El corazón delator

El Corazón Delator es un cuento literario escrito por Edgar Allan Poe en 1843, donde se relata una historia de terror donde la conciencia del narrador protagonista revela finalmente la verdad. Este escritor busca crear una estrecha relación entre el lector y el narrador, quien pretende justificar su fechoría, dando razones muy precisas de sus principales motivos. Pero su propia culpa, lo dejó al descubierto.

Narrador y personajes de “El corazón delator”:

Esta historia es relatada por un narrador anónimo que pretende persuadir al lector de su sensatez, mientras da a conocer el asesinato que cometió. Éste es el personaje protagonista del cuento, quien se obsesiona por el ojo de buitre de un anciano. También encontramos otros personajes secundarios como el anciano, quien fue la víctima del narrador y los oficiales, a quienes se les reveló todo el crimen por el propio criminal.

Resumen:

Este cuento nos relata la historia acerca de un hombre y un anciano con quien vive. Éste tiene un ojo azulado y nublado, parecido al de un buitre. Lo cual perturba tanto al narrador que comienza a planificar su asesinato. Aunque extrañamente hace hincapié de que siente afecto por este anciano.

Este narrador anónimo expresa que tener mucha precisión para realizar su hazaña, muestra de que no está loco. Así que las siete noches siguientes, se acerca a la habitación y abre la puerta para poder ver ese ojo malicioso que tanto le inquieta. Pero cada vez que va, el ojo está cerrado, por lo cual es complicado realizar su trabajo así.

A la octava noche, cuando el narrador se acerca, el anciano se despierta porque escuchó un ruido. Esto interrumpió el plan del narrador. Sin embargo éste no retrocede y luego de unos minutos, busca su linterna, para poder ver fijamente el ojo de buitre, y nota que en esta oportunidad si está completamente abierto. 

Cuando siente que el corazón del anciano latir con fuerza, el narrador busca atacarlo y salta emitiendo un sonido fuerte y sofoca al anciano con la almohada. Luego, éste  despedaza el cuerpo y esconde los trozos debajo de las tablas del piso, y limpia todo el lugar para despistar sospechas. Pero el grito emitido por el anciano llama la atención de un vecino, quien llama a la policía. El narrador justifica todo, diciendo que tuvo una pesadilla y por eso gritó y que el anciano no se encontraba.

El narrador se sentía muy confiado de que la policía no encontraría ninguna evidencia. Así que le trae unas sillas para que se sienten en el cuarto del anciano, lugar en el que se oculta el cuerpo de éste. El narrador se muestra amable y está seguro de haber hecho todo perfecto. Sin embargo comienza a sentirse algo incómodo y siente un pequeño zumbido en sus oídos, el cual se hace cada vez más agudo, y se da cuenta de que es el sonido de los latidos del corazón del anciano que lo están perturbando, y vienen de las tablas del suelo donde se halla el cuerpo.

Este sonido comienza a aumentar progresivamente, pero los oficiales no se dan cuenta de nada. El narrador se siente muy atemorizado por los latidos fuertes que escuchaba, y piensa que los oficiales también lo están escuchando, y de pronto se derrumba y confiesa todo, les dice que rompan las tablas del suelo para que vean los restos del cuerpo del anciano.

Análisis:

“El corazón delator” es un relato escrito en primera persona, en el cual el narrador es el personaje protagonista, que cuenta detalladamente cómo cometió su crimen. Éste insiste que no está loco e intenta justificar todas sus acciones. Pero deja al descubierto de que padece de nerviosismo, donde sus sentidos se agudizan, lo cual lo perturba mucho.

Por otro lado, podemos observar la ambigüedad que rodea la identidad de este narrador, donde no se conoce con certeza su género. Sin embargo, a través de los pronombres masculinos empleados por el escritor dan a entender de que se trata de un hombre.

En este sentido, “El corazón delator” es un cuento de terror que nos describe detalladamente los planes que tiene el narrador de asesinar al anciano, a quien paradójicamente estima mucho. En este sentido, el lector se siente atraído por la historia, ya que el narrador justifica sus acciones y deja al descubierto sus sentimientos y pensamientos. Pero sus argumentos no son convincentes, ya que su paranoia por ese ojo delata su locura inminente, además al describir que no podía cometer el crimen cuando el ojo estaba cerrado, muestra su desequilibrio mental.

De esta manera, quedan mucha incertidumbre con respecto a la sensatez del narrador, ya que los alegatos para asesinar al anciano y sus fechorías en el transcurso de la trama, dan a entender que el narrador, definitivamente ha degradado a la locura.

Esta historia revela una transformación rápida de la psique del narrador. Primeramente se muestra muy orgulloso y se cree muy astuto, por haber hecho todo lo que había planeado. Pero al final surgen los sentimientos de culpabilidad del narrador y demuestran la perturbación mental de éste, ya que comienza a escuchar los latidos de su víctima. Lo cual hace que revele su crimen.

Citas textuales:

“Sin duda, debí de ponerme muy pálido, pero hablé con más fluidez y en voz más alta. Sin embargo, el ruido aumentaba. ¿Qué hacer? Era un sonido bajo, sordo, rápido… como el sonido de un reloj de pulsera envuelto en algodón. Yo trataba de recobrar el aliento… pero los oficiales no oían nada”

“¿Por qué no se iban? Caminé de un lado a otro con pasos fuertes, como furioso por las observaciones de aquellos hombres; pero el sonido seguía creciendo. ¡Oh, Dios! ¿Qué podía hacer yo?”

“Pero cualquier cosa era preferible a esta agonía. Cualquier cosa era más soportable que este espanto. ¡Ya no aguantaba más sus hipócritas sonrisas! Sentía que debía gritar o morir. Y entonces, otra vez, escuchen… ¡más fuerte…, más fuerte…, más fuerte!”

“Basta ya de fingir, malvados! -aullé-. ¡Confieso que lo maté! ¡Levanten esos tablones! ¡Ahí… ahí! ¡Donde está latiendo su horrible corazón!”

Libros que pueden interesarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba