Beatriz y los Cuerpos Celestes

Este libro fue publicado originalmente en 1998 bajo el título “Tierra de por medio”. Más adelante su autora decidió hacer el cambio de título por este con el que se ha hecho famosa esta historia. En el año de su publicación, la novela resultó ganadora del Premio Nadal. Beatriz y los cuerpos celestes fue incluida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX hecha por el periódico “El Mundo” de España y ha sido traducida al menos a siete idiomas.

Género

Beatriz y los cuerpos celestes es una novela que narra la vida de sus personajes de una manera en la que el lector no sabría si se trata de una historia real o ficticia. El tiempo en el que la novela se desarrolla no es lineal, da saltos entre el presente y el pasado de manera constante y la mayor parte del relato está centrado en su personaje principal.

Narrador y personajes

El narrador en esta obra está en primera persona. En este caso es el personaje principal quien nos cuenta la historia que se desarrolla en la trama. Esto hace que la novela sea mucho más personal para el lector.

Esta novela cuenta básicamente con tres personajes que resultan importantes para su desarrollo. Los demás son personajes bastante secundarios.

  • Beatriz de la Haya: este es el personaje principal de esta historia. Su vida y experiencias son el centro del relato así como sus relaciones con los otros personajes y el impacto que estos tienen en su vida. Es bisexual y siente una atracción desmedida por su amejor amiga.
  • Mónica: es una chica ninfómana con serios problemas de adicción a las drogas que se embarca en un tipo de relación con Beatriz que termino siendo menos que sana.
  • Caitlin o Cat: es una chica lesbiana que termina siendo novia por dos años de Beatriz. Lucha porque no logra hacer que esta olvide su obsesión con Mónica.

Relación título-contenido

En su título, Beatriz y los cuerpos celestes hace referencia a una metáfora que tiene relación con lo que se conoce como Órbita Cementerio. Este es el lugar al que se envían los satélites fuera de uso. Es un espacio en el que estos cuerpos están sin hacer nada. Beatriz lo compara con una especie de purgatorio y se relaciona con ese sentimiento mientras salta de una persona a otra en búsqueda de algo que no encuentra.

Sinopsis

Beatriz es una joven que regresa a Madrid luego de pasar cuatro años estudiando en Edimburgo. En la ciudad escocesa deja a Cat, su novia de dos años con quien había encontrado un poco de estabilidad. Sin embargo, a pesar de esa nueva relación, no puede dejar de pensar en su amor platónico y vive sus días comparando su actual realidad con la idealización de su vida en Madrid con Mónica.

Al regresar busca a Mónica, su amiga y con quien ha estado obsesionada desde hace mucho tiempo. Beatriz y Mónica habían vivido juntas sumidas en un espiral de drogas y fiestas que le trajo a la protagonista muchos problemas, esta fue la razón por la que los padres de Bea deciden enviarla a Edimburgo a estudiar. Encuentra a Mónica en un centro de rehabilitación.

Su regreso a Madrid y su encuentro con Mónica hacen que Beatriz inevitablemente compare ambas realidades y se pregunte qué hacer con su vida de ahora en adelante.

Análisis

Esta novela está ambientada en los años 90 y muestra algunas realidades propias de esta época. Indudablemente el hecho de que las tres protagonistas sean mujeres con inclinaciones sexuales diferentes a la norma de la era hacen de esta una novela especial y diferente.

El manejo de la sexualidad por parte de su autora así como del controvertido tema de las drogas también es un punto a favor para esta historia. Pero además de esto, Beatriz y los cuerpos celestes se trata de una búsqueda interna, de un análisis introspectivo de decisiones y caminos que la protagonista debe desnudar para encaminarse hacia su futuro.

Frases

  • “He intentado olvidar, pero la memoria, la muy traidora, aprovecha cuando duermo, cuando estoy indefensa.”
  • “El desarrollo de la vida es un milagro inevitable, una milagrosa combinación de elementos según una trayectoria de mínima resistencia.”
  • “No, no hay culpas, sólo causas.”
  • “Fuerte no. Fuertes lo eran ya la piedra y el hierro…Flexible. Ahí radica la diferencia. No puedes sobrevivir si no lo eres”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba