Cianuro espumoso

Buscar en Amazon

“Cianuro espumoso” es una novela escrita por Agatha Christie,  publicada en el año 1.945. La historia se basa en el suspenso a raíz de un asesinato que aparentemente fue un suicidio ocurrido en una fiesta en horas de la noche. La víctima es una mujer adinerada llamada Rosemary, quien al parecer tenía más enemigos de los que ella pensaba.

Finalmente comienzan a aparecer indicios que demuestran que ella fue cruelmente asesinada en su propia fiesta de cumpleaños. Lo cual es un suceso muy impactante, donde el lector siente la necesidad de hacer justicia y hallar al culpable de tan atroz fechoría.

Narrador y personajes de “Cianuro espumoso”:

El narrador de esta historia es Omnisciente, ya que relata en tercera persona, lo que sienten y piensan los personajes. Nos ofrece una descripción de los hechos de manera detallada y no está presente dentro de la trama.

En esta novela no hay un personaje principal definido, sino que podemos encontrar diferentes protagonistas que actúan además como detectives del crimen ocurrido, tales como Poirot, la Señorita Marple y los Beresford.

Además, dentro de la historia podemos encontrar diferentes personajes muy importantes que participan en la búsqueda del asesino de Rosemary, quien era una mujer muy elegante, bella e instruida. Así encontramos a Iris quien dependía económicamente de su hermana Rosemary.

George es el esposo de Rosemary, quien se muestra como un hombre común que se casó con una mujer que no lo amaba pero así pudo integrarse a la sociedad. Ruth Lessing es una secretaria que está enamorada en secreto de su jefe George, por lo cual no siente agrado por Rosemary, quien la trata como sirvienta.

Anthony Browne es un hombre algo misterioso que busca mantener en secreto su propia identidad aunque antes de fallecer, Rosemary descubre todo sobre él. Stephen Farraday es un político de renombre que siente mucho amor por Rosemary, y la esposa de éste es Alexandra, quien ama a su esposo aunque siempre supo la relación de Rosemary con él.

Además encontramos al coronel Race y el Inspector jefe de la policía, Kemp, quienes estaban encargados de resolver el caso. Pero realmente los personajes son los que van enlazando las pistas para poder hallar al culpable

Resumen:

En “Cianuro espumoso” se maneja un discurso sencillo, donde la trama está llena de misterios y escenas por revelar, donde el lector debe solucionar el caso a través de todos los indicios que van apareciendo. El protagonista no está presente, ya que todo se enfoca es en el crimen ocurrido. De allí surge el principal interrogante ¿quién es el asesino de Rosemary?

Lo turbador es que luego de su muerte, siguen sucediendo más homicidios sin encontrar pistas acerca de algún asesino. Por lo cual los personajes junto con el lector deben aventurarse y analizar todos los indicios y pruebas que ayuden a resolver la misteriosa muerte de este personaje.  

El escenario que se presenta al comienzo de la historia, nos ofrece algunas pistas que se pueden analizar para así encontrar al causante de tal fechoría. Un año antes de la muerte de Rosemary, faltando una semana para su cumpleaños, se enferma de un resfriado y esto le causa depresión. Sin embargo esto no le impide tener ganas de disfrutar y por eso planifica una fiesta para celebrar su cumpleaños.

En el restaurante de Luxemburgo, en Londres, se lleva a cabo la fiesta. Rosemary estaba espléndida y reluciente como siempre en compañía de sus seis amigos más allegados celebrando su cumpleaños. De pronto dan inicio a un  show y todos se entusiasman y prestan atención de lo que sucederá en el escenario, apagan las luces y sucede algo inesperado.

Una vez que prenden las luces, la vida de Rosemary había sido arrebatada. Se encontraba sentada, con la cara azulada, sin gestos de felicidad y no se veía ninguna pista de cómo habían sucedido las cosas o quién habría cometido semejante atrocidad y en el día de su cumpleaños. Todos estaban impactados y asombrados por la situación y llamaron a la policía para que pudiera resolver el misterio de lo acontecido.

Después de que se realizaron las investigaciones y se inspeccionó el lugar, se notificó que Rosemary se suicidó a con el cianuro, muchos afirmaban que fue debido a su resfriado, ya que le causó depresión. Sin embargo, no parecía lógico el hecho de que una mujer como Rosemary pudiera cometer esta atrocidad.

Una vez transcurridos unos meses después de este lamentable suceso, sus amigos más allegados, logran volver a su rutina. Pero el recuerdo y la incertidumbre los persigue constantemente, ya que no logran superar la tragedia. Todos se volvieron más vulnerables y entraron en un nivel de confesión sobre algunos aspectos negativos de Rosemary, queriendo desahogarse y así descargar lo que sentían.

Estas confesiones luego de tanto tiempo, comienzan a proporcionar las pistas para armar toda la trama y recoger las pistas necesarias para buscar al culpable. Luego de un año, el viudo George empieza a recibir mensajes anónimos que van descartando con certeza la posibilidad de un suicidio, realzando el hecho de que lo ocurrido fue un homicidio. De esta manera, George actúa con rapidez ante lo que está pasando para así poder encontrar al culpable.

Análisis del libro:

La estructura de la novela “Cianuro espumoso” da inicio con una correlación de los personajes por orden alfabético, y está dividida en capítulos no tan largos. Lo cual resulta muy interesante para el lector, ya que sirve de guía para ir armando el rompecabezas de la historia. Además esta autora nos ofrece un discurso lleno de suspenso y misterios, donde se van dejando pistas que ayudan a la resolución del conflicto, en el que se busca hallar el culpable del crimen.

Podemos notar cómo los personajes se relacionan entre sí y van proporcionando información negativa sobre Rosemary, quien no tenía razones aparentes para suicidarse, ya que tenía muchos atributos y su vida estaba llena de aspectos positivos, era rica, bella, inteligente, estaba casada y tenía amigos muy cercanos.

Cita textual:

“El contacto de la mano fría desapareció. En lugar de eso experimentó un leve revoloteo, esa emoción que las mujeres han experimentado desde tiempo inmemorial. Y con ello el rostro de Iris adoptó la misma expresión interrogadora que su propia abuela hubiera podido tener unos minutos antes de escuchar una declaración de amor y de exclamar: ¡Oh! ¡Es tan inesperado todo esto…!”

Libros que pueden interesarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba