vivida en Colombia.

Una de las pocas referencias que se tiene acerca de los primeros años de vida de Jorge Isaac fue gracias a una de las cartas que escribió el propio autor colombiano en la década de 1874. En ese año, Isaac publicó una carta autobiográfica en la cual expresó lo siguiente respecto a su nacimiento:

«Nací en el Estado del Cauca (basta eso) el 1 de abril de 1837. Fueron mis padres: el señor Jorge Enrique Isaacs, súbdito inglés, que solicitó carta de naturaleza en Colombia a la edad de 20 años y la obtuvo del Libertador en 1829; la señora Manuela Ferrer, colombiana de nacimiento.

Recibí instrucción primaria en una escuela de Cali y en otra de Popayán (la del señor Luna). En 1848, empecé a estudiar en Bogotá en el Colegio del Espíritu Santo del doctor Lorenzo María Lleras; más tarde cursé también en San Buenaventura y San Bartolomé».

En la Biografía de Jorge Isaac también se hace especial mención a ciertos nombres de personajes que estuvieron vinculados con los antepasados familiares del escritor colombiano, uno de ellos es George Henry Isaacs. Éste hombre tenía sus orígenes ingleses, sin embargo nació en Jamaica y se radicó en el Chocó cerca de la década de 1822.

A partir de su llegada al Chocó, George Henry Isaacs comenzó a construir un emprendimiento sólido a través de la explotación minera aurífera y el comercio con Jamaica, mediante lo cual alcanzó un impresionante capital. Años después, una vez que logró tener su ciudadanía colombiana, convertido al cristiano y casado con Manuela Ferrer Scarpetta, se mudó desde Quibdó a Cali.

En las proximidades de la ciudad colombiana de Cali, George Henry Isaacs adquirió dos importantes haciendas; una de ellas fue “La Manuelita”, la cual compró en el año 1840 y que actualmente es la sede principal del popular ingenio azucarero homónimo. Tiempo después se hizo dueño de la hacienda El Paraíso (propiedad de la familia entre 1855 y 1858), que será la “casa de la sierra”, escenario de Maria.

La Biografía de Jorge Isaac nos deja una cosa muy clara y es la poca información que existe sobre los primeros años de vida de este brillante escritor colombiano. Más allá de que Isaac se formó académicamente en Bogotá entre los años 1848 y 1852, es decir, durante la época de gobierno de José Hilario López y de las primeras reformas radicales, el futuro radical aguerrido no menciona los acontecimientos de esos años.

Más bien sucede todo lo opuesto, es decir, en los escritos de Jorge Isaac lo que más sobresalen son las reminiscencias líricas y nostálgicas vividas por él durante sus años de niñez, además de algunas referencias sobre la casa paterna donde creció. El haber tenido que irse de la ciudad de Bogotá representó para su vida un momento muy doloroso.

Sintió un dolor profundo al irse de Bogotá dado a que dejaba en esa ciudad muchos recuerdos de los años edénicos de la inocencia, la compañía de los niños, los juegos infantiles evocados en poemas tempranos como “Mayo” publicado en 1860; “El primer beso” publicado en 1864” o tardíos como “El viejo soldado” publicado en 1890.

A través de esos poemas escritos por Jorge Isaac, el colombiano hace mención a muchos recuerdos de su infancia y nos deja entrever que tuvo una niñez bastante feliz, en medio de un convulsionado mundo. En los poemas también aparecen en un marco idílico algunos personajes de María como la chica más juiciosa que lo enamora, el fiel perro Mayo, Felipe, el negro Juan Ángel, Sinar y las historias que contaban los esclavos.

Por medio de sus primeros escritos, Jorge Isaac también hace especial mención a ciertos lugares importantes en los que pasó años de su infancia, por ejemplo, el río Nima de claras aguas, sus guaduales, los bosques, las garzas de blancas plumas, las cuncunas, los rumores de hojas y aguas.

En la Biografía de Jorge Isaac, especialmente en lo que respecta a su poesía, se menciona en muchas oportunidades un lugar que representó para su vida algo especial y se fue la casa paterna, en la que vivió extraordinarios momentos cargados de alegría y nostalgia, al igual que María. No solo recuerda la casa paterna, sino también a su padre, hombre que está presente en toda su obre literaria.

BIOGRAFÍA DE JORGE ISAAC

De hecho la figura del padre de Jorge Isaac aparece reflejada en uno de sus primeros poemas realizados como lo fue el poema “La tumba suya”, el cual se publicó en la década de 1861, al igual que en el escrito en prosa poética llamado “La luna en la velada” que salió a la luz en el año 1868.

En el mes de noviembre del año 1852, de acuerdo a la Biografía de Jorge Isaac, el escritor colombiano toma la decisión de retornar a la ciudad de Cali, aparentemente sin haber concluido su formación académica de bachillerato. Ya el escenario económico de la familia era complicado para esa década, lo cual no le permitió viajar a Inglaterra para estudiar medicina, como estaba previsto.

Para nadie es un secreto que Isaac participó de forma activa en las campañas del Cauca celebradas en la década de 1854. Su participación se extendió por cerca de siete meses y tenía como objetivo principal enfrentar la dictadura del general José María Melo. El conflicto político y social de la época llevó a la quiebra a las haciendas paternas, al faltar la mano de obra y la caña para moler.

En el año 1856, específicamente en el mes de noviembre, Jorge Isaac se casa con Felisa González Umaña, quién para el momento de casarse tenía apenas 14 años de edad. En varios poemas, el escritor colombiano hace mención a su esposa a través de los personajes de la Selfie y Felisa. También vale la pena recordar que con ella tuvo una extensa prole.

Además de su paso por la literatura y la poesía, Jorge Isaac también dedicó años de su vida al área comercial mientras estuvo residenciado en la ciudad de Cali, sin embargo como empresario no tuvo mucho éxito. Se percató que su verdadera pasión estaba en la escritura, por lo que pensó dedicarse a la literatura dramática.

La Biografía de Jorge Isaac hace referencia a los primeros poemas realizados por el escritor colombiano e indica que los mismos se hicieron durante los años 1859 y 1860, aparte de sus dramas históricos: los inéditos Amy Robsart (1859), sobre el cual, años más tarde, formuló un riguroso juicio crítico; María Adrián (o Los Montañeses en Lyon) y el poco conocido Paulina Lamberti.

En la década de 1860 ocurrió en Colombia el recordado levantamiento de Tomás Cipriano de Mosquera contra el gobierno central. Isaacs, que tenía entonces 23 años, tomó armas contra el general. También combatió en el puente de Cali y participó en la batalla de Manizales, del 28 de agosto. Se podría decir que éste episodio representó su primer contacto con el pueblo de Antioquia, ciudad a la que siempre le mostró cariño.

Un duro momento para la vida del escritor colombiano, según expresa la Biografía de Jorge Isaac, fue el fallecimiento de su padre ocurrido un 16 de marzo del año 1861. Tras su muerte dejó un gran patrimonio, sin embargo las deudas adquiridas en vida también representarían un dolor de cabeza para la familia y sería el punto de partida de muchos conflictos.

Una vez que concluyó el conflicto, Jorge Isaac decide regresar a la ciudad de Cali para hacerse responsable de la administración de los negocios que había dejado su padre. Según lo que dicen fuentes cercanas al personaje, él no tenía intención de administrar los negocios, sin embargo era la última voluntad de su padre por lo que tuvo que asumir la responsabilidad.

Tras hacerse responsable de los negocios, Jorge Isaac tuvo que dejar a un lado sus intereses por la botánica, la anatomía, la medicina y, según él mismo aseguró “caí de tan alto a un mostrador, sobre el cual, para no perder del todo el tiempo, me di a borrajear mis vecinos de muchacho”.

Con la intención de rescatar los negocios de su padre, que para ese momento enfrentaban duras pérdidas económicas, Jorge Isaac acudió a préstamos que no logró cancelar en el tiempo establecido. Dejó a su hermano Alcides al frente del disminuido patrimonio familia y procedió a trasladarse a la ciudad de Bogotá, específicamente en 1863.

Debido a las notables pérdidas en las que habían caído los negocios de la familia, en el año 1864 se remataron las haciendas La Rita y La Manuelita, en subasta pública, las cuales fueron compradas por Santiago Eder en las dos terceras partes de su avalúo, si que lo recaudado alcanzara para el pago de los numerosos acreedores.

BIOGRAFÍA DE JORGE ISAAC

Inmerso en muchos problemas, Jorge Isaac acudió en Bogotá a los servicios profesionales de José María Vergara y Vergara y de Aníbal Galindo. El primero se convirtió en su mentor literario, al presentarlo a los miembros de la tertulia de El Mosaico, quienes, después de escuchar la lectura de sus poemas, asumieron su publicación.

Así quedó consignado, excepcionalmente, en el acto de la tertulia de junio 24 de 1864, suscrita por relevantes escritores, entre los que destacan figuras como las de José María Samper, José Manuel Marroquín, Ezequiel Uricoechea, Ricardo Carrasquilla, José María Vergara y Vergara, Salvador Camacho Roldán, Diego Fallon y Manuel Pombo.

La mayoría de estos personajes representan para la vida de Jorge Isaac un factor muy importante en su consolidación como escritor, sin embargo con algunos de ellos la relación fue mucho más allá de lo laboral, logrando entablar relaciones de amistad con muchos de ellos.

Durante esa época, según indica la Biografía de Jorge Isaac, el escritor colombiano también participó en las veladas en la casa de Miguel Antonio Caro, quien, tiempo más tarde, después del paso de Isaacs al radicalismo, se transformó en uno de sus acérrimos contrincantes.

La escritura de María

De acuerdo a lo indicado en la Biografía de Jorge Isaac, éste emblemático personaje de la literatura colombiana, recibió el nombramiento de parte del general Mosquera como subinspector de los trabajos del camino de herradura entre Buenaventura y Cali, específicamente en la década de 1864, cargo en el cual se mantuvo por alrededor de un año.

«Durante el año que desempeñó este cargo, en el campamento de La Víbora, en el clima adverso de las selvas hermosas pero malsanas del Dagua, viviendo como salvaje, aprovechando las horas nocturnas y de descanso, inició la redacción de María».

BIOGRAFÍA DE JORGE ISAAC

Fue precisamente durante ese periodo de tiempo donde Jorge Isaac contrae la enfermedad de paludismo, una patología que finalmente provocaría su fallecimiento de manera temprana, cuando apenas tenía 58 años de edad. Después de haber renunciado al cargo, decide volver a la ciudad de Cali, donde finalizó la redacción de la novela.

Un año después, estando radicado en la ciudad de Bogotá, se separa de su pasión por la literatura y se vuelve a enfocar en el área del comercio, donde se dedicaba especialmente a la venta de mercancías importadas diversas, como telas, ropa, mercería, herramientas, cristalería y muchos artículos más, de acuerdo a lo publicado en diferentes periódicos de la capital colombiana.

La novela de Jorge Isaac titulada “María” salió a la luz por primera vez en el mes de mayo de 1867, fecha cuando la reconocida imprenta de José Benito Gaitán se arriesga a darle un voto de confianza. La novela fue reproducida en una edición de 800 ejemplares que se vendieron al precio de 1.60 dólares. El texto de esta primera edición fue revisado por Ricardo Carrasquilla, y el de la segunda (1869) por Miguel Antonio Caro.

Desde el primer momento de su publicación, la novela “María” logró alcanzar un éxito indiscutible y sorprendente, llegando a ser referencia literatura no solo en el país natal de su autor sino en otros países de habla hispana, donde recibió gran aceptación por parte del público, convirtiéndose en toda una revolución dentro de la literatura de la época.

Según la Biografía de Jorge Isaac, fue gracias a esta novela que el escritor colombiano llegó a convertirse en una de las personalidades más influyentes y queridas de la época. De hecho, de acuerdo a relatos de sus contemporáneos, Isaac fue descrito como uno de los hombres más seguidos y solicitados dentro del capital colombiana, además de uno de los miembros más prometedores del partido conservador.

Se podría decir que fue a partir de su novela “María”, que Jorge Isaac comienza de manera formal su paso por el mundo del periodismo y la política. En la década de 1870, convertido ya al partido radical, fue nombrado cónsul general en Chile. Mientras se trasladaba al sur, redactó sus “Notas” de viaje, que envió al Diario de Cundinamarca, en las que comentaba los progresos de la economía del Cauca en los últimos años de paz.

BIOGRAFÍA DE JORGE ISAAC

Desde Chile envió, entre otros un interesante trabajo titulado “La Confederación Argentina”, en el que hace una reseña histórica y un elogio de la misma como modelo de progreso. Durante su desempeño como Cónsul general de Chile, Jorge Isaac se caracterizó por impulsar atractivos proyectos que buscaban principalmente mejorar la opinión que tenían los chilenos respecto a Colombia.

Uno de los grandes esfuerzos mostrados por Isaac en su actividad consular fue la de mejorar las relaciones comerciales entre Chile y Colombia. Cuando volvió al Cauca, Isaac compró, en conjunto con el chileno Recaredo Infante, la hacienda Guayabo Negro, pero después del retiro del socio capitalista se vio obligado a declararse en quiebra.

En un intento desesperado trató de vender la hacienda para salir de las deudas contraídas; finalmente, después de muchos problemas, la hacienda fue embargada y después vendida en subasta pública en el año 1878. Jorge Isaac comenzó su trabajo como periodista en el año 1867.

En su labor periodística, Isaac se enfocó en realizar grandes aportes a la sociedad colombiana. Al igual que su padre, mantenía una postura conservadora y fue así que destacó por dirigir La República, un periódico conservador moderado que se fundó en 1867. En dicho periódico publicó de forma regular los editoriales y varios artículos de tema principalmente político, pero también de tema social y económico.

Su filiación política no le impidió pertenecer a la masonería. Su popularidad literaria y su desempeño en la redacción de La República le abrieron el camino de la política, a la que estuvo vinculado activamente hasta el año 1881. Isaac estuvo al frente del Congreso en representación de Tolima en la década de 1868, no obstante tuvo muchos conflictos.

La mayoría de los conflictos en su paso por el Congreso se debieron a su clara postura de oposición al indulto a Mosquera, lo que le costó muchos inconvenientes con el ala más intransigente de su partido. De acuerdo a algunos estudiosos, mientras estaba en el Congreso, un copartidario le reclamó sus simpatías por el partido liberal, a lo que Isaac respondió: “Si, he pasado de las tinieblas a la luz”:

BIOGRAFÍA DE JORGE ISAAC

Fue así como en el año 1869, Jorge Isaac decide cerrar filas con el radicalismo. Durante el resto de su vida fue uno de sus militantes más aguerridos. Esta conversión al radicalismo no le fue perdonada por muchos de sus antiguos copartidarios; le costó rencores y burlas hasta el final de su estadía en la tierra. El 1 de febrero de 1870 fue nombrado secretario general de la Cámara de Representantes.

La Biografía de Jorge Isaac indica que, luego de algunos años de alejamiento, el escritor vuelve a Colombia después de estar un tiempo radicado en Chile. Su regreso al país natal lo aprovechó especialmente para participar de forma activa en la política caucana. Junto a su primo César Conto, editó en Popayán el periódico doctrinario “El Programa Liberal”.

Durante la edición del periódico, sostuvo una enconada polémica contra los conservadores clericales y el periódico Los Principios de Cali. Canceló la publicación del periódico debido a los sucesos revolucionarios ocurridos en la década de 1876, en la que participó, en la batalla de Los Chancos, al lado de su primo.

En el mes de agosto de 1877, según la Biografía de Jorge Isaac, éste colombiano recibió el nombramiento como secretario de Gobierno del Cauca por orden del entonces mandatario Modesto Garcés, y por algún tiempo asumió simultáneamente la Secretaría de Hacienda.

Ese mismo año, ya casi finalizando, decide viajar a la capital colombiana como diputado del Cauca a la Cámara de Representantes. Sus encendidos discursos contra el conservatismo y el clero, en defensa de las propuestas legislativas de los radicales, fueron respaldadas por las barras de estudiantes y de obreros.

Con algunos miembros independientes y radicales del Congreso firmó, el 13 de febrero de 1879, un acta en busca de alcanzar la conciliación entre las facciones rivales del liberalismo.

Según se estipula en la Biografía de Jorge Isaac, éste destacado escritor de origen colombiano fue designado en el año 1879 como el Presidente de la Cámara y ese mismo año inició una fuerte persecución en contra de él y de algunos dirigentes que rechazan leyes que beneficiaban al clero. Fueron hostigados y atacados con piedras por parte de algunos grupos de fanáticos.

Tras estos sucesos, que se conocen históricamente como la “lapidación del Congreso”, el entonces mandatario Julián Trujillo tuvo que verse obligado a clausurar la corporación. Jorge Isaac se opuso inmediatamente a asistir a las sesiones extraordinarias y se fue a Antioquia, como secretario del presidente Rengifo.

También en la década de 1879 Jorge Isaac asumió la responsabilidad de la dirección del periódico radical La Nueva Era, aunque allí duró poco tiempo al frente del cargo. Aprovechó las páginas del periódico para publicar inflamados editoriales y arremetidas diatribas contra los nuñistas y los conservadores. Para ese momento el escenario político en Antioquia era evidentemente complicado.

Cuando los conservadores se levantaron contra el gobierno de Rengifo, los liberales reunieron voluntarios para defenderlo. Bajo ese contexto, Jorge Isaac procedió a proclamarse en el mes de enero de 1880 como jefe civil y militar de Antioquia, alegando tener el respaldo del partido y del gobierno central colombiano.

Sin embargo, al final no contó con el apoyo ni del partido ni del gobierno central, situación que lo obligó a tener que desistir con sus tropas tres meses después, a raíz de estos sucesos, fue expulsado de la Cámara. Luego de vivir esa experiencia, no volvió a participar directamente en el escenario político. De acuerdo a estudiosos, Isaac no pudo lograr el éxito en sus intentos revolucionarios antioqueño.

BIOGRAFÍA DE JORGE ISAAC

Tras haber fracaso en la política, Jorge Isaac se estableció con su familia en la localidad de Ibagué, en una vivienda humilde que le prestó Juan de Dios Restrepo. Publicó el Primer Canto del extenso poema de nombre Saulo, que se publicó en la década de 1881 el cual además quedó incompleto. Ya casi al final de ese mismo año, Rafael Nuñez lo designa secretario de la Comisión Científica e inició su vida errante por diversas regiones del país.

De vuelta a Ibagué, indica la Biografía de Jorge Isaac que éste personaje de la literatura colombiana se complicó de salud y ya sin esperanzas, intentó viajar a la Argentina por invitación del general Roca, y mientras tanto se dedicó a la lectura de Plutarco y de César.

Durante muchos años de su vida, Jorge Isaac se enfocó en tratar de evitar la guerra, sin embargo finalmente los sucesos fueron inevitables y en 1885, esa misma guerra a la que llegó a describir como «mi última locura de patriota», impidió que pudiese realizar su viaje y lo distrajo de sus lecturas. Ese mismo año, Isaac es capturado con sus hombres en la localidad de Tolima.

Isaac educador

Si bien es cierto que el colombiano Jorge Isaac destacó más que todo por su paso por la literatura y el mundo de la política, en la Biografía de Jorge Isaac también se hace breve mención a la pasión que sentía por la educación. El ser educador se podría decir que fue una de las labores menos conocidas en la vida de este ilustre colombiano.

Su interés por el mundo educativo comenzó a muy temprana edad y se prolongó por largo tiempo. Durante su consulado, había observado con agrado la práctica de la enseñanza primaria en Chile y Argentina, países donde se radicó por algunos años. Una vez que retornó a su país natal Colombia, empezó a experimentar sus primeras vivencias con la educación.

La Biografía de Jorge Isaac relata que mientras el colombiano intentaba vender la hacienda de Guayabo Negro, decidió aceptar en Palmira, en 1874, su primer cargo en la educación pública primaria. A partir de ese entonces planteó la fundación de nuevos institutos educativos y escuelas rurales diurnas y nocturnas.

BIOGRAFÍA DE JORGE ISAAC

Un año después estuvo al frente del mismo cargo pero ahora en el Municipio de Cali, y a partir del 1 de diciembre de 1875 se posesionó como superintendente general de Instrucción Pública Primaria en el Estado del Cauca. Jorge Isaac volvió a desempeñarse en educación como director de Instrucción Pública del Tolima, entre enero de 1883 y mayo de 1884.

Es importante señalar que en cada uno de estos cargos desempeñados por Jorge Isaac, siempre se mostró preocupado por la calidad de la enseñanza, por la preparación y cumplimiento de los maestros y directoras, por la aplicación y nivel académico de los alumnos, por la educación de la mujer, por las retas y dotación física de las escuelas.

Isaac también se mostró a favor de la fundación de nuevas escuelas nocturnas en Colombia, especialmente para la población adulta y para jóvenes que en el día no podían estudiar por estar trabajando. Así mismo lanzó la propuesta de crear escuelas de agricultura y de oficios, y la enseñanza de estos últimos en las escuelas públicas. Ordenó a los delegados de Instrucción Pública visitar periódicamente las escuelas de su municipio y rendir informes de cada visita.

Una cosa que llamó la atención de la vida de Isaac como educador fue que él mismo se encargaba de visitar las diferentes escuelas situadas en los municipios del Cauca, con el objetivo de conocer cómo estaba el funcionamiento de las instituciones.

Isaac también llegó a insistir en la aplicación del método Pestalozzi por pensar que era el más idóneo de todos. Es importante recordar que él siempre mantuvo fuertes diferencias con las autoridades del Estado, especialmente las relacionadas con la Iglesia, por instaurar las leyes radicales sobre la educación laica.

En el mes de mayo del año 1877, un grupo de fanáticos provocaron daños en la Superintendencia y en la Escuela Normal, no obstante, Jorge Isaac siguió preocupándose por la educación en el Congreso, como representante del Estado del Cauca.

Isaac explorador

La Expedición Coreográfica se había interrumpido poco después del fallecimiento de Agustín Codazzi, en la década de 1859. El gobierno de Núñez tenía el pienso de seguir la exploración del país y de sus recursos. En el año 1881, se ordena el establecimiento de una Comisión Científica permanente para el estudio de los tres reinos naturales de la República, con particular interés en el conocimiento y explotación de las minas, consideradas de gran valor para el desarrollo material del país.

Dicha Comisión también debía especificar y describir las plantas, resinas, aceites y frutos aplicables a la medicina y a la industria, completando estas nociones con los herbarios y las colecciones de muestras que proporcionen su completo conocimiento. La comisión se encontraba conformada por:

  • Argelino Carlos Manó (Director)
  • Francisco Javier Tapia (Botánico y dibujante)
  • Lázaro María Girón (Auxiliar técnico)
  • Rubén Mosquera (Amanuense y auxiliar del secretario)
  • Jorge Isaac (Secretario)

En la Biografía de Jorge Isaac se informa que él fue el responsable de chequear y escribir los trabajos, y hacer sus propias observaciones, preferiblemente acerca de los siguientes temas:

 «Descripción de la naturaleza física en el terreno recorrido, costumbres de los habitantes, grado de adelantamiento moral e intelectual que hayan alcanzado por virtud, sobre todo de la enseñanza pública, y dirección de las escuelas en que ésta se dicta; probable desarrollo de la población por el régimen higiénico de los grandes centros que visite; una estadística sencilla de las aguas medicinales»

Estas observaciones debían publicarse en los Anales de Instrucción Pública. El contrato se firmó por el término de un año, prorrogable a voluntad de Isaac. El gobierno de la Nación se comprometía a pagarle puntualmente, por semestres adelantados, el sueldo anual de $3.000. En octubre de 1881, Isaac salió de Bogotá con destino al Estado de Magdalena.

En los próximos diez meses, Jorge Isaac se encargó de explorar la región occidental, los desiertos de Aracataca, donde descubrió yacimientos carboníferos. En sus informes, esbozó sus planteamientos sobre las posibilidades de exploración de las hulleras y del desarrollo agrícola de la región, mediante la colonización con gente laboriosa y pacífica del Estado de Santander.

También recorrió el territorio de los motilones, la Sierra Nevada y después la Guajira. El gobierno no cumplió con los pagos establecidos, lo cual obligó a Jorge Isaac a contraer préstamos. Por este y otros motivos, siguió las exploraciones por su propia cuenta.

Como resultado quedaron los informes oficiales publicados en el Diario Oficial y en diferentes periódicos, la mayoría de los cuales fueron recogidos bajo el título “Hulleras de Aracataca” y un trabajo de tipo etnolingüístico, “Estudio sobre las tribus indígenas del Magdalena” (1884).

En este trabajo, Isaac al lado de las observaciones geográficas e históricas, hallamos vocabularios y observaciones sobre las lenguas businca, motilona y guajira. Este escrito le valió una crítica feroz de su antiguo amigo Miguel Antonio Caro, quien en el trabajo de nombre “El darwinismo y las misiones”, hacía referencia al darwinismo y al judaísmo de Isaac desde una visión católica.

Anteriormente, la designación de Jorge Isaac como secretario de la Comisión había suscitado las críticas y las burlas de Rafael Pombo, en el periódico “El Conservador”, a las que respondió Isaac con acrimonia; de igual forma, había hecho alusión de forma irónica a los arqueólogos chibchas de gorro y pantuflas en una carta escrita en 1886.

Luego de una corta pausa, dice la Biografía de Jorge Isaac que éste colombiano volvió a reactivar sus exploraciones, en primer lugar en la región meridional de Cundinamarca, donde en unas cavernas halló muchos cráneos de personas que vivieron hace siglos atrás, dos de los cuales creyó ingenuamente que eran de hombres simios y que podían representar el eslabón perdido.

En el mes de noviembre de 1886, Isaac comenzó su segundo viaje a la Costa Atlántica. Momentos antes de emprender vuelo, festejó contrato con el Ministerio de Hacienda, para la exploración de las hulleras de Aracataca y las que se descubran en el macizo de la Sierra Nevada de Santa Marta, Territorio de la Guajira y el Golfo de Urabá.

Durante ese segundo viaje, Jorge Isaac fue acompañado primeramente por su hijo llamado Jorge, además de un fiel servidor de nombre Belisario, quien falleció en el curso de la exploración y a quien Isaac dedicó uno de sus más sentidos poemas. Recorrió la zona de Sevilla, Aracataca y Fundación; luego Montería, Ronda y Masuga.

En ese viaje, los integrantes de la expedición lograron descubrir nuevos yacimientos de hulla en Riohacha, Dibulla, Naranjal y Rincón-Mosquito, petróleo en el golfo de Urabá, y dos yacimientos de fosfato de cal, en la Guajira y en la isla Fuerte.

A los pocos meses de volver de la Costa, tal vez refiriéndose a las críticas de Rafael Pombo y de M.A. Caro, escribió a su primo Jorge Holguín:

«Hacer todo eso, arriesgando la vida a todas horas, viviendo entre las tribus bárbaras que devora la peste, o embarcado en una cáscara de nuez y desafiando tempestades […] me parece mejor y más útil y efectivo que hacer odas y madrigales para divertir gratis al público sensible.

Qué dice Ud., autor y maestro, de mi sensatez prosaica? Las musas dizque están, por ende enojadas conmigo y desdeñosas. Embustes! Menos enamoradizos habrían de ser. Lo que hay es que no siempre se ha de vivir canturreando: el país está en miseria, y más para que le ayuden que para coronar poetas». 

Mientras iba de vuelta a Ibagué, Isaac descubrió en sus alrededores diferentes minas de oro de filón y de aluvión, y se propuso establecer una compañía en ese lugar con la intención de explotarlas. Isaac siguió alimentando la esperanza de realizar fabulosos negocios. El espejismo de la riqueza nunca lo abandonó. Isaac pasó los últimos años de su vida con su familia en Ibagué (1888-1895)

Ciertamente Jorge Isaac llegó a decir en muchas oportunidades que no se encontraba a gusto estando en Ibagué, de hecho llegó a describir su estadía en dicha ciudad como un destierro, no obstante la realidad económica lo llevó a tener que quedarse viviendo allí.

En sus acostumbrados viajes a la capital colombiana, realizó diferentes intentos por hallar financiamiento extranjero, en Nueva York y París, para la explotación de las huellas; un año antes de su muerte cedió sus derechos a la Panamerican Investments Co. Al mismo tiempo (1891), se dedicó a la revisión de la tercera edición de María, en cuyo texto introdujo correcciones sustanciales con miras a una cuarta edición definitiva.

Sin embargo, vale la pena aclarar que ésta cuarta edición nunca fue publicada antes de su muerte. También se dedicó a la composición de un amplio poema relacionado con Antioquia y que tituló “La Tierra de Córdova” (1893); y a la investigación documental para una trilogía sobre la historia del Gran Cauca, que debía estar conformada por las novelas Fania, Camilo (o Alma negra) y Soledad.

Según expresa la Biografía de Jorge Isaac, su muerte ocurrió en Ibagué un 17 de abril del año 1895, sin haber logrado superar la visión romántica del mundo que dejó plasmada en su única novela y obra maestra María. Isaac llegó a ser considerado como uno de los personajes más representativos del siglo XIX colombiano, tomando en cuenta su gran labor como escritor, explorador y político.

Aunque tuvo una vida bastante corta, Jorge Isaac se encargó a través de sus años de dejar un impresionante legado y una obra que jamás podrá ser olvidada. Vivió una vida intensa, que tiene todos los ingredientes de una novela de aventuras, de la que quedaron grandes escritos no solo literarios.

Jorge Isaac es hoy en día reconocido en todo el mundo por la obra María, una de sus novelas más representativas y famosas, sin embargo, además de dicha obra, el escritor también realizó otros importantes trabajos que siguen siendo recordados por las nuevas generaciones.

Si bien es cierto que no alcanzó plasmar su gran novela histórica que llegara a superar a María, Jorge Isaac dejó una copiosa obra poética, en la que se destaca, entre otros, un poema tan inmerecidamente desconocido como Saulo.

Cronología

  • 1837: nace el primer de abril en Cali, aunque hay versiones que sostienen que nació en Quibdó.
  • 1848: empieza a estudiar en Bogotá en el Colegio del Espíritu Santo.
  • 1852: regresó a Cali.
  • 1854: lucha contra la dictadura del general José María Melo.
  • 1856: contrae matrimonio con Felisa González Umaña.
  • 1860: lucha en el levantamiento de Tomás Cipriano de Mosquera contra el gobierno central.
  • 1861: muere su padre; 1863: viaja a Bogotá.
  • 1864: se rematan las haciendas que había heredado La Rita y La Manuelita; en ese mismo año, la tertulia de El Mosaico asume la publicación de sus poemas; al final de ese año, el general Mosquera lo nombra subinspector de los trabajos del camino de herradura entre Buenaventura y Cali.
  • 1865: inicia la escritura de María, mientras está en la selva.
  • 1867: en mayo se publica Maria, en una edición de 800 ejemplares; en ese mismo año inicia su actividad periodística.
  • 1868: lo nombran representante del Tolima al Congreso.
  • 1870: lo nombran secretario general de la Cámara de Representantes, luego se desempeña como cónsul en Chile.
  • 1875: se posesiona como superintendente general de Instrucción Pública Primaria en el Estado del Cauca.

  • 1876: participa en la batalla de Los Chancos.
  • 1877: lo nombran secretario de Gobierno del Cauca.
  • 1879: lo eligen como presidente de la Cámara de Representantes; en junio de ese año, asume la dirección del periódico radical La Nueva Era.
  • 1880: se autoproclama jefe civil y militar de Antioquia.
  • 1881: publica el Primer Canto del extenso poema titulado Saulo; a finales del año, Rafael Núñez lo nombra secretario de la Comisión Científica.
  • 1883: se desempeña como director de Instrucción Pública del Tolima.
  • 1885: participa en una guerra civil.
  • 1886: inicia su segundo viaje a la Costa Atlántica en la expedición científica.
  • 1891: se dedica a la revisión de la tercera edición de María.
  • 1893: compone el poema «La Tierra de Córdova».
  • 1895: muere el 17 de abril en Ibagué.

Obras destacadas

La Biografía de Jorge Isaac hace especial mención a algunas de las obras destacadas que realizó el escritor colombiano a lo largo de sus años de vida. Su novela más significativa es sin duda alguna María, una novela que fue publicada por primera vez en la década de 1867. Su obra literaria también está conformada por la poesía, en la que destacan principalmente dos obras:

  • Primer Canto del poema Saulo (1881)
  • La Tierra de Córdova (1893)

Parientes

  • Jorge Enrique Isaac (Padre)
  • Manuela Ferrer (Madre)
  • Alcides (Hermano)
  • Felisa González Umaña (esposa)

Citas dentro del texto

«Nací en el Estado del Cauca (basta eso) el 1 de abril de 1837. Fueron mis padres: el señor Jorge Enrique Isaacs, súbdito inglés, que solicitó carta de naturaleza en Colombia a la edad de 20 años y la obtuvo del Libertador en 1829; la señora Manuela Ferrer, colombiana de nacimiento. Recibí instrucción primaria en una escuela de Cali y en otra de Popayán (la del señor Luna).

En 1848, empecé a estudiar en Bogotá en el Colegio del Espíritu Santo del doctor Lorenzo María Lleras; más tarde cursé también en San Buenaventura y San Bartolomé», Jorge Isaacs

“Sí, he pasado de las tinieblas a la luz”, Jorge Isaacs.

https://www.youtube.com/watch?v=IDd14sYHqyY

«Hacer todo eso, arriesgando la vida a todas horas, viviendo entre las tribus bárbaras que devora la peste, o embarcado en una cáscara de nuez y desafiando tempestades […] me parece mejor y más útil y efectivo que hacer odas y madrigales para divertir gratis al público sensible. Qué dice Ud., autor y maestro, de mi sensatez prosaica?

Las musas dizque están, por ende enojadas conmigo y desdeñosas. Embustes! Menos enamoradizos habrían de ser. Lo que hay es que no siempre se ha de vivir canturreando: el país está en miseria, y más para que le ayuden que para coronar poetas», Jorge Isaacs

También podrían interesarte los siguientes artículos: