El príncipe

El príncipe de Nicolas Maquiavelo
Buscar en Amazon

El Príncipe  es un tratado político del siglo XVI del diplomático y teórico político italiano Nícolas Maquiavelo. A veces se dice que el Príncipe es una de las primeras obras de la filosofía moderna, especialmente de la filosofía política moderna, en la que se considera que la verdad “efectiva” es más importante que cualquier ideal abstracto.

Índice de Contenido

Resumen

Maquiavelo compuso El Príncipe como una guía práctica para gobernar (aunque algunos estudiosos sostienen que el libro fue concebido como una sátira y esencialmente una guía sobre cómo no gobernar). Este objetivo es evidente desde el principio, por la dedicación del libro a Lorenzo de Medici, el gobernante de Florencia.

El Príncipe no es particularmente teórico o abstracto; Su prosa es simple y su lógica sencilla. Estos rasgos subrayan el deseo de Maquiavelo de proporcionar consejos prácticos y fáciles de entender.

Los primeros dos capítulos describen el alcance del libro. Al Príncipe le preocupan los regímenes autocráticos, no los regímenes republicanos. El primer capítulo define los diversos tipos de principados y príncipes; Al hacerlo, construye un bosquejo para el resto del libro.

El Capítulo III describe exhaustivamente cómo mantener los principados compuestos, es decir, los principados que se crean o anexan recientemente de otro poder, para que el príncipe no esté familiarizado con las personas que él gobierna. El Capítulo III también presenta las principales preocupaciones del libro (política de poder y buena voluntad popular) en forma encapsulada.

Los capítulos IV a XIV constituyen el corazón del libro. Maquiavelo ofrece consejos prácticos sobre una variedad de asuntos, que incluyen las ventajas y desventajas de las diversas rutas al poder, cómo adquirir y mantener nuevos estados, cómo lidiar con la insurrección interna, cómo hacer alianzas y cómo mantener un ejército fuerte.

Implícitos en estos capítulos están las opiniones de Maquiavelo sobre el libre albedrío, la naturaleza humana y la ética, pero estas ideas no se manifiestan explícitamente como temas de discusión hasta más tarde.

Los capítulos XV a XXIII se centran en las cualidades del propio príncipe. En términos generales, esta discusión está guiada por la visión subyacente de Maquiavelo de que los altos ideales se traducen en un mal gobierno.

Esta premisa es especialmente cierta con respecto a la virtud personal. Ciertas virtudes pueden ser admiradas por su propio bien, pero para un príncipe actuar de acuerdo con la virtud es a menudo perjudicial para el estado.

Del mismo modo, ciertos vicios pueden estar mal vistos, pero las acciones viciosas a veces son indispensables para el bien del estado. Maquiavelo combina esta línea de razonamiento con otra: el tema de que obtener la buena voluntad de la población es la mejor manera de mantener el poder. Por lo tanto, la apariencia de la virtud puede ser más importante que la verdadera virtud, que puede verse como una responsabilidad.

Las secciones finales de El Príncipe vinculan el libro a un contexto histórico específico: la desunión de Italia. Maquiavelo expone su explicación del fracaso de los antiguos gobernantes italianos y concluye con una súplica apasionada a los futuros gobernantes de la nación. Maquiavelo afirma que solo Lorenzo de Medici, a quien está dedicado el libro, puede restaurar el honor y el orgullo de Italia.

Género: No ficción

Este tratado filosófico no tiene ningún fin imaginativo o novelístico como tal. Ya que se basa en una serie de consejos y comentarios para el gobierno que deberían implementar los políticos de la época. Sin embargo, muchos filósofos han diferido de esta opinión argumentando que lo escrito en el tratado es tan absurdo que solo puede tratarse de una forma de sátira contra los líderes de gobierno.

Personajes

Debido a que El Príncipe es un comentario político, no una obra de ficción, Maquiavelo no utiliza “personajes” en el sentido de una novela o cuento. En cambio, extrae sus ejemplos de los acontecimientos políticos y sociales actuales, así como de la historia antigua.

Sus “personajes” son los líderes políticos de su tiempo. Menciona a demasiados individuos como para enumerarlos aquí, pero varios hacen apariciones repetidas en El Príncipe, y es útil tenerlos en cuenta a ellos y a sus relaciones.

Principales

  • Francesco Sforza: Mercenario general que se convirtió en duque de Milán.
  • Ludovico Sforza: También llamado “Il Moro”, el moro. Hijo de Francesco Sforza y ​​duque de Milán, alentó al rey Carlos VIII de Francia a invadir Italia.
  • La sobrina de Caterina Sforza Riario Ludovico: la hija ilegítima de Gian Galeazzo Sforza. Gobernante de las ciudades de Forli e Imola; llamado “El Amazonas de Forli”.
  • Papa Alejandro VI (Rodrigo Borgia): Líder corrupto y decadente de la iglesia, quien maniobró descaradamente a sus muchos hijos ilegítimos en posiciones de poder.
  • Cesare Borgia: hijo de Alejandro VI, duque de Valentinois en Francia, y conquistador de la región de Romagna en Italia. El principal ejemplo de Maquiavelo de un príncipe ideal.
  • Lorenzo de Medici: Nieto de Lorenzo el Magnífico. El príncipe está dedicado a él.
  • Papa Leo X (Giovanni de Medici): Papa en el momento en que se escribió El Príncipe. Su elección resultó en la liberación de Maquiavelo de la prisión.

Secundarios

  • Papa Julio II: Papa Guerrero que sucedió a Alejandro VI. Destaca por su defensa del poder temporal y espiritual de la iglesia católica.
  • Girolamo Savonarola: Predicador y profeta carismático que gobernó Florencia después de que la familia Medici fuera retirada del poder.
  • Rey Fernando: Gobernante de España. Más conocido por los estudiantes estadounidenses como el esposo de la reina Isabel, quien financió los viajes de Cristóbal Colón al nuevo mundo.
  • Rey Carlos VIII: Gobernante de Francia que invadió Italia a instancias de Ludovico Sforza, pero fue expulsado rápidamente.
  • Carlos XII: Invasor de Italia y su principal dominador extranjero inmediatamente antes de la época en que se escribió El Príncipe.
  • Emperador Maximiliano II: Gobernante del Sacro Imperio Romano, otra potencia europea con diseños en Italia.

Análisis

El Príncipe es uno de los manuscritos renacentistas por excelencia, y como tal a menudo se asocia con el individualismo, el humanismo y un sentido de agencia personal. Sin embargo, la medida en que Maquiavelo medita explícitamente sobre el libre albedrío es notable.

Él escribe: “en lugar de renunciar a nuestro libre albedrío por completo, creo que puede ser cierto que La Fortuna gobierna la mitad de nuestras acciones, pero que aun así deja la otra mitad más o menos en nuestro poder de control”. Para Maquiavelo, La fortuna es una “mujer” que puede ser contrarrestada, pero que debe ser desafiada con audacia y descaro.

En muchos sentidos, El Príncipe puede leerse como una exploración de la convergencia entre la suerte y la diligencia en los asuntos humanos. ¿Cómo puede un príncipe usar la suerte para su ventaja? ¿Cómo puede él, a su vez, superar los obstáculos que La Fortuna pone en su camino?

A este respecto, Maquiavelo presenta una visión profundamente secular, en la que los hombres pueden forjar sus propios destinos a través de la astucia y la prudencia, en el que los estados eclesiásticos tienen menos interés analítico que las no teocracias, y en el que la fortuna debe ser explotada o combatida.

Libros que pueden interesarte

la ciudad de los prodigios
la isla bajo el mar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar