Casa tomada

Buscar en Amazon

Casa tomada es un cuento escrito por Julio Cortázar, publicado en 1951. En este texto se relata la historia llena de fantasía, donde una casa es tomada, quizás por espíritus o almas en pena que van invadiendo el lugar con sonidos extraños. El lector tendrá la tarea de descifrar el mensaje implícito que nos revela el autor, armando el rompecabezas de la historia.

Narrador y Personajes de “Casa tomada”:

El narrador está en primera persona, y es el personaje protagonista de la historia, e Irene es su hermana, quien es de carácter apacible y tiene una buena apariencia, y ama mucho a su hermano. También encontramos a otros personajes importantes dentro de la historia, María Esther era la novia del narrador, pero fallece antes de poder casarse con él.

Por otro lado, la casa, no solamente es una simple edificación, sino que aparece como un personaje más de la historia. Además resulta de gran relevancia, ya que esta casa tiene vida y se manifiesta a través de sonidos que hacen que los dueños huyan de ella. De allí el título que posee el cuento “casa tomada”.

Resumen y sinopsis de la obra:

La historia se trata acerca de dos hermanos que viven juntos en una casa. Éstos son muy unidos y han tenido experiencias tanto positivas como negativas. A ellos les encanta vivir en su casa, a pesar de que la fachada está vieja. Ahí tienen muchos recuerdos de su infancia

Durante la trama, los hermanos nunca se quejan por la situación que presenta la casa antigua. Ninguno de los dos trabajan, subsisten gracias a la gran fortuna que les dejaron sus padres antes de fallecer.

Los hechos ocurridos en el cuento se desarrollan dentro de la casa, donde se comienzan a escuchar sonidos extraños que se van acrecentando a lo largo de la historia. Por lo cual, los hermanos tuvieron que ir sacando aquellos objetos que ocasionan esos ruidos, como las sillas y las mesas. Pero los murmullos continuaban, y ellos se fueron quedando sin sus pertenencias. Nunca se explica de dónde provienen esos sonidos tan extraños.

Estos hermanos, tenían preferencias por algunos lugares específicos de la casa. Uno de los sitios favoritos era el estudio o la sala secundaria, a donde el hermano le gustaba ir con frecuencia para leer sus libros provenientes de Europa.

Al final los hermanos tuvieron que salir de la casa tomada y lanzaron las llaves en el alcantarillado, para así evitar que una persona pudiera entrar en la vieja casa, la cual estaba poseída. Ellos se resignaron con mucha facilidad, ya que era la única alternativa que tenían de dejar de ser atormentados por esos sonidos.  Sin embargo, antes de irse de la casa, estos hermanos, pensaron que el único lugar donde no habrían ruidos sería la parte de atrás de la casa, pero esto no fue así, ya que los ruidos aparecían en todos lados.

Análisis de Casa tomada:

En este cuento, se puede apreciar una historia llena de suspenso e incertidumbre, ya que los personajes principales, se ven invadidos por sonidos extraños, que lentamente los van sacando de su propia casa, invadiendo cada rincón de la casa. Cuando el lector llega al final de la lectura, puede apreciar que esa edificación representaba el lecho materno, donde ellos se sentían resguardados.

Por otro lado, estos sonidos pueden ser apreciados como espíritus o ánimas que anteriormente habían vivido en la casa. Por lo cual estos hermanos sintieron temor de enfrentarlos, y simplemente decidieron irse, huyendo de sus propios temores y dejando el caparazón que los había protegido por tantos años.

Otro aspecto a analizar es el hecho de que los personajes centrales del cuento,  nunca tuvieron que preocuparse por sus gastos, ya que vivían a expensas de la gran fortuna dejada por sus padres y también de sus terrenos. De igual manera, estos hermanos, tienen una relación muy peculiar, ya que convivían como una pareja común y nunca se separaron durante la historia. Sin embargo, estaban conectados únicamente por el vínculo sanguíneo que se muestra como un lazo muy fuerte entre ellos.

Por otro lado, Sebrelli le da un enfoque diferente al análisis de este cuento, donde plantea que esa casa vieja donde vivían los hermanos, representa la Argentina de aquella época, en la cual hace una comparación de los sonidos extraños con las fuerzas políticas que lentamente fueron tomando espacio en los lugares populares de la nación. Estos sitios estaban dirigidos por los movimientos favorecidos por el peronismo. Por su parte, los hermanos representan a los ciudadanos comunes que viven de sus rentas.

De igual manera, los hermanos de la historia son mantenidos y no trabajan, y además idolatran culturas ajenas a su propio país. Así que éstos son el vivo ejemplo de la sociedad burguesa que va perdiendo su estatus, convirtiéndose en personas decadentes.

En este sentido, el autor en “Casa tomada” busca describir cada elemento característico de la vieja casa, y hace hincapié en lo espaciosa que era, donde cada personaje tenía su lugar favorito para estar, el cual poco a poco fue invadido por murmullos raros que hicieron que los hermanos abandonaran su hogar.

De esta manera al final de la historia, los hermanos huyen de la casa que ha sido tomada por espíritus o almas, y deciden arrojar la llave en la alcantarilla para evitar que alguien pudiera entrar en una casa que estaba invadida. El objeto de la llave tiene gran relevancia en este cuento, ya que representa la libertad, en la cual estos personajes tuvieron que dejar atrás todos los recuerdos, vivencias y momentos compartidos.

Citas textuales del cuento:

“Nos gustaba la casa porque aparte de espaciosa y antigua (…) guardaba los recuerdos de nuestros bisabuelos, el abuelo paterno, nuestros padres y toda la infancia.”

“Nos resultaba grato almorzar pensando en la casa profunda y silenciosa y cómo nos bastábamos para mantenerla limpia. A veces llegábamos a creer que era ella la que no nos dejó casarnos. Irene rechazó dos pretendientes sin mayor motivo, a mí se me murió María Esther antes que llegáramos a comprometernos”

“Nos moriríamos allí algún día, vagos y esquivos primos se quedarían con la casa y la echarían al suelo para enriquecerse con el terreno y los ladrillos; o mejor, nosotros mismos la voltearíamos justicieramente antes de que fuese demasiado tarde.”

“Como me quedaba el reloj pulsera, vi que eran las once de la noche. Rodeé con mi brazo la cintura de Irene (yo creo que ella estaba llorando) y salimos así a la calle. Antes de alejarnos tuve lástima, cerré bien la puerta de entrada y tiré la llave a la alcantarilla. No fuese que a algún pobre diablo se le ocurriera robar y se metiera en la casa, a esa hora y con la casa tomada.”

Libros que pueden interesarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba