El Secreto | El Libro

Buscar en Amazon

El Secreto es un libro de autoayuda escrito en 2006 por Rhonda Byrne que se basa en la teoría de la Ley de la Atracción en la que se describe cómo los pensamientos pueden afectar nuestra vida en una variedad de situaciones.

Género

El Secreto es un de libro Autoayuda. Este género literario es el que agrupa aquellas obras que están destinadas a llevar al lector de la mano mientras trabaja para alcanzar las metas que desea lograr. Este tipo de literatura se ha visto desde la antigüedad cuando autores comenzaron a tratar de explicar acerca del bienestar personal y el impacto que este tipo de pensamiento tiene en el logro de metas.

Relación Título-Contenido

El título de El Secreto pretende hacer entender al lector que hay una información importante que se ha mantenido alejada del conocimiento público y que puede cambiar tu vida una vez que la conozcas. El concepto de este libro es darle al lector el secreto de cómo lograr todo aquello que se plantea utilizando el poder de la mente y el pensamiento positivo.

Resumen y Sinopsis

El libro de autoayuda El Secreto se refiere a la “Ley de la Atracción”, una teoría pseudocientífica popularizada de que el proceso humano de ideación tiene una influencia directa en los resultados de los encuentros y eventos en el mundo. En su libro, Byrne aplica esta teoría a diferentes aspectos de la vida, aclarando cómo cree que forma un programa para abordar cualquier problema. Las ideas que respaldan el libro, así como el libro en sí, han sido etiquetadas como pseudociencia por los miembros de la comunidad científica, dentro de los géneros de filosofía popular de la Nueva Era y el Nuevo Pensamiento, que comenzaron a principios del siglo XX.

Byrne explica la Ley de la Atracción. Dicho de manera coloquial como lo similar atrae lo similar, plantea que nuestros pensamientos crean directamente nuestra vida porque los pensamientos están incrustados en la “energía” que constituye el universo.

El resto del libro constituye la elaboración personal de Byrne sobre el “secreto”. De vez en cuando hace referencia a citas de científicos y naturalistas, como Albert Einstein, Carl Jung y Ralph Waldo Emerson para apoyar su tesis. Byrne comienza su argumento desde el axioma de que todo dentro y alrededor de nosotros está hecho de energía, hasta el nivel del átomo. Por lo tanto, la energía es el elemento básico de los componentes básicos de todo lo que vemos y experimentamos.

A continuación, Byrne afirma que la energía es vibracional y viaja en diferentes frecuencias. De esta manera, nuestros pensamientos son magnéticos, atraen y repelen diferentes frecuencias. Cuando tenemos un pensamiento, se transmite de nosotros al universo circundante. Byrne lo analogiza con la torre de transmisión, que envía y recibe frecuencias de radio que transportan información con la que construye cosas más complejas.

Byrne afirma que las frecuencias similares se atraen entre sí, mientras que las personas y los eventos que vibran de manera similar a nosotros naturalmente se magnetizan hacia nosotros. Ella argumenta que es tan simple, neutral y predecible como la ley de gravedad de Isaac Newton, sin importarle si el individuo sabe o cree en su existencia.

Byrne proporciona ejemplos de categorías de pensamiento a las que se aplica el secreto. Los dos primeros son buenos y malos pensamientos. Aunque la Ley de Atracción no discrimina entre buenos y malos pensamientos y no le importa si queremos algo o no, propaga las ondas que emitimos, atrayendo así los objetos del deseo.

Byrne afirma que la mayoría de la gente piensa principalmente en las negaciones de sus deseos; por ejemplo, alguien que quiere ser rico piensa en la difícil situación de ser pobre o de clase media. En cambio, argumenta que las personas deberían pensar en lo que quieren, desencadenando un ciclo de retroalimentación positiva.

Byrne discute las categorías de pensamiento consciente y subconsciente, tomando prestado del sistema de organización de la mente humana de Freud. Advierte que la Ley de Atracción no solo es efectiva para el pensamiento consciente, sino también para el inconsciente. Por ejemplo, si queremos ser ricos, podríamos decir que queremos mucho dinero, pero albergamos reservas o dudas subconscientes. El universo también tiene en cuenta estas energías, informando su resultado.

Byrne cita un estudio cuyos hallazgos parecen mostrar que una persona promedio tiene alrededor de 60,000 pensamientos distintos por día, la mayoría de los cuales son involuntarios. Todos estos pensamientos hacen un montón de temas para trabajar cuando tratamos de ser conscientes de la energía que estamos emitiendo. Una vez que recuperamos nuestros pensamientos, argumenta Byrne, obtenemos una herramienta que acelera el progreso hacia nuestros objetos de deseo.

Byrne concluye su análisis de las aplicaciones de la Ley de Atracción dando ejemplos de cómo atraer las relaciones deseadas con los demás. Primero, ella afirma que debemos vivir nosotros mismos. La mayoría de las personas están condicionadas a poner el amor propio al final de la lista de deseos, destacando mentalmente los pensamientos que emiten energía negativa. Una característica distintiva de amarse a uno mismo es tratarse de la forma en que uno quiere tratar a los demás.

En segundo lugar, Byrne afirma que debemos darnos cuenta de nuestro amor mutuo, incluso por los extraños. Las personas que se quejan atraen cada vez más energía negativa, agrupándolas con otras personas que piensan negativamente. Finalmente, Byrne exhorta a su audiencia a asegurarse de que sus acciones sean consistentes con sus deseos. Si actuamos como si ya tuviéramos lo que queremos, gradualmente nos daremos cuenta de ese ideal sin necesidad de preocuparnos o desesperarnos.

Análisis

Aunque el libro de Byrne está lejos de ser científico, haciendo saltos ilógicos sobre la naturaleza de la mente que son inconsistentes con muchas ideas contemporáneas obtenidas de evidencia sólida, presenta un argumento convincente que se asemeja al sistema kármico de las religiones orientales. Aplicando nuevamente la idea de la energía kármica al mundo fluido, caótico y moderno, presenta un libro de reglas mediante el cual espera que su audiencia aprenda a vivir.

El libro ha contado con el apoyo de importantes personalidades del mundo que incluyen a la empresaria estadounidense Oprah Winfrey, sin embargo, ha tenido también una importante cantidad de detractores. Estos principalmente afirman que el libro se enfoca demasiado en la adquisición de cosas materiales, lo que de alguna manera contradice los orígenes de la Ley de la Atracción.

Frases

  • “No existe una situación desesperada. ¡Todas las circunstancias de tu vida pueden cambiar! “
  • “Te conviertes en lo que más piensas… Pero también atraes lo que más piensas. “
  • “La verdad es que el universo te ha estado respondiendo toda tu vida, pero no puedes recibir las respuestas a menos que estés despierto”.

Libros que pueden interesarte

Piense y Hágase Rico
inteligencia emocional
El monje que vendió su ferrari
Veronika decide morir
Como ganas amigos e influir sobre las personas
poder sin limites
Tus zonas erróneas
Gente tóxica

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba