Descubre la sorprendente y muy interesante biografía de Fernando Botero, dibujante, pintor y escultor de origen colombiano, que logró unir el humor, la ingenuidad y la ironía en sus obras de gran volumen, las cuales están colocadas en diferentes rincones del mundo, como baluarte de su trabajo, te invitamos a leer este artículo.

FERNANDO BOTERO

Biografía de Fernando Botero

Fernando Botero nace en la ciudad de Medellín, en la localidad de Antioquia, en Colombia, el 19 de abril de 1932; proviene de una familia humilde, sus padres David Botero de profesión vendedor, que en su momento ejercía su profesión montado a caballo, de una localidad a otra, su mamá Flora Angulo de profesión costurera.

Fue el segundo de sus hermanos, su hermano mayor Juan David y su hermano menor Rodrigo, cuando tenía cuatro años de edad, fallece su papá de un ataque cardíaco, su mamá Flora estaba embarazada de su hermano menor, la madre tuvo que recurrir a la ayuda de la familia materna para salir adelante, quien fungió como figura paterna, fue su tío materno Joaquín Angulo.

Fernando Botero no tuvo la oportunidad de estudiar el arte de niño, él observaba los templos coloniales de tendencia barroca, de Medellín mientras iba creciendo, estudió sus primeros años en Antioquia Ateneo, obtuvo una beca y esto le permitió seguir sus estudios secundarios, en el colegio de nombre Jesuitas de Bolívar.

Quería ser torero y su tío materno Joaquín le apoya, enviándole a una escuela destinada para ello, la Escuela de Arango, en donde estuvo dos años de su vida, esto sucedió en el año 1944, cuando Fernando Botero tenía doce años de edad, pero decidió luego de esos dos años de estudio, que ser torero, no era su vocación; su madre Flora le apoyó en su nueva decisión la pintura.

En el año 1948, contando con dieciséis años de edad, divulga sus primeros trabajos artísticos en una revista colombiana, que salía todos los domingos, de nombre El Colombiano, una de las prensas escritas de renombre en la ciudad de Medellín, con el dinero obtenido pagó sus estudios en la escuela secundaria en el Liceo Marinilla de Antioquia.

FERNANDO BOTERO

Su elección por la pintura

Las obras de Fernando Botero, se muestran por primera vez al público en el año 1948, siendo muy joven con dieciséis años de edad, en una actividad que se realizó de manera grupal en compañía de otros artistas de la región colombiana; luego se desempeñó como escenógrafo entre los años 1949 y 1950, culminando sus estudios de secundaria, decide trasladarse a la capital del país colombiano.

Mientras su estadía en la capital colombiana, logra interactuar con otros artistas que eran de mayor índole en la época, Fernando Botero a través de sus interacciones logra realizar dos exhibiciones de manera individual, esto sucedió en la galería de nombre Leo Matiz dándole un buen avance en su carrera artística.

Con la ayuda económica de su tío Joaquín, se traslada a Tolú, ubicado en la costa Caribe del país colombiano, pagó su estancia en la pensión de Isolina García que lo recibió, realizando un mural, luego de nueve meses en Tolú, llegó a la capital bogotana con nuevas obras para presentar al público, una de sus obras para ese momento, Frente al Mar,  logra el segundo lugar en la IX en el gran salón nacional de artistas.

De allí, decide Fernando Botero, trasladarse al Continente Europeo, gracias al premio monetario y la venta de algunas de sus obras, reúne lo necesario, y compra un boleto para viajar, en barco llega a España, Barcelona, donde no duró mucho tiempo y elige conocer Madrid, en esta ciudad, se inscribe para estudiar en la Academia de pintura San Fernando.

Para poder mantenerse económicamente, Fernando Botero, en las tardes se dirigía a la parte externa del Museo del Prado realizando copias de dibujos y pinturas para el público visitante, sobre Diego Velázquez y Francisco de Goya; en el año 1953, Botero se traslada a la ciudad parisina, a pasar un verano en ese país francés invitado por uno de sus amigos el cineasta Ricardo Irragarri, luego se traslada, con su amigo, a la ciudad italiana Florencia.

El tiempo que estuvo en Italia le permitió aprender más sobre la pintura en la técnica renacentista, inscribiéndose en otra academia San Marcos, lo cual fue de gran provecho para Fernando Botero, debido a las hermosas obras que están en Florencia, se especializa en estudiar la obra del artista Piero de la Francesca, durante su estancia en Florencia, Botero realiza pinturas al fresco.

Además, tiene la oportunidad de leer el libro Los Pintores Italianos del Renacimiento escrito por Bernard Berenson y visualizar las grandes obras de artes, e igualmente va a ser de gran influencia el pintor Paolo Ucello en el trabajo de sus obras artísticas.

Vuelve en el año 1955, Fernando Botero a su país natal, realiza una exhibición de sus obras en la capital bogotana, pero su trabajo artístico no recibió la bienvenida que él esperaba, debido a que la sociedad colombiana estaba inserta en ese momento por el progreso y el trabajo artístico francés.

Fernando Botero y su primer matrimonio

En el año 1956, Fernando Botero contrae nupcias con Gloria Zea, quien llegó a ser Ministra de Cultura en el país colombiano, además fue la fundadora del Museo de Arte Moderno que está ubicado en la ciudad capital de Colombia, también obtuvo el cargo de Directora del Instituto Colombiano de Cultura.

Junto a Gloria Zea, se trasladan al país mexicano, allí nace su primogénito Fernando, en ese mismo año 1956, en este país azteca se interesa por las esculturas étnicas, debido al gran volumen de las partes que observa, ejemplo las cabezas de las esculturas, y es en México donde comienza a identificar su pintura.Estando en México, conoce a otros artistas como Rufino Tamayo y José Luis Cuevas, con los que comparte afinidades en cuanto al arte, durante esos dos años en el país azteca.

FERNANDO BOTERO

Comienza en esta nación mexicana, a darle una característica propia a sus obras, fueron dos años muy emocionantes en la vida de Fernando Botero, luego de ello vuelve a su país natal en compañía de su esposa Gloria y su primer hijo Fernando, allí le otorgan el empleo en el año 1958 de profesor en la escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Colombia y en este mismo año 1958, nace su segunda hija Lina en la capital colombiana.

Se efectúa otra exposición de artistas a nivel nacional colombiano y Fernando Botero realiza una obra de gran dimensión, lo cual sorprende por su tema y expresión en el arte, obteniendo el primer premio en el X gran salón de artistas nacionales; con gran conciencia de una obra de maestría.

Obtiene Fernando Botero la Camera Degli Sposi el primer galardón que le permite ser el artista con mayor renombre en ese año; eso en relación a la carrera artística y con respecto a su relación familiar Botero en unión con Zea procrean su tercer hijo de nombre Juan Carlos quien nace en el año 1960; estos cuatro años en la vida de Botero fueron muy intensos y apasionantes.

Al comenzar la década de los sesenta, se divorcian Fernando Botero y Gloria Zea, Botero decide trasladarse a los Estados Unidos y se residencia en la ciudad de New York, en este lugar, alquila un pequeño departamento, en ese momento de su vida, las obras de Botero no valían mucho, debido al gusto neoyorquino que su interés era abstracto.

Fernando Botero mantenía su característica figurativa, pues había observado otros artistas como Kooning, Franz Kline y Jackson Polllock, distinguiendo en ellos la tonalidades, las dimensiones enormes y la pincelada agresiva. Pudiendo crear obras interesantes como La Mona lisa, la cual fue adquirida por el Museo de Arte Moderno de New York. En el año 1962, y otra obra artística de nombre Los Niños de Vallescas en honor a Diego Velázquez.

FERNANDO BOTERO

El  segundo matrimonio de Fernando Botero

Es en este momento 1962, donde Fernando Botero comienza a realizar un modelo plástico, utilizando colores suaves, demostrando a través de sus lienzos la pasión que mostraba hacía la obra de Rubens. Volvió a ser una exhibición en el Milwaukee Art Center y obtuvo críticas muy positivas, de allí su carrera artística le lleva a realizar exposiciones en Europa, Estados Unidos y su país natal Colombia.

Ya para este año se había podido restablecer económicamente, comienza a presentar en sus obras colores lisos, también agregó collages en sus obras y en el año 1963, contrae nupcias con Cecilia Zambrano, luego de este matrimonio cambia su lugar de residencia del East Side y alquiló un nuevo departamento en una mejor zona de New York.

En el año 1969, Fernando Botero tiene la oportunidad de exponer sus obras en la capital de Francia, comienza a buscar sus momentos de inspiración, lo obtenía en Colombia y de allí volvía a su residencia en Estados Unidos, para el año 1970, nace su cuarto hijo, Pedro Botero Zambrano, en la ciudad de New York, al que llamaban cariñosamente Pedrito.

En el año 1973, había cambiado su residencia al viejo continente específicamente en la ciudad de París, mientras tanto, Fernando Botero con treinta y ocho años de edad, se ha convertido en uno de los escultores, más cotizados de las artes; estando en España en el año 1974, sucede un accidente automovilístico, en el cual iba Botero con sus dos hijos mayores y el pequeño Pedrito, el cual muere decapitado en este horrible accidente con apenas cuatro años de edad.

El fallecimiento del niño, no era esperado en la vida de Fernando Botero, esto deja grandes huellas en su vida y el matrimonio no logra superar tan lamentable pérdida, sucede un nuevo divorcio en la vida de Botero; pintó un gran retrato en honor al niño montando a caballo, el cual se encuentra en Antioquia.

Luego de dos años, en el año 1976, Fernando Botero realizó una gran donación de dieciséis cuadros al Museo de Antioquia ubicado en Colombia, allí preparó una sala de obras en honor a su hijo Pedrito Botero; luego de tres años, presentó otra exposición en el Hirsh horn Museum, el cual se encuentra ubicado en la ciudad de Washington, de allí comenzó su serie de exposiciones en distintas lugares del mundo.

Fernando Botero y su tercer matrimonio

Sophia Vári de origen griego, la cual tomó su apellido de una población de Atenas, la conoce mediante una comida, en casa de una amiga colombiana en la ciudad de París, luego de un tiempo de conocerse Fernando Botero y Sophia se casan en el año 1978.

Sophia Vári tiene una hija de su primer matrimonio y a su vez su única hija y su nieto que está estudiando actualmente física nuclear; ella comenta la alegría de tener una familia amplia, gracias a Fernando Botero, junto a sus tres hijos, sus dos nietos Camila y Felipe, además de los dos hermanos de Botero, Juan David y Rodrigo junto a sus respectivas familias, haciendo de ello un gran encuentro familiar.

Desde entonces, viven juntos, ambos son artistas y comparten gustos por el arte, dividen cada año de su vidas, entre sus distintas propiedades en Piedra Santa donde van cada verano a realizar las esculturas, la cual está ubicada en Italia; Atenas, Mónaco, New York, Bogotá y Río Negro, éstas dos últimas ciudades son colombianas.

También, esta amplia familia disfruta de algunos días en el mar, gracias a su barco llamado la Paloma, propiedad de Fernando Botero, donde su hija Lina realizó un espléndido trabajo en ese barco, para la estancia de sus seres queridos, donde disfrutan de la vida al mar.

FERNANDO BOTERO

Para el año 1983, se traslada a la localidad de Piedra Santa la cual se ubica en Toscana, en la nación italiana, este singular lugar italiano, es muy importante por las fundiciones y fue para Fernando Botero la consecución de sus esculturas.

En este mismo año 1983, Fernando Botero comienza a realizar exposiciones en todas las partes del mundo, las cuales aún continúan, presentando sus distintas obras en diversas ciudades como Chicago, Roma, Londres, Dubái, Tokio, Buenos Aires, Caracas, Santo Domingo, París, entre otros países, que luego te nombraré.

Sus diversas obras artísticas han recorrido gran cantidad de países del continente americano, europeo, asiático, demostrando Fernando Botero el gran orgullo de mostrar sus obras en avenidas, plazas y bulevares de gran renombre social.

En el año 1984, nuevamente hace otra donación al Museo de Antioquia la cual es referente a esculturas y éstas fueron ubicadas en otra sala la cual está permanentemente abierta en el museo para las obras de Fernando Botero.

La Familia de Fernando Botero

En relación a sus hijos, Fernando se especializó en la política, como les explicare a continuación, Lina vive fuera de su país natal Colombia, es periodista, fotógrafa y actriz,  su hermano menor Juan Carlos también es escritor, estudió Literatura en la Universidad de Los Andes y luego en la Universidad de Harvard, se trasladó al Sur de Florida en el año 2000.

De los hijos de Fernando Botero, el más conocido es el primogénito, Fernando Botero Zea, que como ya saben nació en México, su mamá fue Gloria Zea,  este joven Botero se especializó en la Universidad de Harvard, se destacó como política en Colombia, donde participó en diversos cargos públicos, entre ellos ejerció la función como Ministro de Defensa, en el gobierno del presidente Ernesto Samper.

El hijo de Fernando Botero, fue el gerente de la campaña presidencial de Samper, también fue seleccionado como integrante del Congreso de Colombia, representando al Partido Liberal, Fernando Botero Zea, fue sentenciado como culpable, debido a problemas de orden financiero, en relación a la campaña presidencial de Ernesto Samper.

Este hecho se suscitó debido al haber aceptado dinero ilícito proveniente del narcotráfico del Cartel de Cali, estuvo en la prisión alrededor de tres años, por este acto de corrupción, esto sucedió en el año 1995, y el 03 de octubre del año 1996, es sentenciado a cinco años y tres meses, correspondiente a enriquecimiento ilícito a través de terceros, pero solo pago alrededor de treinta meses de prisión, volviendo a ser libre el 12 de febrero del año 1998.

Luego en el año 2007, vuelve la justicia colombiana, a tocar nuevamente el caso donde se refiere a Fernando Botero Zea, y el 13 de febrero del año 2007, presentó varias pruebas que demostraban su inocencia, esto lo hizo a través de una cadena televisiva, de nombre RCN, donde comentó la persecución política en su nombre.

Actualmente según los medios sociales, Fernando Botero Zea, el primogénito de Fernando Botero, se encuentra viviendo en la Ciudad de México, allí trabaja en una empresa comercial llamada Grupo Editorial Estilo Mexicano, en donde tiene el cargo de Director, las autoridades colombianas reportaron al hijo de Botero a la Interpol, por lo sucedido, mediante una circular de color azul.

Fernando Botero y obras por el mundo

Ha sido por el momento el único artista, que ha tenido la oportunidad de presentar sus grandes obras, en distintas avenidas y plazas de gran renombre, como es el caso de los Campos Elíseos ubicado en París, la Gran Avenida de New York, en Barcelona presentó sus obras en la Rambla del Rayal, en Italia lo hizo en Florencia en la Plaza de la Señoría, siendo Fernando Botero único en este estilo.

También presentó sus obras en la cuidad de Lisboa específicamente en la Plaza del Comercio, llegó con sus obras artísticas, hasta las pirámides de Egipto, además de estar en el país azteca frente al palacio de Bellas Artes; no solo con ello también existen países, que cuentan gracias a Fernando Botero con sus propios esculturas.

Tal es el caso del país español, que cuenta con dos esculturas de Fernando Botero, la primera ubicada en Oviedo y representa a La Maternidad, el artista la colocó en el año 1996, la siguiente en la capital madrileña.

Es importante destacar que para el año 2008, Fernando Botero Angulo le otorgan el Doctorado Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Nuevo León, la cual se encuentra ubicada en la ciudad de Monterrey en México; en ese mismo año, divulga en este mismo país, la serie de obras sobre Abu Ghraib y una gran escultura elaborada en bronce la cual denominó Caballo.

FERNANDO BOTERO

En el año 2012, se crearon varios homenajes internacionales por el cumpleaños número ochenta de Fernando Botero, estos homenajes fueron presentados a través de exposiciones de sus obras artísticas en distintos museos, ubicados en distintas partes del mundo como Sao Paulo, Ciudad de México, Ásis y Piedra Santa en Italia, Bogotá y Medellín en Colombia, Santiago de Chile, Bielefeld en Alemania y Bilbao en España.

También la presidencia de Colombia se hizo presente a través de un decreto de las 479 obras artísticas de Fernando Botero, que se hallan en territorio colombiano como patrimonio cultural,  las cuales son protegidas, cuidadas y promovidas por el gobierno colombiano.

En el año 2013, se presentó una colección de obras llenas de sensualidad donde se denota erotismo creada por Fernando Botero y que denominaron Boterosutra, luego dos años después, en el año 2015, Botero dona otra colección al país colombiano llamándola colección Santa.

También ha tenido la oportunidad de llevar sus presentaciones al continente asiático esto sucedió en el mes de noviembre del año 2015, hasta el mes de abril del año 2016, cinco meses se realizó esta gran exposición en la República Popular China, la cual se realizó en sus principales ciudades, en Pekín se presentó en el Museo Nacional de China y en la ciudad de Shanghái en el Art Museum China.

No conforme con ello, se realizaba otra exposición de manera simultánea en Francia, específicamente en el Musée Wurtz de Erstein  la cual inició el 25 de septiembre del año 2015 y culminó el 15 de mayo del año 2016.

FERNANDO BOTERO

Cualidades propias de las obras de Fernando Botero

En los inicios, Fernando Botero sintió predilección por los muralistas observados en México, pero luego las mismas han dado paso a un propio estilo, donde las figuras que representan van obteniendo un mayor volumen ocupando todo el lienzo donde ejecuta la obra artística, ejemplo de ello, Partida, la cual realizó en el año 1954, donde se observa el surrealismo de la técnica renacentista.

Luego se van observando algunos cambios en sus obras, como es el caso, de la Vida Burguesa, año 1969, donde traza la vida familiar colombiana de la sociedad media, la Cultura Colombiana, esta fue creada por Fernando Botero en el año 1980, donde muestra el baile colombiano, siendo fuentes de inspiración para él su propia tierra colombiana con sus orígenes.

Técnicas como el óleo, el pastel, la acuarela, el lápiz o sanguina son utilizados con una gran destreza por Fernando Botero, en cada una de sus diversas obras, donde la gordura la emplea de manera cariñosa y burlona para enfatizar ciertos aspectos de la vida cotidiana.

Es desde el año 1960, donde se observa un Fernando Botero que a través de sus obras pareciese rendir un respeto a otros grandes artistas del gran arte clásico, tal es el caso, de la Mona lisa a los doce años, el cual realizó en el año 1959, otra obra es Rubens con su esposa del año 1965 y hasta el Autorretrato según Velázquez, creado en el año 1986.

En la década de los ochenta sintió una gran afición de pintar sobre los toros, quizá por sus recuerdos de la infancia en la Escuela de Arango donde compartió dos años de su adolescencia, siendo ejemplos de ellas, las obras tituladas por Fernando Botero como La Pica del año 1984, y El Quite del año 1988.

Muchas de sus obras se refieren a la naturaleza, entre ellos paisajes y le caracteriza a Fernando Botero el recrear en sus obras el retrato a través de una situación, en todas se denota el aumento de las proporciones. En relación a ello, Botero se especializó en personas gordas; y lo explica en sus propias palabras:

“…Un artista se siente atraído por ciertos tipos de formas sin saber por qué. Usted adopta una posición de forma intuitiva, y más tarde intenta racionalizarlo o incluso justificarlo…”

Fernando Botero es a los ojos del arte, un artista abstracto, selecciona formas, colores y tamaños en función de su pensamiento estético a través de la intuición, pues todo lo que va a pintar está en su mente, y de allí lo lleva al lienzo.

Fernando Botero visita un mes al año, su país natal para poder inspirarse, para el año 2004, realizó una selección de obras clasificadas en 27 dibujos y alrededor de 23 pinturas al óleo referidas a la No Violencia en Colombia en relación a los carteles de la Droga; estas obras las donó personalmente al Museo de Colombia, donde su presentación se dio allí como inicio.

Al pasar un año, 2005, otra vez Fernando Botero llama la atención por otra selección de sus obras de nombre Abu Ghraib, las cuales presentó al público en el continente europeo, las misma se relacionaban con los informes de abusos a prisioneros de las tropas estadounidenses en la prisión de nombre Abu Ghraib en el momento que comenzaba la Guerra en Iraq.

FERNANDO BOTERO

En el año 206, luego de haber estado concentrado Fernando Botero, solamente en la selección referida a Abu Ghraib, alrededor de catorce meses, nuestro pintor colombiano volvió a realizar pinturas relacionadas con sus inicios dedicadas a la familia y a la concepción de un nuevo ser, la maternidad. El cual pintó muy frecuente durante las décadas de los setenta y los ochenta.

Con respecto al tema de la maternidad, Fernando Botero repitió obras artísticas relacionadas a las que él mismo pintó en el año 2003; en sus pinceladas se observa una textura como piel de durazno aterciopelada, que le da cierto atractivo, además de demostrar la participación del pintor.

En este año 2006, el niño que pinta tiene en su pecho, en el lado derecho una herida, como si Fernando Botero al pintarlo quisiese similar en ese niño la figura de Jesucristo, dando a la obra un tema religioso a diferencia de las obras presentadas en el año 2003.

Su idea la creó, mientras se trasladaba en avión, Fernando Botero luego de esta idea creó alrededor de 85 pinturas y unos 100 dibujos para descubrir el concepto y poder ilustrar el veneno de la guerra, estas obras se exhibieron en dos sitios de Estados Unidos en el año 2007, una de ellas fue la capital estadounidense Washington DC. Estas obras no se vendieron, Botero la donó a museos.

Con respecto al año 2008, Fernando Botero presentó al público una selección de nombre The Circus, en la cual mostró 20 lienzos realizados en óleo y acuarela.

FERNANDO BOTERO

Para el año 2010, Botero comentó que estaba preparado para pintar otros temas, pero se vuelve a observar que vuelve a lo simple, ejemplo de ello, la naturaleza muerta.

Las obras artísticas de Fernando Botero

Las obras que ha pintado Fernando Botero tienen como referencia la cotidianidad en la vida colombiana, además de crónicas relacionadas con la historia.

Ejemplo de ello, La Mona lisa, e incluso figuras de poder, expresadas con las cualidades propias que identifican a Botero, una de ellas la que realizó en el año 1967 relacionada con el título The Presidential Family.

Fernando Botero tuvo la oportunidad de tomar inspiración de distintas influencias artísticas, tal es el caso de los maestros del arte renacentista, entre ellos Giotto y el gran Paolo Ucello, y de allí motivarse con el movimiento de expresión abstracta del siglo XX, tomando como cualidad propia las formas redondas e infladas en sus obras artísticas.

Sus tópicos, demuestran las técnicas de maestros de la historia, e interpreta a través de sus pinceladas retratos de familias con algunos gestos que se observan como irónicos, e igualmente se observa en las obras de relieve como las esculturas, las cuales son de gran tamaño y volumen en las representaciones que realiza en bronce, para ser expuestas al público.

En las innumerables exposiciones que ha realizado, Fernando Botero en los grandes escenarios ambientales de distintos rincones del mundo, se pueden observar las siguientes esculturas, como las famosas para el público que las ha observado:

  • Serie de Venus.
  • La Dama.
  • La Ballerina Asquadra.
  • El Soldado Romano.
  • Serie Gatos.
  • Couple Dancing, 1961.
  • Colección Pedrito.
  • Still life with watermelon, 1976.
  • Naturaleza muerta, 1976, 1977, 1981.
  • Hombre con bastón, 1977.
  • Snake, 1977.
  • Mujer con sombrilla, 1977.
  • La poupée, 1977.
  • Cabeza de hombre, 1979.
  • La Pudeur, 1981.
  • Parrot, 1981.
  • Cabeza mármol de Siena, 1981.
  • Serie Lovers, 1985.
  • Mujer con pájaro en mármol de Carrara, 1990.
  • Insomnia, 1990.
  • Mujer sentada con niño, 1991.
  • Hombre a caballo, 1992.
  • Torso, 1992.
  • El rapto de Europa, 1992.
  • Mujer con espejo, 1994.
  • Centauro, 1995.
  • Mujer en silla, 1995.
  • Mujer a caballo, 2002.
  • Florero, 2002.
  • Mujer sentada, 2002.
  • La Mano, 1975, 2003.
  • Donna sul letto, 2003.
  • Mujer reclinada con tela, 2004.
  • Bailarina 2006.
  • Ballerini, piccolo donna su gradino, 2006.
  • Caballo con silla de montar, 2007.
  • Mujer acostada, 2008.
  • El Ucello (Vecchio).
  • El pájaro.
  • La pensée.
  • Pareja, relieve en mármol de Carrara.
  • Les Danseurs relieve en mármol de Carrara.
  • Serie Perro.
  • El Caminante.
  • Donna Seduta.
  • Ballerini Vestiti Medio.
  • La Pareja.
  • La Maternidad.
  • Caballo sin bridas.
  • Caballo con bridas.
  • Mujer con Serpiente.
  • La Guitarra.

FERNANDO BOTERO

Pinturas de Fernando Botero

Estas obras artísticas de Fernando Botero son muy reconocibles y eso las hace únicas, en alguna oportunidad se le solicitó a Botero definir su arte, a lo que comentó como una naranja sencilla, pues cada artista representa sus obras a través de sus trazos, el hombre gordo, en sus obras representa a la aristocracia en forma irónica, tanto en hombres como en mujeres.

Aunque los tópicos cambian de acuerdo a la pintura seleccionada, todos expresan la hermosura a través de su volumen, en Fernando Botero su arte se deforma a través de los trazos de sus pinceles, donde los hace exagerados, más no grasos, pues a todo lo que dibuja Botero, le da un volumen mayor, sea animales, naturaleza, frutas e instrumentos musicales.

Todas las obras de Fernando Botero están relacionadas con el humor, la ironía, la sociedad en relación a la política, haciendo representaciones de sus personajes de forma exagerada en el volumen visual, lo cual se ha observado desde el año 1960, haciendo de cada obra una singularidad y basada en diversos temas.

Se demuestra que el arte renacentista está inmiscuido en sus obras, dándole su cualidad propia, además del barroco que observó mientras estuvo en España, interrelacionándolo con la pintura mexicana en sus murales y a gran escala en las figuras representativas.

Mona lisa

Obra que terminó en el año 1978, Fernando Botero representa con su singularidad un clásico, y por ende realiza una serie de copias; y en ellas agrega su particularidad, trabaja con tópicos como la Boda Arnolfini de Jan Van Eyck, además de las Meninas de Diego Velázquez.

FERNANDO BOTERO

Pero esta obra que realizó Fernando Botero es una de las más destacadas, donde dibuja a la Mona Lisa como una infanta de doce años de edad, donde el rostro regordete, provoca al público querer pellizcar las mejillas de la chica, y la erupción volcánica detrás de la imagen protagonice en la parte derecha es algo inocente y precioso.

El escrito de nombre Xixi en su libro The Topic of Time, comentó lo siguiente, referente a la obra de Fernando Botero, sobre la Mona Lisa pintada por él:

“…Todavía recuerdo su pintura de Mona Lisa, joven gordita e ingenua, que es su búsqueda del origen de la sonrisa de Mona Lisa en su adultez, e intercambios verbales entre artistas en diferentes períodos…”

Fernando Botero no es un artista conservador, él innova en sus obras el tópico del trabajo, realizado por maestros clásicos, según el mismo Botero, él había pintado a una chica colombiana de doce años, y según su comentario las señoras que limpiaban su apartamento en la ciudad de New York, le dijeron que el retrato se parecía a la Mona Lisa.

Así, que puso manos a la obra, Fernando Botero y realizó las modificaciones pertinentes, haciendo de esta una obra dedicada a Leonardo Da Vinci, desde un modo irónico e ingenuo aumentando el volumen de la muchacha, diciendo Botero, lo siguiente:

“…Estos temas son tan importantes para mí a medida que se hacen populares y más o menos pertenecen a todos. Solo entonces puedo hacer algo diferente con ellos. A veces solo quiero entender una pintura de una manera más profunda y completa, su técnica y el espíritu que la guía…”

Pablo Escobar

Se observa también entre sus piezas, una que rememora La muerte de Pablo Escobar, Fernando Botero, muestra a través de su obra, la versión de Botero representando a Escobar sobre los techos, cayendo al ser abaleado, en un paisaje referente a su Antioquia.

La intención de Fernando Botero no fue enaltecer la muerte del narcotraficante, más bien le hizo los retratos para demostrar la violencia política que está viviendo su país natal Colombia, en el año 2006, lo vuelve a pintar sobre la platabanda de una casa, cubierto de balas, pero en la obra de Botero parece dormir.

En las obras que Fernando Botero pintó sobre el Jefe del Cartel de la Droga, se observa la oleada de balas que le fueron dadas al personaje, como una lluvia de plomo, la cual, él ofrecía a todos aquellos que no aceptasen su oferta, y en su obra denota un aire romántico del deceso de Pablo Escobar Gaviria.

Fernando Botero a través de su obra artística quiso darle un cierto respeto a un hombre que hacía del mal algo bueno para la población de menos recursos económicos en Colombia, pues este magnate de la droga creó barrios, canchas deportivas y obras de caridad en pro de los que menos tienen, pero a un alto costo.

La segunda serie que creó Fernando Botero, fue la que donó al Museo, donde la obra es mayor tamaño, y el personaje no está de pie como en la primera serie, en esta yace muerto sobre los techos de las viviendas, demostrando lo grande que fue Pablo Escobar Gaviria en la ciudad de Medellín.

FERNANDO BOTERO

Los Músicos

Esta obra artística, muestra la figura de cinco hombres, tal cual los dibuja Fernando Botero con su singularidad, cada integrante de la banda tiene un instrumento musical, además de una cantante tan peculiar, gracias al trabajo de Botero, con sus brazos alzados animando la fiesta.

Se muestra en estas obras peculiares la ovación a la música, la alegría en torno a ella, llenando al público de pasión y fascinación, dos hojas referentes a la partitura de la música han caído al suelo, pero los integrantes de la banda, están absortos en su trabajo, que han hecho caso omiso de la misma, así los representa Fernando Botero.

Igualmente se observa en esta obra artística que Fernando Botero hace a la cantante un poco más pequeña, para que la misma no se robe el show, la importancia para Botero es observar a los instrumentistas que son los que permiten la hermosa música, esta pintura se vendió por $2.1 millones de dólares. En esta obra no dejó espacio, al divulgarla Fernando Botero, explicó que la posición que adoptó para pintarla fue a través de la intuición, y al plasmarla la justificas en su esplendor.

Pedrito

Cuadros alegóricos al fallecimiento de su hijo menor, debido a un triste accidente automovilístico, su nombre Pedro Botero Zambrano, el cual fue inspiración para su padre, el hecho de plasmarlo sobre un lienzo azul, y así expresar la ausencia física de su hijo, le colocó el traje  que tanto le gustaba usar al niño en su hogar, Fernando Botero, lo dibuja serio, mirando al frente.

Montado el niño sobre su caballo de juguete, al lado izquierdo yace tumbado sobre el piso un muñeco vestido igual a Pedrito, muerto y en la casa de juguetes dos muñecos por distintas ventanas lloran la muerte de su hijo, además de un cable, negro similar a serpiente, así expresó Fernando Botero, la ausencia de su hijo.

FERNANDO BOTERO

El cuadro muestra al fondo la enorme puerta marrón con la manilla dorada, dándole un aire a las llaves de San Pedro que abren el recinto y Fernando Botero a través de sus pinceladas muestra a un niño para la eternidad observándonos.

Vía Crucis

Es una palabra de origen latina que simboliza el Camino que llevó Jesucristo con la Cruz, de ellas Fernando Botero conformó una serie a través de sus trazos propios relacionados con la pasión y dolos de Jesús antes de morir en la cruz, obra que realizó durante el tiempo de cinco meses, y la misma fue divulgada al público en el año 2011 en una Galería neoyorquina de nombre Marlborough.

Esta serie de obras artísticas Fernando Botero la vendió en 60.000$ los dibujos realizados a lápiz y a color por un monto de millón y medio de dólares, para lienzos en óleo de más de dos metros de altitud, luego los restantes 61 obras la otorgó al Museo de Antioquia de su natal Medellín, en Colombia.

En otras exposiciones realizadas por Fernando Botero, la serie de Vía Crucis consta alrededor de 27 lienzos de diversos tamaños y 34 obras dibujadas en papel,  en la misma representa varias paradas y figuras bíblicas, que son observadas en la obra, entre ellas el beso de Judas, El Dolor de la Virgen María, La Crucifixión, el Entierro de Cristo, el romano Poncio Pilatos, la Corona de espinas colocada a Jesucristo.

Según comentarios de la directora del Museo de Antioquia, de nombre Ana Piedad Jaramillo Restrepo, la exposición referente permite ver el camino de Cristo a la Cruz, desde una percepción contemporánea, para ello, Fernando Botero requirió basas sus estudios de pintura en el arte renacentista, de origen italiano, como es el caso de Piero de la Francesca; en el siglo XV, siendo un gran respeto.

No conforme con ello, Fernando Botero elige el tópico referido a las distintas estaciones de Cristo para realiza su nueva serie de obras artísticas, realzando ante todo el respeto a la religión cristiana se embarca en esta nueva obra, tiempo que dedicó a ella alrededor de seis meses, produciendo 40 obras al óleo y 35 dibujos en papel.

En el año 2012, para ser exactos el 03 de abril, Fernando Botero vuelve a otorgar al Museo de Antioquia otras 27 obras realizadas en óleo y alrededor de 34 dibujos alusivos a la obra, como muestra de afecto a sus paisanos y por el su cumpleaños número 80; y ante tal regalo de obras, se convierte el Museo de Antioquia como el lugar donde se encuentran mayor cantidad de obras de Botero en todo el mundo, siendo en total 127 obras del pintor entre óleos, esculturas y dibujos.

La Viuda

Este gran retrato elaborado por Fernando Botero en el año 1997, en esta obra se observan muchos colores vivos, acompañada de sus activos tres hijos y la mascota del hogar,  se observa en el rostro de la mujer lagrimas por la pérdida de su marido, rememorando a la época campesina de Colombia.

El cuadro es muy característico de Fernando Botero donde observa la alegría en los colores que usa para describir a la familia, colores vivos y llenos de alegría a pesar de la pérdida de un ser querido, los juguetes de los niños por la estancia, demostrando la cotidianidad.

Kamasutra

En su cumpleaños número 81, Fernando Botero sorprende al público con una nueva serie de obras a presentar, la cual está de llena de creatividad y pasión en cada una de sus pinceladas, la cual llamó Boterosutra,  aquí retoma un tópico que se ha presentado en el arte como es el erotismo, realizando 70 obras en diferentes técnicas a demostrar como son los dibujos a color, a blanco y negro, pinceladas y con acuarelas.

Fernando Botero comenzó a realizar estas obras artísticas para el mes de mayo del año 2013, tomando interés por este tópico el cual le permitió generar gran cantidad de lienzos,  tanto de hombres como mujeres, en distintas escenas, que llamaron la atención por el humor en cada una de sus singularidades.

Estas obras fueron tan llamativas y criticadas por la sociedad, pero eso a Fernando Botero no le quita el sueño, pues su compromiso es con el buen trabajo artístico y la belleza en las obras que represente, cincuenta dibujos e presentaron  en el mes de diciembre del año 2013 y en enero del año 2014, en la galería Gmurzynska de Saint Moritz, la cual está ubicada en Suiza, y comentó que estaba muy emocionado con el producto de estas obras y que son unas de las más complejas que ha elaborado.

En el mes de mayo comenta Fernando Botero que estaba buscando darle base a una mujer apoyada, esto era en una escultura así que resolvió colocarle un hombre encima de la mujer, realizó dos obras más de manera similar y observó que había creado a través de sus manos una nueva forma de representar el Kamasutra.

Fernando Botero explica que estas obras no son tratadas como un compendio erótico para estimular a las personas, él solo quiso expresar el arte a través del amor, entre dos personas, que asumen un compromiso.

Las Esculturas creadas por Fernando Botero

Es en el año 1963 donde Fernando Botero empieza a crear mentalmente una de sus mayores ambiciones la escultura y según sus cualidades, éstas debían ser de gran volumen como sus lienzos y dibujos artísticos,  pero para este momento a nivel económico no se encontraba lo suficientemente accesible el trabajar con bronce.

Así que para el año 1964, Fernando Botero, crea una de sus  primeras esculturas a base de otros materiales como la resina acrílica y el polvillo, un ejemplo de estas obras fue Small Head Bishop, la cual pintó con un gran realismo, pero el material que utilizó Botero es muy poroso y no permite el buen visto del artista.

Mientras vivía en la ciudad de New York, comenzó a efectuar experimentos con las esculturas, utilizando materiales como aserrín aunado a la resina acrílica, este fue un sustituto del bronce, que por el momento Fernando Botero no podía permitirse adquirir.

Luego a medida que su nombre fue reconocido en diversas partes del mundo, pudo adquirir el bronce que tanto requería para realizar sus esculturas, las cuales por su gran tamaño y volumen requerían mayor cantidad de bronce, estas se pueden ubicar en distintas partes del mundo, situadas en sitios públicos para ser observadas por las personas así no posean una mínima noción de arte.

Sus esculturas como les mencioné se encuentran en distintas partes del mundo como en Madrid y Barcelona, ciudades de España, Singapur, New York también disfruta de estas esculturas, la ciudad parisina cuenta con sus propias esculturas boteranas al igual que Alemania, e igualmente se pueden observar esculturas de Fernando Botero en la capital armenia y en Bamberg.

Gato

Está ubicada en la ciudad de Barcelona en España y es para ellos todo un emblema, está ubicado en el suburbio del Raval, luego de quince años de haber sido creado encontró un sitio para él, España, solo posee un gran rival el Caballo también creado por Fernando Botero.

Este gran gato consiguió su estancia en el año 2003, en la Rambla del Raval, allí se sitúa con gran esplendidez, demostrando con rigor que los gatos pueden tener siete vidas. Este gran gato de gran volumen y gordo, permite ser montado por el público para tomarse así la foto, en  Barcelona.

Fernando Botero con esta obra escultural representa a unas de nuestras mascotas en la vida diaria del ser humano, claro en unas medidas que distan de la realidad de un gato, en esta escultura son enormes, estas mismas características se ubican en el terminal número 2 del aeropuerto del Prat en Barcelona con el gran Caballo, punto de encuentro de los pasajeros en este terminal tan visitado.

La Mano

Esta es una obra emblemática de Fernando Botero, la cual claro está es la viva imagen de la mano de los seres humanos, esta obra la conserva Madrid la cual conseguida por la empresa comercial de nombre Telefónica, luego el Ayuntamiento de Madrid, a través de ciertos documentos la obtiene, aunque la titularidad es de la empresa ya mencionada.

Está ubicada en un bulevar de nombre El Paseo de la castellana, en la ciudad capital de España, es tan grande como todas las obras escultóricas de Fernando Botero, siendo una obra de gran singularidad, su gran detalle al realizar, el sumo cuidado de cada uno de sus dedos y hasta las rayas en la zona palmar, se han utilizado para la quiromancia en ese país europeo.

La Maternidad

Esta gran obra, también se encuentra en España, específicamente, en la plaza de nombre Escandalera, es una escultura a decir callejera, situada en la ciudad de Oviedo, en el Principado de Asturias, esta ciudad urbana tiene su horizonte rodeado por figuras escultóricas, monumentos que son en todo momento un motivo para recordar a personajes del siglo XX.

Esta cultura como las demás está hecha en bronce, y fue realizada en el año 1989, pero se ubicó su dirección en España, en el año 1996, luego de siete años, en ella representa Fernando Botero a una mujer la cual está sentada y en sus piernas lleva a un niño, esta gran escultura tiene una longitud estimada, alrededor de dos metros y medio, llegando a pesar 800 kilogramos.

Fernando Botero, le asignó a esta escultura un color gris casi oscuro, al igual que en todas sus obras se demuestra su gran característica y peculiaridad en sus grandes volúmenes en las partes del cuerpo de la mujer y del infante.

Las frases más llamativas de Fernando Botero

Fernando Botero, a través de sus años pintando en sus lienzos, ha logrado gran fama y con ello una gran cantidad de dinero, sus obras pueden observarse en diversas partes del mundo, además de sus obras y escultura, nos ha donado Botero una gran cantidad de frases, que también son propias de él, tal como su singularidad a sus ochenta y ocho años de edad, entre ellas, te presento, las siguientes:

“…cuando comienzas una pintura es algo que está fuera de ti. Al terminarla, parece que te hubieras instalado dentro de ella…”

“… En mis cuadros hay cosas improbables, no imposibles…”

“…Mi manera de pensar se refleja en mi trabajo, que tiene gran respeto por la tradición. A la vez, es una expresión moderna y contemporánea de la pintura…”

“…El arte no tiene ningún poder de mover nada. El arte tiene poder en el tiempo, de recuerdo y de testimonio…”

“… el arte es espiritual, un respiro inmaterial de las dificultades de la vida…”

“… Los viajes no influyeron mi obra, ese es mi tema de vida: me da placer cambiar de ciudad. Tengo estudios en varias partes y una ciudad no me da nada. Uno lleva por dentro lo que quiere decir: lo tengo y sé mi camino, no voy en busca de inspiración, momentos o iluminación especiales cuando cambio de un lugar a otro…”

“…El arte efímero es una expresión menor que no se puede comparar con la idea del arte concebido con el deseo de perpetuidad. Lo que mucha gente no entiende es que Picasso es un artista tradicional…”

“…En el arte abstracto hay cosas muy bellas. Lo que pasa es que yo considero que el arte abstracto es incompleto. Es muy bello porque es muy decorativo, hay unos colores maravillosos, formas muy hermosas; pero la mejor definición que conozco de la pintura la dio Poussin, el gran maestro del siglo XVII.

Dijo que la pintura es una expresión que se hace sobre una superficie plana con formas y colores para dar placer. Eso le falta al arte abstracto: hay un placer de ver el color, la forma, pero no produce ese sobrecogimiento de la pintura figurativa…”

“…Todo cuadro debe tener un punto rojo, uno blanco y uno negro, pero hay que llegar siempre al extremo que es el negro o al extremo de luz que es el blanco…”

El Museo de Fernando Botero

Este gran museo se encuentra situado en la capital bogotana del país colombiano, en este museo se encuentra una de las más grandes colecciones del arte internacional de distintas partes de América Latina, la cantidad de visitantes es muy amplia se han registrado alrededor de 500.000 usuarios que van al museo anualmente, casi 1000 visitas por días, y en relación a las visitas estudiantiles se registran 2.000 escolares al mes.

Está ubicada cerca de otros lugares de gran importancia como son la Biblioteca Luis Ángel Arango y  otro museo de nombre Oro de Bogotá, está situado en el barrio de la Candelaria de Bogotá, es una casa de aspecto colonial, la cual fue adquirida por el Banco de la República.

Para el año 2000, Fernando Botero obsequió la cantidad 208 piezas relacionadas con el arte, de las cuales 123, son propiedad de Botero y las restantes alrededor de 85 de artistas de origen internacional, sumando en total 208 obras y desde el 1° de noviembre de ese mismo año, 2000, ha estado abierta al público de manera gratuita.

Aquí en este museo de Fernando Botero, se observa de manera permanente obras de los siguientes artistas de renombre tales como: Georges Braque, Balthus, Salvador Dalí, Marc Chagall, Joan Miró, Sonia Delaunay, Pablo Picasso, Henri Matisse y Claude Monet.

Este museo se encuentra bajo la tutela de Fernando Botero ya que él mismo se encargó de cómo colocar las obras, además de contar con la ayuda de María Elvira Escallón y José Ignacio Roca, una de los requisitos que dio Botero para la donación de estas obras artísticas, es que las mismas no pueden ser cambiadas de sitio, luego de ser colocadas en el museo, todo se encuentra tal cual las colocó para su momento el pintor colombiano.

Datos curiosos de Fernando Botero

Entre los datos curiosos que se observan en la vida de Fernando Botero, uno de ellos se refiere a su infancia en Antioquia, cuando estaba estudiando para ser torero, en las tardes solía sentarse en la Plaza de Toros La Macarena, y allí realizaba dibujos alusivos a las coleadas de toros, y allí los vendía.

Tuvo la oportunidad de leer la Divina Comedia, cuando aún era un chico Fernando Botero, el mismo libro se encontraba escondido, entre los libros de la biblioteca de su mamá Flora, de allí tomó inspiración para realizar la parte sexual en sus obras artísticas mediante la lectura de grandes clásicos.

Igualmente Fernando Botero ha utilizado como inspiración sus propios momentos de gran dolor, como se observa en sus diversas obras, entre ellas te puedo mencionar la prisión de Abu Ghraib, la violencia que se observa en su país natal con los carteles de la droga, la muerte de su hijo más pequeño, al que cariñosamente le llamaban Pedrito.

También Fernando Botero considera que su curiosidad le ha permitido ser responsable, en todo momento de sus obras como gran artista y de su actividad tan productiva, actualmente a los ochenta y ocho años de edad, e igualmente está consciente, que el arte se encuentra en un periodo difícil, demostrando que falta originalidad e identidad en los trabajos artísticos.

Con respecto a sus obras Fernando Botero comenta como dato curioso que es sumamente difícil escoger una obra como favorita, ya que para él todos los colores y formas son amados para él; está impactado con el volumen, de allí la importancia de las obras realizadas con gran tamaño y  volumen.

Exposiciones que ha realizado Fernando Botero en el mundo entero

Han sido numerosos los museos donde se ha tenido la oportunidad de disfrutar de las obras de Fernando Botero, en distintas partes del mundo dándole un orden alfabético por país te presentaré, la gran cantidad de países, donde se  ha podido observar las obras tanto en lienzos como en escultura del artista de origen colombiano.

Comenzamos por el país alemán, aquí se ha presentado la obra de Fernando Botero en los siguientes museos: Kunsthalle ubicado en Núremberg, el museo Wallraf-Richartz de Colonia, el Staatsgalerie y la Pinacoteca situada en Múnich, en relación a las esculturas en la plazoleta que está Bamberg en la localidad de Baviera.

El país argentino también ha tenido la oportunidad con la Exhibición Busto, la cual por su gran tamaño fue expuesta en el Parque Thays en la ciudad de Buenos Aires, en el museo Malba se presentó la obra Los Viudos y en el museo Estación Sur de Mar de la Plata presentó el óleo Mujer reclinada.

En Armenia, presentó Fernando Botero en el museo Cafesjian Museum, Ereván y en el país de Austria se realizó una exposición en el Moderne Kunst de Viena, de allí continúo por Chile, allí se realizó la presentación en el Museo Nacional de Bellas Artes ubicado en la capital Santiago de Chile.

En su país natal Fernando Botero hizo presentaciones de manera permanente en el Museo de Antioquia y Plaza Botero las cuales fueron obsequiadas por el mismo pintor a su país de origen y en la ciudad de Medellín en el Museo Nacional de Colombia, también se encuentra partes de sus obras en la capital bogotana en varios museos como son el de Arte Contemporáneo conocido como Mambo.

Además del museo de Arte del Banco de la República que en realidad su nombre es Museo Botero, en Bucaramanga también hizo gala de sus grandes esculturas en el Parque San Pio, al igual que la Plaza Santo Domingo ubicada en Cartagena de Indias.

En Corea del Sur también han tenido la oportunidad de presenciar sus obras en el museo Ho-am ubicado en la capital de Corea del Sur, Seúl; igualmente los Emiratos Árabes Unidos en la Explanada frente al Burj Khalifa se presenciaron sus obras escultóricas en Dubái.

También en España, en lugares públicos como el Paseo de la Castellana, se observaron las obras de Fernando Botero, al igual que en el Paseo Colón, en el aeropuerto de nombre Barajas situado en la capital madrileña, y en Barcelona en el aeropuerto El Prat, otros sitios turísticos como el Son Sant Joan de Palma de Mallorca, de esa misma manera en la ciudad de Oviedo, en el Centro de Arte Reina Sofía en Madrid, y la gran plazoleta de la Domus ubicada en la Coruña.

Estados Unidos también fue partícipe en la presentación de las obras de Fernando Botero, Hirshhorn Museum y el gran jardín de esculturas, también se puede mencionar el Instituto de Washington, el Arte Lowe que se encuentra ubicado en la Universidad de Miami, en Florida se hizo la presentación en el Coral Gables, también se presentó en el Museo de la Universidad de Rochester el cual se encuentra ubicado en Michigan.

También se presentaron las obras de Fernando Botero en el Metropolitan, Arte Moderno, el MOMA, Time Warner Center, además del Solomon R. Guggenheim, todos ubicados en la ciudad de New York, es también importante nombrar el Arte de Milwaukee en Wisconsin, el Art Hood, que está en Dartmouth College el cual se encuentra en Hanover, Nuevo Hampshire.

Otros sitios que también se han presentado las obras de Fernando Botero en el país estadounidense es en la Universidad de Berkeley en California, en Hawái se presentaron en el Grand Wailea Resort Maui, por último en el Museo de Arte de New Orleans, ubicado en la ciudad con el mismo nombre.

El país francés también ha tenido la oportunidad en el museo Würth ubicado en Erstein y en los Campos Elíseos; Israel también presenció sus obras en el Museo de Israel ubicado en Jerusalén, Italia y la Plaza del Vaticano fueron testigos del arte de Fernando Botero con la colección referida al Arte Religioso Moderno en los museos del Vaticano y al ingresar en la plazoleta de Pietra Santa.

Japón igualmente observó estas obras en el museo de Arte Contemporáneo ubicado en Hiroshima, al igual que en el Museo Yamanashi Prefectural, el museo Moderno de Tokushima, en el Museo de Arte Miyagi y en el Museo Moderno de Saitama; el país de Kazajistán tuvo la oportunidad en el CAI ubicado en Almaty.

México presenció el arte de Fernando Botero en la Explanada de los Héroes de Monterrey y  también en el Museo Soumaya en la capital mexicana. Panamá también fue testigo de dichas obras en el Trump Ocean Club International Hotel & Tower en la ciudad de Panamá.

En Portugal se presentó en Casa das Mudas Arts Center esto está ubicado en Calheta en la isla de Madeira, y en la capital se presentó en el Parque Amalia Rodrigues. También se ha presentado en varios Principados como son el de Liechtenstein en el museo de las Artes de Liechtenstein ubicado en Vaduz, igualmente en Mónaco Adán y Eva fueron presentados en los Jardines de Montecarlo.

Puerto Rico tampoco escapa de estas obras las cuales fueron observadas en el Museo de Arte de Ponce y en el Museo de Arte de Puerto Rico; el Reino Unido de Gran Bretaña se ubicaron en el Broadgate Venus en el Exchange Square, también en Liverpool Street Station en la ciudad de Londres en Soho.

Rusia presenció el arte de Fernando Botero en el Museo Pushkin en Moscú y también en San Petersburgo en el Museo Hermitage; Singapur es otro país, el cual también ha  presenciado las obras en el Boat Quay-Cavenagh Bridge y en el Resorts World Sentosa en el Hotel Michael.

Suecia también presenció su arte en el Västra Götaland, al igual que en Suiza donde fue presenciado en el Museo Olímpico de Lausana, además Venezuela disfrutó de estas hermosas obras, en el Museo de Bellas Artes y en el museo de Arte Contemporáneo de Caracas, ambos ubicados en la capital venezolana.

Legado de Fernando Botero

Fernando Botero ha expuesto, en la mayor cantidad de países y que aún hoy, está con vida, ha ganado una gran cantidad de dinero por sus obras artísticas, siendo considerado como el artista latinoamericano más costoso del mundo; pues las mismas se han vendido en miles de millones de dólares, sus diversas obras se encuentran en distintos países en forma de colecciones, entre ellas se puede verificar las del MOMA en la ciudad de New York, también en la localidad de Washington D.C., en el Instituto Smithsoniano.

Igualmente se pueden observar colecciones de sus obras artísticas en el Museo Reina Sofía ubicado en Madrid, también en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires; las esculturas de Fernando  Botero, se pueden observar decorando diversos espacios de orden público como en lugares de propiedad privada en distintas partes del planeta Tierra.

Actualmente sigue trabajando en lo que más le apasiona las pinturas, dividiendo su tiempo en las diversas casas que tiene y en donde posee un estudio para dedicarse de lleno a su pasión.

Podemos observar estas esculturas, en diferentes ciudades del mundo, desde la ciudad de Madrid, hasta en una gran ciudad llena de rascacielos como es el caso de Singapur, actualmente se observa que la mayor cantidad de obras de Fernando Botero están situadas en su país natal en el museo que lleva su apellido Botero, las cuales fueron donadas por él mismo a su país Colombia.

Está en la capital del país colombiana Bogotá, este museo abrió sus puertas en el año 2000, y presenta al público 123 obras creadas por Botero y 85 de otros artistas internacionales que son propiedad del artista colombiano, cosa que para Fernando Botero es todo un orgullo.

También se puede observar el Museo de Antioquia, donde Fernando Botero donó una cantidad de obras en lienzo y papel , además de esculturas, del lugar que lo vio nacer y crecer, es para Botero toda una emoción en su sentir, tal cual, él mismo lo expresa a través de sus propias palabras:

“…He tenido la fortuna de vivir siempre del arte. No he tenido que hacer nada diferente y es lo que más agradezco… Yo solo quiero seguir trabajando, hasta el último día de mi vida…”

Si te ha parecido interesante, el presente artículo sobre “Biografía de Fernando Botero: Pinturas, Obras y más” te invito a visitar los siguientes enlaces: