El Aleph

Buscar en Amazon

El cuento “El Aleph” es un cuento fantástico escrito por Jorge Luis Borges, publicado en 1945, donde se aborda el enfoque acerca de lo que significa el infinito. Aquí aparecen elementos extraordinarios que crean un ambiente de dudas entre los personajes y también en el lector, ya que existe una brecha entre la realidad y la fantasía.

Narrador y Personajes del texto “El Aleph”:

La historia es relatada por un narrador protagonista en primera persona, quien cuenta los acontecimientos después de la muerte de su amada Beatriz. Participa en los hechos pero no conoce los pensamientos de los personajes. Dentro del cuento encontramos como personaje secundario a Carlos Argentino Daneri, quien es un pariente de Beatriz y quien guarda un Aleph en el sótano de una casa vieja.

Resumen:

Este cuento está basado en la historia tras la muerte de Biatriz Viterbo, de quien el narrador llamado Borges había estado profundamente enamorado sin poder ser correspondido.  Él pretendía que las cosas no cambiaran mucho en su mundo para mantener intactos esos recuerdos de su relación.

Para ello decide visitar la antigua casa de la familia una vez al año. Aquí entabla una relación con el primo hermano de Beatriz, de nombre Carlos Argentino Daneri. Éste le muestra diferentes poemas que ha escrito para que lo ayude a prologarlos. Sin embargo estos poemas no son del agrado de Borges y le hace creer que sí lo ayudará.

Tiempo después Daneri se comunica con Borges y le dice que van a demoler la vieja casa. Y ahí deja al descubierto su secreto, ya que en el sótano está un Aleph a quien necesita para escribir y le permite observar todo el universo al mismo tiempo. Así que Borges plantea que la casa no puede ser demolida en memoria de Beatriz. Además le da curiosidad saber si verdaderamente existe ese Aleph o son inventos de Carlos.

Cuando Borges llega al lugar se percata del Aleph, que es una circunferencia que tiene solo unos centímetros de diámetro que le dejan ver todo. Éste guarda consigo un microcosmos infinito. De esta manera que si alguien observa mediante el Aleph, luego no puede tener admiración por nada más, porque en ese momento habrá visto todo.

Carlos quiere saber la opinión de Borges, pero él se mantiene al margen de la situación, solo le aconseja a Carlos que se vaya de la casa y trate de sanar sus heridas. Luego de eso no se vuelven a ver.

Al final, la casa es demolida y, al pasar el tiempo, Borges se entera de que Carlos Argentino Daneri ha obtenido un premio literario por su poema, y por el contrario él no ha logrado nada. Desde ese momento, Borges comienza a hacer conjeturas acerca del Aleph, si fue verdadero o no. Construye referencias entorno a éste para determinar su existencia.

Análisis del cuento “El Aleph”:

Este texto representa a la literatura fantástica, ya que aparecen elementos irreales y extraordinarios que hacen que el discurso sea transformado. Aquí el lector y los personajes sienten dudas respecto a los acontecimientos presentados en la historia.

En este sentido, Borges comienza evocando el recuerdo de su amada Beatriz, quien actúa como esa fuerza que le permite movilizarse. Su vivo recuerdo envuelve a los personajes y arman el misterio de la trama como un rompecabezas, uniendo las piezas para descifrar el misterio del Aleph.

De igual modo, el autor emplea distintos elementos que le permiten al lector ahondar en espacios llenos de melancolía y al mismo tiempo serenidad. Al transcurrir la trama, el lector se percata de que el personaje central es el mismo Borges. Con lo cual el autor crea un ambiente inverosímil, donde permanece la duda y el desconcierto.

Así que el lector descubre el Aleph a través de la mirada del narrador Borges, lo cual causa gran perturbación en el lector, ya que a través de él se puede observar el infinito en todos sus ángulos. Lo cual es algo difícil de creer.

En este sentido, el Aleph representa el punto central del cuento, ya que crea un lazo entre los personajes Borges y Carlos, quienes tienen una relación afectiva por el fallecimiento de Beatriz. Lo cual los hace permanecer en una constante lucha, siendo este objeto una fuente de inspiración para estrechar aún más los lazos que los unen. Tras la duda acerca de la existencia del Aleph, los logros literarios de carlos le dejan una profunda huella a Borges en su interior, ya que es el Aleph quien le proporciona la visión para escribir los poemas.

De esta manera aparece el enfrentamiento del hombre con el infinito, manifestado en todos los puntos del universo. Se revela entonces cierta hiperrealidad fantástica, donde el Aleph se encuentra en el sótano de una antigua casa, y para lograr verlo se debe  estar tirado en el suelo. Resulta muy interesante ver cómo este objeto puede llegar a ser parte de un culto.

Por otro lado, la obra se presente primeramente en forma lineal, donde la trama comienza a partir de la muerte de Beatriz. Este sentimiento hace unir a Borges con un pariente de ella. Luego se presenta el problema que es la demolición de la casa vieja, donde sale a relucir la presencia del Aleph, que es fundamental para que Carlos pueda escribir sus poemas. Una vez que la casa es demolida, el lector siente aún más confusión y dudas con respecto a la existencia de este objeto.

Citas textuales:

“Nuestra mente es porosa para el olvido; yo mismo estoy falseando y perdiendo, bajo la trágica erosión de los años, los rasgos de Beatriz, frente a la categórica afirmación inicial Cambiará el universo pero yo no”

“Este palacio es fábrica de los dioses, pensé primeramente. Exploré los inhabitados recintos y corregí: Los dioses que lo edificaron han muerto. Noté sus peculiaridades y dije: Los dioses que lo edificaron estaban locos”

“Ese olvido, ahora insuperable, fue quizá voluntario; quizá las circunstancias de mi evasión fueron tan ingratas que, en algún día no menos olvidado también, he jurado olvidarlas”

Libros que pueden interesarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba