Once minutos

Once minutos
Buscar en Amazon

“Once Minutos” es un libro escrito por Paulo Coelho, publicado en  el año 2003. Eta obra revela una historia reflexiva en la cual el autor aborda el tema del sexo y recrea un cuento de hadas moderno, lleno de melancolía y sensualidad, donde relata el cambio de una mujer en una búsqueda constante de sí misma. La protagonista, María, representa a una chica nordestina decepcionada del amor, y por eso sale de casa para buscar su pasión.

“Once minutos” es un texto que se basa en sucesos reales, la novela se origina desde la trivialidad  del amor y del sexo para acercarnos a la reflexión de nuestro propio ser y nuestra libertad.  Por lo cual esta majestuosa obra se considera una novela contemporánea, donde hace uso de un lenguaje informal con muchas descripciones.

El género de este libro se considera romántico, ya que se plasman las relaciones de María con sus clientes. A pesar de que María no se enamoró de ninguno de ellos, hasta que llegó a su vida el pintor Ralf, quien cambiaría su vida por completo, y la haría pensar de manera diferente acerca del amor.

Personajes de “Once Minutos”:

Dentro de la obra, el personaje protagonista es María, una  joven independiente  que tiene el anhelo de tener éxito en su vida y tratará de lograrlo. Es determinante y perseverante en lo que desea con fervor. Además encontramos otros personajes como Heidi, quien es una linda bibliotecaria; Nyah es una prostituta de Filipinas, y es la única amiga de María; Ralf Hart es un pintor, de quien María se enamora.

Resumen y sinopsis de “Once Minutos”:

Esta novela nos habla acerca de una joven llamada María que viaja por Europa para lograr sus anhelos de tener éxito. Sin embargo, esto no fue lo que logró, pudo encontrar el amor a pesa de que pensaba que nunca lo haría, así que vive plenamente lo que ella piensa que es el amor a muy corta edad.

Cuando tenía apenas 11 años, se enamoró de su vecino pero al final termino odiándolo porque él no le prestaba atención. Después tuvo muchos novios, y tuvo experiencias profundas, hasta que se dio cuenta de que no necesitaba a ningún hombre, y se propuso no enamorarse nunca. A los diecinueve años quiso seguir sus sueños y pedirle vacaciones a su jefe para así lograrlos.

Así que viajó a Río de Janeiro y allí conoció a un hombre suizo que le propuso un trabajo como bailarina de samba en un club. Pero para ella bailar no era lo suyo, así renuncio al trabajo y luego buscó empleo como modelo. Pero se consiguió con un árabe que le oferta tener una noche de sexo por dinero. Así que esa noche la condujo a un burdel llamado “Copacabana en Rue de Berne” en el cual empieza a trabajar como prostituta, ya que le gustaba adquirir el dinero fácil de esa forma.

En este lugar trabajo durante mucho tiempo, y solo tuvo una amiga llamada Nyah, ya que las otras chicas sentían celos de María porque era muy bonita.  Este tipo de trabajo tan degradante, hizo que María se cerrara completamente al amor, y su vida se basaba solo en los once minutos que duraba el sexo.

Durante el día, María se la pasaba en la biblioteca, y allí conoció a Ralf Hart, quien era un pintor suizo que le pidió dibujar un retrato de ella. Este encuentro logro que el cuerpo y el alma de María se reconstruyeran gracias al amor y la pasión que compartió con él, a pesar de que al principio tienen discusiones debido al trabajo de María.

 Luego de reunirse muchas veces con Ralf Hart en su casa, comenzó a experimentar algo que nunca había sentido por ningún cliente. Ella se enamoró locamente del pintor. Y por eso, ella tenía que irse de ese lugar, ya que tenia sentimientos por el pintor, lo cual le impedía seguir trabajando.  Así que decidió viajar a casa con su familia.

Compro un boleto a Brasil, y se sintió triste de no poder llevarse tantos recuerdos que la perseguían constantemente, y antes de irse, camina por la ciudad para despedirse de todo lo que había vivido allí. En la noche se encontró con Ralf por última vez en el aeropuerto y en la pantalla del cine aparece la palabra “El fin”

Análisis de “Once Minutos”:

“Once minutos” es una obra cargada de sentimientos encontrados, donde la protagonista busca lograr sus sueños pero a al mismo tiempo evita el amor, el cual llega para cambiar su destino y hacerla pensar de manera diferente. Sin embargo huye de él constantemente, como una manera de escapar de su propia realidad y de sus sentimientos. Todo esto sucede cuando se enamora locamente del pintor. Encontramos entonces a un personaje protagonista que busca sin encontrar porque se cierra a la posibilidad de entregarse al amor, se niega a experimentar algo más que placer sexual, y por eso huye aterrada de lo siente.

Además, el autor nos ofrece una obra que describe cada escena muy bien, nos da detalles de los acontecimientos y así vamos descubriendo el mundo intrínseco de los personajes. De esta manera nos adentramos y podemos conocer los sentimientos de amor profundo que siente María por el pintor, algo a lo que ella se niega rotundamente. También podemos conocer a la bibliotecaria, quien se desahoga con su amiga María.

Por otro lado, en la novela se expone la temática de la soledad, el descubrimiento y el dolor, donde la protagonista tuvo que experimentar el dolor en su vida para descubrirse así misma. La soledad se presenta dentro del texto, ya que María estaba sola y se sentía aislada de su entorno, su alma y su mente estaban separados totalmente, lo cual le impedía continuar con su ardua elección de carrera, y por eso huyó al encontrar el verdadero amor. El descubrimiento tiene vinculación con el hecho de que María descubre que había hecho el amor con Ralf Hart y esto la hizo sentirse plena y feliz pero con mucho temor a ese sentimiento.

Citas textuales de “Once minutos”:

“Había una vez una prostituta llamada María. Un Momento. «Érase una vez» es el inicio de los grandes cuentos para los niños y prostituta es una palabra para adultos. ¿Cómo logro encabezar un libro con este supuesto? Sin embargo, como en todos los instantes de nuestras existencias todos estamos dividido entre un cuento de hadas y el abismo, sigamos entonces desde el inicio “.

“También observó que, como había acaecido con el primer niño, relacionaba el amor más con la distancia de la persona que con su representación”

“Después de un extenso tiempo, llegó a el desenlace de que los hombres solo traían dolor, frustración, sufrimiento y una sensación de tiempo arrastrándose”

“Pero el amor es algo terrible: he visto sufrir a mis amigas y no quiero que me pase lo mismo. Solían reírse de mí”

Libros que pueden interesarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar