6 Libros De Química Que Te Harán Querer Experimentar

Todos alguna vez entramos a clases de química en la escuela y con facilidad podemos recordar aquellos densos libros de química de práctica y teoría sosos y aburridos. Pero, te tengo una noticia ¡Existe una mejor forma de aprender de química!

Y es que existen maravillosos libros de química que te enseñarán a través de cosas comunes y que son parte de la vida cotidiana, junto con datos curiosos que no esperarías nunca, te divertirás muchísimo con estos libros de química ¡Sigue leyendo!

1. Elementos de asesinar: una historia de veneno, John Emsley

Elementos de asesinar: una historia de veneno, John Emsley

La historia va de un químico que pasó muchos años como investigador y profesor en la Universidad de Londres antes de convertirse en un escritor científico popular. Este divertido libro está dedicado a los elementos venenosos que se encuentran en la tabla periódica.

Su descripción de los productos químicos es exhaustiva e interesará a los químicos, médicos y lectores conocedores de los misterios del asesinato. Incluso ofrece un ejemplo de cómo una novela escrita por Agatha Christie ayudó a diagnosticar un caso de intoxicación y salvar la vida de un niño.

Para cada elemento, Emsley describe su abundancia en el cuerpo humano, su uso en medicina y otros productos a lo largo de la historia, y el mecanismo y los síntomas de su toxicidad. La naturaleza peligrosa de estos químicos está iluminada por estudios de casos históricos de envenenamiento, y en algunos casos, el conocimiento químico actual se emplea para reevaluar la evidencia y proporcionar nuevas conclusiones sobre la culpabilidad o inocencia del acusado.

 El libro contiene interesantes comentarios e hipótesis sobre las vidas y muertes de figuras tan famosas como Rasputín, Mozart y el Rey Jorge III. Incluso los estudios de caso proporcionados sobre individuos desconocidos son tan detallados que el lector también se preocupa por estas personas, aunque la mayoría lleva mucho tiempo muerta.

El libro contiene otros datos interesantes, como que el 10% de las personas tienen niveles de mercurio superiores a las pautas nutricionales recomendadas, lo que los hace inadecuados como alimento para los caníbales.

2. La cuchara menguante, Sam Kean

La cuchara menguante, Sam Kean

Pocos de nosotros asociaríamos la tabla periódica de los elementos con una gran intriga. Pero como Sam Kean detalla aquí, detrás de esas cajas con letras yace un pasado sórdido. La historia de cómo llegamos a descubrir y comprender los elementos toca temas que van desde los centros calientes de las estrellas hasta la locura humana.

Describe la brillantez y la miopía de Dmitri Mendeleev; el auge de la industria de semiconductores; la conexión de guerras al descubrimiento de nuevos elementos; la intoxicación generalizada por cadmio que tuvo lugar en el Japón del siglo XX; y la práctica en la América colonial de poner una moneda de plata en una jarra de leche para evitar que la leche se eche a perder.

Los lectores también aprenden que los estudios de J. W. Döbereiner sobre el estroncio, que lo llevaron a agrupar elementos en columnas como los que luego se usaron en las primeras tablas periódicas, fueron alentados por Goethe; que Wilhelm Röntgen pensó que se había vuelto loco cuando descubrió los rayos X por primera vez; y que la talentosa química Maria Goeppert-Mayer luchó por la legitimidad de toda su carrera, pero sin embargo fue considerada como una “madre” en lugar de una científica cuando ganó el Premio Nobel.

No todos los cuentos son serios. El título del libro se refiere a una broma práctica: se sabe que los químicos sirven té a los invitados y les proporcionan una cuchara hecha de galio, que parece aluminio pero se derrite a unos 85.5 grados Fahrenheit. Cuando el invitado agita el té caliente, parecerá que la cuchara se está derritiendo.

3. El tío Tungsteno: recuerdos de un químico precoz, Oliver Sacks

El tío Tugsteno: recuerdos de un químico precoz, Oliver Sacks

 Sacks se ha convertido en el neurólogo más conocido del mundo. Incluso los colegas celosos de su estatus de celebridad admiten que sus estudios de caso de mentes rotas ofrecen una visión brillante de los misterios de la conciencia.

También es famoso por ser extraño. Difícil, célibe, desastrosamente distraído y propenso a los accidentes; un hippy al que le gustaban las drogas, las bicicletas y el culturismo en la California de los años sesenta; ahora profesor de neurología en Nueva York. Muchos de sus lectores deben haberse preguntado qué lo hace funcionar.

Tío Tungsteno es la autobiografía que podríamos haber esperado. Sacks toma una parte de su vida, los pocos años de infancia en que le apasionaba la química, y teje su propio entusiasmo por el tema con una historia de la química en maceta.

El libro nos transporta vívidamente de regreso a la Gran Bretaña de la posguerra, una época en que un niño de escuela inocentemente podía llevar a casa en su bolso una gran cantidad de pitchblende, mineral de uranio, con el que empañar una película fotográfica o entretener a sus amigos arrojando trozos de sodio. en el estanque de Highgate, donde girarían sobre el agua, flameando como meteoritos dementes.

4. Los botones de Napoleón, Penny Le Corteur

Los botones de Napoleón, Penny Le Corteur

Todos sabemos que la química es importante, pero a veces no sabemos el grado completo de la importancia y el papel que ha jugado la química en la historia y los acontecimientos mundiales fundamentales. Es por eso que es genial el libro de Penny Le Couteur y Jay Burreson.

¿Cómo obtiene su título los Botones de Napoleón? Bueno, Napoleón fue el líder de Francia 1804-1814 (con un breve regreso en 1815) y durante ese período era típico que los botones estuvieran hechos de estaño metálico brillante. Bueno, en el invierno de 1812, Napoleón marchó con su ejército directamente a Rusia con la intención de hacerse cargo. Rusia no es el lugar más cálido.

¿Y cómo se comporta el estaño a medida que bajan las temperaturas? La estructura de cristal de la lata cambia y el botón se desmorona. Si los soldados no pudieron mantener sus abrigos y camisas cerrados durante ese duro invierno ¿podría haber sido un factor importante en la muerte de cientos de miles de hombres de Napoleón?

Los botones de Napoleón continúa hablando sobre la historia química de la seda y el nylon, ciertas especias y juicios de brujas. El libro fluye fácilmente y mantiene la jerga técnica al mínimo, haciendo que la información sea accesible y comprensible para los no químicos.

5. El último aliento del César, Sam Kean

El último aliento del César, Sam Kean

La palabra “gas” proviene apropiadamente de la palabra griega para caos (khaos): dentro de estas sustancias intangibles hay billones de pequeñas partículas que vuelan a cientos de millas por hora, chocando con fuerza entre sí y rebotando en direcciones aleatorias. Sin embargo, debido a que los gases son invisibles a simple vista, a menudo es fácil olvidar cuán poderosos y ubicuos son.

En El último aliento del César, Sam Kean describe cómo los gases han jugado un papel principal en muchos capítulos de la historia de la Tierra, desde el comienzo del sistema solar hasta la búsqueda actual de vida en otros planetas. Entrelaza temas científicos con historias tangenciales, pero a menudo humorísticas, sobre las personas que ayudaron a revelar importantes propiedades de los gases.

¿Quién sabía, por ejemplo, que Antoine-Laurent Lavoisier, quien descubrió el papel que juega el oxígeno en la combustión, alguna vez pagó el equivalente actual de $ 280,000 por un retrato que incluía a él, su esposa y su equipo químico?

6. Cuentos periódicos: la curiosa vida de los elementos,Hugh Andersey-Williams

Cuentos periódicos: la curiosa vida de los elementos,Hugh Andersey-Williams

El fenomenal best seller del Sunday Times, Cuentos periódicos de Hugh Andersey-Williams, está repleto de historias fascinantes e información inesperada sobre los componentes básicos de nuestro universo. Todo en el universo está hecho de ellos, incluido tú.

Al igual que tú, los elementos tienen personalidades, actitudes, talentos, deficiencias, historias ricas en significado. Aquí encontrarás hierro que llueve del cielo y gases nobles que iluminan el camino al vicio. Aprenderás cómo el plomo puede predecir su futuro, mientras que el zinc algún día puede alinear su ataúd.

Descubrirás lo que conecta los huesos de su cuerpo con la Casa Blanca en Washington, el resplandor de una farola con la sal en tu mesa. Desbloqueando sus asombrosos secretos y pasados ​​coloridos, Cuentos periódicos es un viaje de maravillas y descubrimientos, que muestra que sus historias son nuestras historias y que sus vidas son inextricables desde la nuestra.

Hugh Aldersey-Williams estudió ciencias naturales en Cambridge. Es autor de varios libros que exploran la ciencia, el diseño y la arquitectura y ha comisariado exposiciones en el Museo Victoria and Albert y la Colección Wellcome. Vive en Norfolk con su esposa e hijo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba