El Cuervo de Edgar Allan poe

Buscar en Amazon

Este poema es una de las obras más reconocidas de este autor de misterio. El Cuervo fue publicado por primera vez en 1845 y según palabras del mismo Poe fue escrito meticulosamente para atraer tanto a los lectores como a la crítica literaria. Este poema ha sido aclamado por la musicalidad de su estructura así como por ingenioso tema de un cuervo que habla.

Género

El Cuervo se define dentro del género literario del Poema Narrativo. Este género se describe como una forma de poesía en la que se cuenta una historia usualmente cargada de narrador y personajes pero que está completamente escrita en forma de verso. En el caso de esta obra en particular, su tema macabro y misterioso es un sello típico de Edgar Allan Poe.

Narrador y personajes

El narrador que se nos presenta se encuentra en primera persona. En este relato en particular vemos un narrador que es tanto protagonista como testigo de los eventos que se desarrollan. Según dijo Poe después de su publicación, su narrador es un joven estudiante. Y aunque esta información realmente no se define en el poema en sí, hay algunas pistas en los libros que lee.

  • Narrador: este joven está sumido en la tristeza que lo embarga por la muerte de su gran amor, Leonora.
  • El Cuervo: este pájaro entra a la casa del narrador para atormentarlo mientras vive su luto. Su representación por Poe puede ser en momentos satírica.
  • Leonora: aunque no aparece en el relato, muchos críticos consideran su recuerdo como un personaje que tiene influencia sobre las acciones de los demás.

Relación título-contenido

La relación título-contenido de esta obra es directa, es decir, El Cuervo es el personaje que Poe crea para antagonizar a su personaje. El autor dijo que escogió esta ave porque a pesar de tener la misma capacidad de hablar que un loro simplemente pareciera no poder hacerlo.

Resumen

El Cuervo se desarrolla en la cámara de los oradores a medianoche en una noche de diciembre mientras el hablante deja de leer un libro viejo y se queda dormido. Es despertado por un sonido que presume que proviene de un visitante que se encuentra fuera de su habitación. No responde de inmediato; está triste por la muerte de su amante, Leonora.

Se dirige a su invitado desconocido, pero no encuentra a nadie allí cuando abre la puerta. Mirando a la oscuridad silenciosa, escucha el nombre de Leonora. Sin embargo, cuando regresa a su habitación, el sonido se reanuda, más fuerte que antes. Ahora se da cuenta de que los sonidos son simplemente los del viento que golpea la ventana.

Cuando abre la ventana, aparece un cuervo majestuoso que vuela a la parte superior de la puerta de la cámara y se posa sobre un busto de Pallas (Atenea, la diosa griega de la sabiduría). Al orador inicialmente le divierte el aspecto grave y severo del cuervo. Se dirige al ave en términos elevados y pregunta cuál es su nombre. El cuervo responde con: “Nunca más”. El joven se maravilla de los poderes del habla del intruso alado; él espera escuchar más, pero el vocabulario del cuervo se limita a esa frase.

Se asegura a sí mismo que el cuervo partirá en la mañana, pero este se opone a esta perspectiva diciendo otro “Nunca más”. El orador especula que el pájaro fue entrenado para decir “Nunca más” por algún maestro melancólico. Él sonríe para sí mismo, pero luego comienza a pensar qué quiere decir el cuervo con esa frase. La criatura comienza a adquirir cualidades demoníacas en la mente del hombre cuando observa los “ojos ardientes” del ave.

El orador luego conecta la apariencia y el mensaje del ave a Leonora. Él llama al cuervo un “desgraciado” enviado para recordarle las penas que quiere olvidar. Ahora cree que el ave es un “profeta” y le pregunta si hay vida después de la muerte. La respuesta, por supuesto, es “Nunca más”. Repite la pregunta, esta vez con referencia específica a esa doncella “rara y radiante”, Leonora, pero la respuesta sigue siendo la misma.

El orador se enoja, le ordena al pájaro que lo deje solo y regrese a su lugar en el infierno. El “Nunca más” del cuervo ahora es un rechazo estridente que el orador no puede contrarrestar. En la estrofa final del poema, el orador dice que el pájaro con ojos de demonio todavía está sentado en el busto sobre su puerta, arrojando una sombra sobre su alma. El orador se une al estribillo del cuervo en las líneas finales: “esa sombra que está flotando en el suelo / Se levantará, ¡nunca más!”

Análisis

El narrador anónimo aparece en un entorno típicamente gótico con un apartamento solitario, un fuego agonizante y una noche sombría de diciembre mientras estudia sus libros con cansancio para intentar distraerse de sus problemas. Piensa ocasionalmente en Leonora, pero generalmente puede controlar sus emociones, aunque el esfuerzo requerido para hacerlo lo cansa y hace que sus palabras sean igualmente lentas y pacíficamente externas.

Sin embargo, a lo largo del curso de la narrativa, el protagonista se agita cada vez más tanto en mente como en acción, una progresión que demuestra a través de sus racionalizaciones y, finalmente, a través de su monólogo cada vez más lleno de exclamaciones. Sin embargo, en todas las estrofas cercanas al final, sus exclamaciones están marcadas por la calma desolada de la frase “dijo el cuervo Nunca Más'”, que refleja la desesperación de su alma.

Frases

  • “Y, entonces, abrí la puerta de par en par, y ¿qué es lo que vi? ¡Las tinieblas y nada más!”
  • “Escudriñando con atención estas tinieblas, durante mucho tiempo quedé lleno de asombro, de temor, de duda, soñando con lo que ningún mortal se ha atrevido a soñar.”
  • “Y mi alma, fuera del círculo de esta sombra que yace flotante sobre el suelo, no podrá volver a elevarse. ¡Nunca más!”

Libros que pueden interesarte

Estudio en escarlata
El Nombre de la Rosa
Ángeles y Demonios
El Cementerio de los Libros Olvidados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba