La carta robada

Estas historias se consideran importantes precursoras de la narración detectivesca moderna. Primero apareció en la publicación literaria anual The Gift de 1845 (1844) y pronto fue reimpresa en numerosas revistas y periódicos.

Resumen y sinapsis

La carta robada es la tercera historia en la que aparece el detective estrella C. Auguste Dupin, y como el pessonaje ya ha sido introducido a los lectores, Edgar Allan Poe salta directamente a la acción.

C. Auguste Dupin está discutiendo sus casos cerrados con el narrador cuando son interrumpidos por la llegada del prefecto de París de la Policía, G. Como era de esperar, el prefecto tiene un caso de Dupin.

Como sugiere el título de la historia, una carta ha sido robada. La carta pertenece a una mujer sin nombre. Resulta que el ministro D está utilizando el contenido de la carta para chantajear a la mujer.

El prefecto le dice a Dupin que cree que el contenido de la carta sigue siendo un secreto  de suma importancia porque se está utilizando para explotar a la mujer y no destruir su reputación. También cree que el Ministro D tiene la carta en su poder porque es la única forma de proteger la carta y utilizarla como chantaje.

Desafortunadamente, una búsqueda exhaustiva del hotel del Ministro D no ha dado buenos resultados. El Prefecto describe la carta, y Dupin guarda la descripción de la carta junto con toda la información pertinente en la memoria.

La historia se adelanta un mes. El prefecto sigue buscando la carta y comienza a desesperarse. Le ofrece a Dupin 50,000 francos (parte del dinero de la recompensa por la devolución de la carta) si puede ayudarlo. Dupin acepta el dinero del premio, luego reproduce la carta, que ya ha encontrado.

Dupin le explica al narrador cómo rastreó la carta. Él dice que la policía subestimó al Ministro D porque escribe poesía. Dupin visitó al Ministro D en su habitación de hotel. En lugar de haber ocultado la carta, el Ministro D la dejó a la intemperie.

Sin embargo, se esforzó por disimularlo. Escribió una dirección diferente en el lado opuesto de la carta. Dupin robó la carta, después de llevar a cabo con una falsificación que incluía la siguiente nota: ‘Si un diseño tan siniestro, no es digno de Atreo, es digno de Tiestes.’

Género: Historia policial

Si bien la historia se ha considerado tradicionalmente como un prototipo temprano de ficción detectivesca, también ha sido objeto de un intenso debate académico, especialmente entre el filósofo francés Jacques Derrida, quien sostuvo la historia como un modelo de narrativa ambigua, y el psicoanalista francés Jacques Lacan, quien sostuvo que era una alegoría sexual.

Personajes

  • El narrador: el amigo de Dupin que disfruta sentarse con él y escuchar cómo resuelve los casos.
  • C. Auguste Dupin: detective privado francés que se destaca en examinar casos y resolverlos principalmente desde su propia casa, gana el salario de un año del prefecto por obtener la carta faltante.
  • El Prefecto: el jefe del departamento de policía francés que explica el caso a Dupin y su amigo y luego le paga a Dupin por resolverlo.
  • El Ministro: el criminal que robó la carta a la mujer de la realeza y la escondió a la vista en su casa.

Análisis

Dupin no es un detective profesional. En Los asesinatos de la calle Morgue, Dupin toma el caso por diversión y rechaza una recompensa financiera. En La carta robada, sin embargo, Dupin emprende el caso para obtener ganancias financieras y venganza personal.

No está motivado por la búsqueda de la verdad, enfatizado por la falta de información sobre el contenido de la carta robada.  El método innovador de Dupin para resolver el misterio es tratar de identificarse con el criminal. El ministro y Dupin tienen mentes iguales, combinando habilidades de matemático y poeta, su batalla de ingenio está amenazada de terminar en un punto muerto. Dupin gana debido a su fortaleza moral: el ministro es “sin principios”, un chantajista que obtiene poder explotando la debilidad de los demás.

Esta historia tiene la fuerza de un cuento de hadas o parábola: hay una pureza en su trama, una simplicidad, una capacidad de resonar con un significado filosófico muy profundo. Esta es probablemente la razón por la que tantos pensadores del siglo XX, desde el psicoanalista Jacques Lacan hasta el fundador de la deconstrucción, Jacques Derrida, estaban tan interesados ​​en ella.

El epígrafe, que Poe atribuye al escritor y filósofo romano Séneca, se traduce como: “Nada es tan hostil a la sabiduría como demasiada sutileza”. Parece invitar a la interpretación como una parábola sobre los peligros de la sobreinterpretación. T. S. Eliot una vez se quejó de que un crítico anterior de The Waste Land había “sobrecomprendido” el poema.

En resumen, tal vez sea posible obsesionarse demasiado con la comprensión de algo, con el resultado de que uno se pierde de lo obvio; en este caso, el hecho de que la carta se ha colocado en el lugar más visible y fácil de descubrir imaginable … con el resultado que no se descubre (al menos no por el prefecto de la policía).

Libros que pueden interesarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar