Por medio de este artículo, tendrás la oportunidad de conocer de forma sencilla, todo sobre Judas Iscariote, ¿Quién Fue? ¿Es cierto que traicionó a Jesús? y mucho más sobre este personaje de la historia religiosa, del cual se ha realizado múltiples investigaciones. ¡No dejes de leerlo!

JUDAS ISCARIOTE

Biografía de Judas Iscariote

Judas Iscariote, es conocido a través de la historia por su ambición, otras personas comentan que hizo lo del beso, como una forma de hacer, que Jesús se revelase como el rey entre reyes, el hecho es que la mayoría de las personas al escuchar su nombre lo asocian con la traición, jamás una persona ha dado ese nombre a un hijo, es más el mismo es penalizado en ciertos países ejemplo es Alemania.

Por el año 130 d. C.,  se cuenta la historia de un obispo de nombre Papias, el cual vivía en Hierápolis, ubicado en Asia Menor, contaba a todos lo que se escuchaba desde hacía tiempo, sobre uno de los estudiantes de Jesús, de nombre Judas Iscariote, el cual no había logrado ahorcarse por sí mismo.

El cuerpo de Judas Iscariote, se hinchó, además de ello, su piel se cubrió de edemas y pústulas, mientras él caminaba, partes de su piel iban cayendo, esparciéndose sobre el suelo,  falleció supuestamente en un terreno llamado campo de sangre, que hoy en día existe y es un basurero, el cual fue comprado con las treinta monedas de plata, que había recibido por entregar a Jesús a los principales sacerdotes y a los ancianos.

Muchas versiones, se han realizado sobre la vida de Judas Iscariote, entre ellas destaca, una historia de origen armenio, donde se comenta que intentó quitarse la vida en una vivienda, allí transcurrió dos días, el viernes y el día sábado, pero el mal olor que salía de ese hogar, era tan fétido que personas provenientes de Jerusalén entraron a esa casa y le descolgaron de la horca.

JUDAS ISCARIOTE

Otros investigadores, como el monje de nombre Jorge Cedreno, que vivió en el Siglo XII, comentaba que Judas Iscariote, no se habría suicidado, pero tampoco hizo la reflexión de arrepentirse, ni mucho menos la penitencia, los demás apóstoles le solicitaban que pidiese perdón al Supremo, más el hizo caso omiso del mismo, por lo cual relata el investigador:

“…inmediatamente después de la ascensión de Cristo, Judas Iscariote, se infló, reventó por en medio y murió…”

Estas palabras toman fuerza y coinciden, pues las mismas son descritas por un apóstol de nombre Pedro, al acercarse la fecha de pentecostés, la cual está registrada en el libro de Hechos, donde reporta que la rama del árbol donde intentó ahorcarse, se rompe y por lo cual, cae el cuerpo de Judas Iscariote al precipicio.

Hasta en la Divina Comedia, su autor Dante Alighieri, escribe unas líneas dedicadas a Judas Iscariote, en una de las nueve partes del infierno se encuentra nuestro personaje, siendo devorado por una bestia monstruosa durante toda la eternidad; aún existen interrogantes y esperamos mediante este artículo, tratar de esclarecerlas.

 Su nombre, Judas Iscariote ¿de dónde proviene?

Existía entre los doce apóstoles, que acompañaban a Jesús dos Judas, conocidos como Tadeo y el otro le llamaban Iscariote, pues se comentaba que provenía del poblado Kariot, que estaba situado al sur de Judea; y le decían, Judas Ish-Keriot, según las investigaciones del sacerdote jesuita, el Teólogo Rolando Alvarado, por lo cual relata lo siguiente, al respecto de ello:

“…fue el único judío entre los doce discípulos que Jesús eligió, pues los demás pertenecían a la localidad de Galilea, Judas Iscariote poseía ideas religiosas más enraizadas y un gran apego a las concepciones tradicionales del Mesías, que era esperado en la forma de un profeta, de un gran sacerdote o de un rey que derrotaría a los invasores…»

«…Judas Iscariote es cautivado por la figura de Jesús, pero cuando éste se presenta como hijo de Dios, debió sufrir un gran impacto y una terrible decepción…”

 ¿Traicionó a Jesús?

De acuerdo al Teólogo Samuel Berberián, quien recibió su titulación de Doctor en Religiones Comparadas, comenta sobre la persona de Judas Iscariote, era un hombre que pensaba en la idealización, sigue al Mesías, porque creyó que lo iba a sacar de la opresión en que vivían, en sus propias palabras, explica el Doctor Berberián:

“…Jesús se había escabullido varias veces cuando intentaron capturarlo. Quizá Judas Iscariote pensó que Jesús escaparía otra vez o que por fin lo presionará a manifestarse de manera portentosa. No contaba con que Jesús había venido a eso, a sacrificarse. Ello explica el porqué se suicidó, tan desesperadamente, poco después…”

 

El teólogo Rolando Alvarado, debido a sus investigaciones religiosas, comenta sobre la historia de Judas Iscariote, luego de haber entregado al Mesías, en la cual afirma lo siguiente:

“…Judas Iscariote, no tenía la intención de que Jesús muriera. No creyó que eso fuera a ocurrir, pero al ver lo que había provocado, sufrió grandes y terribles remordimientos…”

Se han realizado muchas filmaciones, en la industria cinematográfica, entre ellas se puede mencionar la del año 1973, la cual se conoce con el título Jesucristo Superestrella, representan a Judas Iscariote como una víctima del Supremo, pues le dieron una asignación en la historia, de la cual no podía huir, por lo cual, se crean dudas, será cierto que era el destino de este discípulo.

JUDAS ISCARIOTE

De acuerdo a ello, otro investigador de la teología, el sacerdote de nombre César Alonzo, refiere sobre Judas Iscariote, en torno a la venta del Mesías ante los romanos, comentando lo siguiente:

“…Judas siempre tuvo la libertad para determinar sus actos… si bien es cierto que en el ministerio de la Providencia de Dios alguien tenía que ser traidor, quien fuera a cumplir con ello…»

«…Judas o quién lo hubiera hecho, en ningún momento fue obligado o inducido por Dios. Los mismos actos libres de la voluntad de Judas fueron determinando su decisión final, incluso su forma de muerte…”

Esto demuestra, que Judas Iscariote, tenía el libre discernimiento, podía haber dicho no, pero eso no sucedió así, como lo demuestra la religión, continúa leyendo el artículo para saber qué fue lo que sucedió.

Jesús, el Mesías eligió a Judas Iscariote

Investigaciones se han realizado para saber sobre la biografía de Judas Iscariote, por muchos años; en el año 1940, un jesuita estudioso de la teología de nombre Ferdinand Pratt, realiza una investigación titulada Biografía de Jesucristo, su vida, doctrina y obra, del cual hace la siguiente aseveración:

“…Es necesario creer que Judas Iscariote, no era indigno en el momento de su elección…más tarde se apoderó de su alma el demonio de la avaricia, de la ambición y la envidia y de caída en caída, lo precipitó al abismo…”

Este pensamiento que presenta Ferdinand Pratt, congenia con otro investigador, del Siglo XVI, de nombre Juan de Maldonado, teólogo de origen español, el cual comenta, lo siguiente:

“…Judas entregó a Jesús no por obra, ni impulso, ni inspiración sino por permisión de Dios…”

https://www.youtube.com/watch?v=XjT8ywSE2wo

Es tan sorprendente como a través de la historia, muchos teólogos han estudiado sobre la historia de Judas Iscariote, para tratar de hallar la verdad de lo que sucedió con respecto a su vida, entre ellos se encuentra San Agustín de Hipona, del Siglo IV, en el cual redactó lo siguiente:

“…habiendo tomado sobre sí las humanas flaquezas, quiso someterse a la flaqueza humana de la traición…”

¿A qué se debe la traición de Judas Iscariote?

Judas Iscariote y lo que sucedió con el Mesías es todo un misterio, para la actualidad, el no conocer por qué quiso vender a su Maestro, pues de acuerdo a lo que se ha estudiado, Judas Iscariote era uno de sus preferidos, pues confiaba tanto en él, que le permitía ser el administrador de todos los apóstoles, ya que él llevaba la bolsa del dinero.

Pero los más estudiosos en el tema, han realizado diversas hipótesis, en lo que respecta a su perfil y a las redacciones que se encuentran escritas en los evangelios, muchos apuestan por la ambición, pues hasta San Juan, comentaba que Judas Iscariote, sustraía dinero de la bolsa que tenía bajo su responsabilidad.

Igual se hace observación de un reclamo, que Judas Iscariote, le hace al Mesías, cuando una figura femenina, vierte un lujoso incienso y nuestro protagonista calcula en trescientos denarios ese perfume, la biblia da ejemplos como el siguiente:

“…cuando los evangelistas, presentan a Judas como un administrador fraudulento preparan en realidad la escena de Judas Iscariote dirigiéndose a los sumos sacerdotes, preguntando ¿Qué me queréis dar?…

JUDAS ISCARIOTE

Debido a estas líneas, otro investigador de la teología de nombre, Giuseppe Ricciotti, un historiador bíblico, quien infiere que debía existir otro motivo adjunto al primero, que le produjo reembolsar esos fondos y cometer el acto de suicidio, en sus palabras comenta:

“…esta no es la actitud de un simple avaro, pues éste habría quedado satisfecho con el lucro obtenido…”

Esto trae como consecuencia, inquietudes en lo que concierne a la vida de Judas Iscariote, pues se albergan dudas, desconfianza a despilfarrar la amistad del Mesías, a causas de sus saqueos, o el vaticinio de Jesús en lo que respecta a su oportuno deceso, que le permiten reflexionar sobre lo que estaba haciendo.

Nuevamente el sacerdote Rolando Alvarado, gracias a sus investigaciones religiosas concluye que la cantidad obtenida por Judas Iscariote, al intercambiar a Jesús, era un monto poco elevado, y la perfidia se germinó a causa de la desilusión, expresando lo siguiente:

“…Judas Iscariote quería un líder político beligerante, mientras Jesús decía ser la puerta, el camino, algo que ningún rabino judío afirmaba de sí mismo. Judas Iscariote sintió temor de perder sus convicciones religiosas…”

Es tan sorprendente la biografía de Judas Iscariote, que se habla según los investigadores que la han estudiado arduamente sobre la envidia, lo cual expone de manera fehaciente el Doctor Berberián:

“…Judas sabía de contabilidad, de religión, era alguien con educación, pero le amargaba ver como Jesús prefería a Pedro, que era un pescador o a Juan que era solo un muchacho…”

¿El Mesías le conocía antes de ser parte, de sus estudiantes?

Esta duda puede ser resuelta, gracias a otros evangelios que son denominados apócrifos, pues la iglesia no los reconoce, debido que se escribió en la biblia y desde pequeños hemos escuchado,  que solo existen cuatro evangelios, como cuatro puntos en el horizonte,  siendo el norte, el sur, el este y el oeste.

Estos evangelios apócrifos, son los que permiten rehacer parte de la vida de Judas Iscariote, existe muchos, se habla de treinta y dos evangelios apócrifos, uno de ellos se conoce con el nombre del Evangelio Árabe de la Infancia, en este escrito se menciona un infante que embrujado por un ser endemoniado, mordía a los demás chiquillos y arremetió contra Jesús, quien contaba apenas con tres años de edad.

Pero este ser oscuro, solamente logró aporrearlo en una parte lateral de su cuerpo,  más este golpe fue penetrante y provocó llanto en Jesús, al instante que el demonio, emerge del cuerpo del infante, se transformó en un perro violento, ese infante se llamaba Judas Iscariote.

Esto es enigmático, porque permiten al espectador sorprenderse con estos evangelios apócrifos, que son prohibidos por la iglesia, pero te dejan el gusanillo de la curiosidad, se habrían conocido antes, sería este mismo Judas Iscariote que luego traicionó a Jesús, es todo un acertijo.

El Beso de Judas Iscariote

Una frase muy conocida por todos, que nos lleva a la memoria, lo que nos han enseñado en la enseñanza religiosa, el acontecimiento del beso de Judas Iscariote en el rostro del Mesías, pero el mismo tiene varias disyuntivas, ¿fue un ejemplo de rendición?, o quizá una forma de sarcasmo, nuevamente el padre Rolando Alvarado nos aclara con sus palabras:

“…sólo se saludaba así al Maestro y Judas Iscariote iba a mostrar quien era el Maestro…”

Solo con esta acción, que hizo Judas Iscariote, demostró a los soldados  a quien debían apresar, y en el Siglo XVI, otro investigador del tema, el filósofo de nombre Francisco Suárez, nos comenta:

“…estuvo muy solícito porque no se escurriera Cristo de manos de los soldados por algún error porque siempre era llevado por la codicia del dinero, pues aún no lo había  recibido, sino que solo se le había prometido…”

Muchos investigadores, de la teología demuestran y concuerdan que el Mesías, durante sus interacciones con Judas Iscariote y de los demás estudiantes de sus enseñanzas,  le llamaba a la reflexión mediante sus parábolas, expuesta en las palabras de Jesús:

“…uno de ustedes es un demonio… uno de vosotros me va a traicionar… lo que vas hacer, hazlo pronto…”

Judas Iscariote ¿Se arrepintió?

Es importante destacar que la muerte de los cristianos, era en esa época un espectáculo horrible y sobre ello nos hablará el historiador y teólogo Andrés F. Truyols:

“…sintió Judas Iscariote el horror de su pecado, pero le faltó la confianza: no lloró las lágrimas de amoroso dolor de Pedro, que había negado a su maestro, aquellas treinta monedas se le hacían peso insoportable…”

También se habla sobre la congregación de Caín, los cuales sustentan que Judas Iscariote, había realizado una excelente acción al vender a Jesús, permitiendo la salvación para la humanidad, este vestigio está registrado en otro evangelio apócrifo, designado con el nombre del Evangelio de Judas, donde se evidencian conversaciones del maestro con el estudiante.

Este apócrifo data según los científicos de hace 1200 años, y el mismo está escrito en un dialecto egipcio antiguo denominado copto, que utilizaba en su escritura el abecedario griego, este documento estuvo dieciséis años, en una caja de seguridad de un banco en Estados Unidos y por circunstancias de la vida, dio su aparición donde investigadores de alto respeto, han estado estudiando e investigando sobre esta redacción.

Se dice en este apócrifo que Jesús, tenía la posibilidad de transfigurar su rostro, por lo cual era difícil de atrapar y ese beso que utilizó Judas Iscariote, permitió atrapar al Mesías, más ya Jesús sabía su destino, sobre este escrito, se encuentra en la historia, conocimiento como lo demuestra el obispo Irineo de Lyon, esto sucedió por el año 180 d. C.

Quien corroboraba la existencia de este documento, expresando que el mismo era un sacrilegio, pues demostraba en la figura de Judas Iscariote, un honor haber desempeñado su trabajo, al entregar a Jesús por aquellas treinta monedas.

Las normas judías advierten, que una persona es maldita al ser colgada, por lo cual se observa, que el suicidio era un fallo irremisible por parte de Judas Iscariote a causa de la apetencia, vanidad y egoísmo además de la impotencia; pues ya había entregado al Mesías y solo le quedaba la muerte como designio.

En el transcurso de la historia, se han observado diversos estudios teológicos además de iluminaciones, que han tenido personas que por su cualidad han merecido respeto y admiración, entre ellos se puede apreciar en el Siglo XIV, a Santa Brígida, quien había aceptado los hábitos y era lo que conocemos actualmente como un médium, ella aseguraba haber tenido momentos en su vida, donde Jesús se le presentaba.

Entre esos instantes de videncia, el Mesías aceptó responder, una interrogante de Santa Brígida, ¿Judas Iscariote, se salvó o fue condenado?, la respuesta dada fue:

“…Si supieras lo que tuve que hacer para salvarlo…”

Esta misma interrogante, fue expresada por Santa Gertrudis, de acuerdo a la historia, una centuria antes, y la respuesta a la duda señalada, fue exacta a la anterior, en cuanto a nuestro personaje Judas Iscariote, que la humanidad ha señalado tanto.

Si te ha parecido interesante, el presente artículo sobre “Judas Iscariote, Biografía, ¿Quién Fue? ¿Traidor o Héroe?” te invito a visitar los siguientes enlaces: