La Biblioteca de Babel

La biblioteca de Babel
Buscar en Amazon

La Biblioteca de Babel se publicó por primera vez en 1941 como parte de una colección de relatos de título El jardín de senderos que se bifurcan. Su ficción lleva al lector a un universo paralelo formado por una biblioteca que contiene todos los libros posibles que preexisten al hombre.

Género

Índice de Contenido

La Biblioteca de Babel es un cuento. Este tipo de obras se definen como un relato breve que puede estar basado en hechos reales o ficticios. Por característica esencial, este tipo de obras tienen un grupo bastante reducido de personajes que interactúan en la trama. Es una narración más corta que una novela con estructura cerrada que contiene solo una historia.

Narrador y personaje

En este cuento de Jorge Luis Borges, el narrador es el único personaje que el lector conoce, por lo que el narrador se encuentra en primera persona. La Biblioteca de Babel relata la experiencia de vida de un bibliotecario que tiene acceso a todos los libros de la historia. Este personaje-narrador es solitario, de hecho nunca lo escuchamos hablar de nadie más.

Su interés principal pareciera ser el de asimilar todo el conocimiento del universo leyendo todos los libros que pueda. Ahora, ya en su vejez, se preocupa sobre el universo y por responder las preguntas importantes de la vida como ¿de dónde venimos? Y ¿cuál es el significado de la vida?.

Relación título-contenido

La palabra “Babel” no aparece en ninguna parte de la historia. Lo que significa que debe ser otro ejemplo del uso que hace Borges de la “intertextualidad”. La intertextualidad ocurre cuando un texto o narración surge dentro de otra narrativa de una manera que da forma al significado del texto más grande. El título por su parte es una referencia bíblica a una historia en el libro de Génesis, que explica el origen de diferentes idiomas.

Sinopsis

El narrador comienza su historia describiendo la biblioteca. Se compone de innumerables habitaciones hexagonales; en cada una, hay cuatro paredes ocupadas por estanterías. Las otras paredes contienen pequeños rincones en los que los lectores pueden dormir y bañarse, así como pasillos que conectan cada hexágono con otras habitaciones. En cada pasillo, una escalera de caracol permite viajar a las salas de la biblioteca arriba y abajo. No hay pasillos sin espejos.

El narrador interpreta los espejos como un recordatorio de su propia fugacidad, en comparación con la biblioteca, que no tiene fin. Cuando el narrador era un niño, buscó un libro específico pero nunca lo encontró. El narrador ahora se acerca a la muerte. Él relata que cuando fallezca, alguien encontrará su cuerpo y lo arrojará desde uno de los balcones de la biblioteca hacia el vacío sin fondo.

A continuación, el narrador describe una característica confusa de la biblioteca: sus textos están muy ordenados, pero son prácticamente ininteligibles. En cada estantería de la biblioteca, hay cinco estantes, que contienen exactamente treinta y dos libros. Cada libro tiene exactamente 410 páginas, cada página tiene cuarenta líneas y cada línea tiene ochenta caracteres.

El alfabeto que utilizan los libros tiene veinticinco caracteres únicos. Cada libro tiene un título que es completamente irrelevante para su contenido impreso. El narrador afirma que la biblioteca debe haber sido creada por un dios, porque siempre ha existido y no tiene fin. Además, argumenta que, dado que los lectores de su historia usan veintiséis caracteres en su idioma, pertenecen a un universo diferente al de la biblioteca.

La gran mayoría de los libros de la biblioteca son ininteligibles incluso en la lengua de sus habitantes. Quienes lo han estudiado han especulado sobre por qué es así, y han inventado teorías; por ejemplo, se preguntan si los libros contienen idiomas aún desconocidos o si están codificados de alguna manera.

Hace cientos de años, un hombre iluminado descubrió algo sobre la biblioteca que cambió la forma paradigmática de pensar sobre ella. Argumentó que la biblioteca no contiene dos libros idénticos y que, por lo tanto, su contenido enumera todas las expresiones posibles que se pueden escribir en el alfabeto de veinticinco caracteres del mundo, dados los parámetros de sus libros. Por lo tanto, la biblioteca debe contener textos que sean inteligibles, incluso profundos e ilustrativos.

Después del descubrimiento del secreto de la biblioteca, sus habitantes se propusieron encontrar textos que expresaran grandes verdades sobre su mundo. Muchos de los lectores se pasaron la vida buscando los textos que describieran definitivamente sus caminos de vida individuales: sus “Vindicaciones”. Todas estas personas fallaron y se disolvieron en violencia o se volvieron locos.

Otros lectores se esforzaron por encontrar un libro que finalmente iluminara a todos acerca de cómo y por qué comenzó la biblioteca. Estas personas, los “inquisidores”, buscaron durante siglos en vano. Los lectores han abandonado el proyecto desde que la biblioteca es demasiado grande. El período posterior a los Inquisidores se caracterizó por la desilusión. Muchos creyeron que nunca descubrirían nada de significado.

Otros proclamaron, medio en broma, que tendrían más éxito generando sus propios textos al azar tirando dados. Un tercer grupo filosófico, los “Purificadores”, creía que sería mejor destruir progresivamente los libros que no tenían sentido porque aumentaría sus probabilidades de encontrar buenos. Destruyeron muchos volúmenes, pero su impacto fue infinitesimal en comparación con el tamaño de la biblioteca.

El narrador relata un mito de la biblioteca que sostenía que un bibliotecario había encontrado una vez el libro que explicaba la biblioteca. Él también espera que esto sea así.

El narrador rechaza las teorías de los tres campos filosóficos principales de la biblioteca. Él cree que ninguno de los libros carece de sentido, ya que las instrucciones para el libro más ininteligible pueden encontrarse en otro libro. Se pregunta si los habitantes de la biblioteca incluso comprenden su propio idioma. En la actualidad del narrador, los habitantes de la biblioteca están desapareciendo. Está seguro de que la biblioteca permanecerá incluso después de que no quede nadie para explorarla.

Finalmente, explica que cree que el universo tiene un “Orden”: cualquier persona que lo explore caminando en línea recta algún día volverá a los mismos libros. Debajo del desorden del universo hay una profunda elegancia. Una pensadora llamada Letizia Alvarez de Toledo pensó en la misma línea, viendo la biblioteca como un volumen en sí mismo, con infinitas páginas que se pueden dividir recursivamente en dos. Estos ejercicios mentales le dan al narrador la esperanza de que el universo tenga un significado trascendental.

Análisis

La historia es una meditación alegórica sobre el esfuerzo de vivir la mejor vida posible en un universo que puede parecer irremediablemente confuso y desordenado. El significado y las respuestas a la vida, el universo y todo están en un libro en alguna parte.

Todo en esta Biblioteca tiene significado, incluso los surtidos de letras aparentemente aleatorios. Por cada palabra que parece galimatías, hay un libro en la Biblioteca que decodifica ese galimatías y le da significado a la palabra.

Frases

  • “El universo (que otros llaman Biblioteca) está compuesto por un número indefinido, quizás infinito de galerías hexagonales”.
  • “Que exista el cielo, aunque mi propio lugar esté en el infierno. Déjame ser torturado, maltratado y aniquilado, pero que haya una criatura instantánea en la que tu enorme Biblioteca pueda encontrar su justificación.”
  • “Como todos los hombres de la Biblioteca, he viajado en mi juventud; he peregrinado en busca de un libro, acaso del catálogo de catálogos; ahora que mis ojos casi no pueden descifrar lo que escribo, me preparo a morir a unas pocas leguas del hexágono en que nací.”

Libros que pueden interesarte

1 comentario en “La Biblioteca de Babel”

  1. Avatar
    Romina Davalos

    Por cada estante hay un total de treinta y dos libros con el mismo formato; por cada libro que se encuentra, se puede contar 410 paginas. Cada pagina tiene cuarenta renglones. Cada renglon, ochenta letras de color negro. Tambien hay letras en los dorsos de los libros. No obstante, en los dorsos de cada libro no se indica el contenido de las paginas. Esto se debe a dos axiomas fundamentales. La biblioteca existe desde la eternidad. Esto significa que tanto la biblioteca de Babel como los bibliotecarios pueden ser obra de un dios o del azar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar