Biografía de Francisco González Bocanegra y más

En el presente artículo te invitamos a saber sobre la corta biografía de Francisco González Bocanegra, un poeta y dramaturgo que tuvo la gran oportunidad de componer el hermoso himno de México, uno de los tres símbolos patrios de México. Pero con el tiempo se ha reducido solo a cuatro estofas, pero el original te lo damos en el post.

FRANCISCO GONZÁLEZ BOCANEGRA

Biografía de Francisco González Bocanegra

El nombre completo de este gran personaje no es otro más que Francisco de Paula González Bocanegra, nació en San Luis Potosí, en México el 8 de enero del año 1824. Aunque siempre lo reconocieron por el nombre Francisco González Bocanegra. Este hombre fue un crítico teatral, un articulista, un dramaturgo, un poeta lírico y un orador también.

Este gran poeta, Francisco González Bocanegra, fue el compositor de las hermosas estrofas del Himno Nacional del país de México. En el cual dicho himno fue musicalizado por el autor Jaime Nunó. Este poeta, además de ser el compositor del Himno Nacional fue el que el liceo de Hidalgo.

Francisco González Bocanegra, nace en San Luis Potosí, su padre fue el militar hispano Don José María González Yánez, y su madre fue la Doña Francisca Bocanegra. Su madre era la hermana del expresidente interino, José María Bocanegra. En el año de 1827 son deportados a España, y esto se debe a que el padre de Francisco González Bocanegra era de España.

Sus padres se trasladaron a México, aunque pudieron permanecer estables en Valencia, España hasta el día 28 de diciembre del año 1836 en la independencia de México se regresan. Francisco González Bocanegra y su familia regresa a San Luis Potosí, en México. En esa etapa Francisco González Bocanegra aún era un joven, por lo que se dedicó a trabajar como comerciante.

Contrajo matrimonio con su prima por parte del papá, Guadalupe González del Pino, a la que le compuso una poesía, con ella procrearon cinco hijas. Francisco González Bocanegra solía ir frecuentemente para las reuniones en los lugares de encuentro literario, en el cual conoció a muchos reconocidos autores, poetas, editores, reporteros y novelistas. Abandonó su trabajo como comerciante y se desempeñó como administrador público.

Estando en la administración pública tuvo a su cargo varios puestos de trabajo. Por lo que se convirtió mediante el mandato de López de Santa Anna, censor de teatro como el administrador general de caminos, y director del Diario Oficial del Supremo Gobierno en la administración de Miguel Miramón.

FRANCISCO GONZÁLEZ BOCANEGRA

Autor del himno Nacional de México

Estando en México bajo el mando de Antonio López de Santa Anna, un 12 de febrero en el año 1853, su gobierno hizo un anuncio por medio del Ministerio de Fomento, Colonización, Industria y Comercio, que para ese entonces estaba dirigido por Miguel Lerdo de Tejada. Que realizan un concurso para  hacer composiciones para el Himno Nacional de México, que luego se escogerían y le harían arreglos de música con uno de los músicos reconocidos del país.

Se cree que para hacer el himno nacional, tuvo que ser encerrado por su novia Guadalupe González del Pino, estos son solo rumores, no es algo que se ha demostrado hasta ahora. Siendo ellos novios, un día va a visitar a su novia y ella para ese momento había acomodado una habitación en la que había encima de un escritorio papel, algunos libros, tinta y lápiz.

Creyendo en ella, lo dejó encerrado y le dijo que hasta que no terminara la composición poética del Himno Nacional, no lo iba a dejar salir de la habitación. Como Francisco González Bocanegra era muy inteligente lo hizo. Después de haber estado encerrado bajo llave por su novia, finalmente al pasar cuatro horas y un poco más, le entregó sus escritos bajo la puerta que estaba completamente cerrada. La letra que compuso Francisco González Bocanegra es totalmente original, está constituida por unas diez estrofas.

Es una pieza de diez sílabas, aunque se eliminaron dos estrofas del Himno Nacional, ya que una estrofa estaba ofrecida o tributada al monarca Agustín de Iturbide y la otra estrofa estaba dedicada al presidente Antonio López de Santa Anna.

El presidente recibió 26 composiciones de las cuales la sentencia de los jueces benefició a Francisco González Bocanegra, ya que escogieron sus escritos por ser muy sentidos a la patria. Pero, no obstante, él nunca obtuvo ninguna recompensa por haber escrito el Himno Nacional de México.

Se inauguró públicamente el Himno Nacional de México, el día 16 de septiembre del año 1854, acompañado de la música y bajo la dirección de Jaime Nunó. Lo cantó la vocalista soprano Balbina Steffenone el cantante tenor italiano Lorenzo Salvi.

FRANCISCO GONZÁLEZ BOCANEGRA

Muerte de Francisco González Bocanegra

Se enfermó de tuberculosis, por lo que estuvo alejado de su familia. Teniendo Francisco González tan solo 37 años de edad Muere el día 11 de abril del año 1861, en la Ciudad de México. Algunos diarios de la capital, escribieron en cortas líneas, informando de su muerte, diciendo del “joven poeta que tanto prometía”.

Su cuerpo está sepultado en el cementerio de San Fernando y posteriormente lo reubicaron a la “Rotonda de los Hombres Ilustres”, que en la actualidad es la Rotonda de las Personas Ilustres. Después de haber escrito el Himno que terminó siendo el escogido por el jurado, Francisco González Bocanegra muere tras pasar no muchos años. El motivo de su muerte fue la fiebre de Tifoidea. Por lo que dejo su legado, que es muy estima en estos días, por lo que en la actualidad siguen siendo olvidadas algunas del resto de sus obras.

Himno Oficial Nacional de México

El Coro

Mexicanos, al grito de guerra

El acero aprestad y el bridón,

Y retiemble en sus centros la tierra

Al sonoro rugir del cañón.

Estrofa I

Ciña ¡Oh Patria! tus sienes de oliva

de la paz el arcángel divino,

que en el cielo tu eterno destino

por el dedo de Dios se escribió.

Mas si osare un extraño enemigo

profanar con su planta tu suelo,

piensa ¡Oh Patria querida! que el cielo

un soldado en cada hijo te dio.

Estrofa II

En sangrientos combates los viste

por tu amor palpitando sus senos,

arrostrar la metralla serenos,

y la muerte o la gloria buscar.

Si el recuerdo de antiguas hazañas,

de tus hijos inflama la mente,

los laureles del triunfo, tu frente,

volverán inmortales a ornar.

Estrofa III

Como al golpe del rayo la encina

se derrumba hasta el hondo torrente

la discordia vencida, impotente,

a los pies del arcángel cayó.

Ya no más de tus hijos la sangre

se derrame en contienda de hermanos;

solo encuentre el acero en tus manos

quien tu nombre sagrado insultó.

FRANCISCO GONZÁLEZ BOCANEGRA

Estrofa IV

Del guerrero inmortal de Zempoala

Te defiende la espada terrible,

Y sostiene su brazo invencible

tu sagrado pendón tricolor.

El será del feliz mexicano

en la paz y en la guerra el caudillo,

porque el supo sus armas de brillo

circundar en los campos de honor.

Estrofa V

¡Guerra, guerra sin tregua al que intente

de la patria manchar los blasones!

¡guerra, guerra! los patrios pendones

en las olas de sangre empapad.

¡Guerra, guerra! en el monte, en el valle,

los cañones horrísonos truenen

y los ecos sonoros resuenen

con las voces de ¡Unión! ¡Libertad!

Estrofa VI

Antes, Patria, que inermes tus hijos

bajo el yugo su cuello dobleguen,

tus campiñas con sangre se rieguen,

sobre sangre se estampe su pie.

Y tus templos, palacios y torres

se derrumben con hórrido estruendo,

y sus ruinas existan diciendo:

de mil héroes la patria aquí fue.

Estrofa VII

Si a la lid contra hueste enemiga

nos convoca la trompa guerrera,

de Iturbide la sacra bandera

¡Mexicanos! valientes seguid.

Y a los fieros bridones les sirvan

las vencidas enseñas de alfombra:

los laureles del triunfo den sombra

a la frente del bravo adalid.

Estrofa VIII

Vuelva altivo a los patrios hogares

el guerrero a contar su victoria,

ostentando las palmas de gloria

que supiera en la lid conquistar.

Tornáranse sus lauros sangrientos

en guirnaldas de mirtos y rosas,

que el amor de las hijas y esposas

también sabe a los bravos premiar.

Estrofa IX

Y el que al golpe de ardiente metralla

de la Patria en las aras sucumba

obtendrá en recompensa una tumba

donde brille de gloria la luz.

Y de Iguala la enseña querida

a su espada sangrienta enlazada,

de laurel inmortal coronada,

formará de su fosa la cruz.

Estrofa X

¡Patria! ¡Patria! tus hijos te juran

exhalar en tus aras su aliento,

si el clarín con su bélico acento

los convoca a lidiar con valor.

¡Para ti las guirnaldas de oliva;

¡un recuerdo para ellos de gloria!

¡un laurel para ti de victoria;

¡un sepulcro para ellos de honor!

Si te ha parecido importante el presente artículo sobre la biografía de Francisco González bocanegra te invito a visitar los siguientes enlaces:

Libros que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba