Un interesante resumen de El Discurso del Método

Te invitamos a disfrutar en el siguiente artículo un interesante y completo Resumen de El Discurso del Método, considerada como una de las obras principales y más importantes del francés René Descartes. Conoce más de su contenido a continuación.

RESUMEN DE EL DISCURSO DEL MÉTODO

Resumen de El Discurso del Método

En esta oportunidad te presentaremos un complejo e interesante Resumen de El Discurso del Método, considerada como una de las obras más importantes escritas por el francés René Descartes. Aunque la mayoría de las personas conoce la obra como “El Discurso del método”, su verdadero nombre original es Discurso del Método para conducir bien la propia razón y buscan la verdad en las ciencias.

René Descartes realizó esta obra sin imaginar el gran impacto que tendría la misma, convirtiéndose incluso en uno de los trabajos más relevantes dentro de la filosofía occidental, llegando a tener influencia en cuanto al avance de la filosofía y la ciencia. El Discurso del Método fue publicado de manera anónima por primera vez en Holanda en la década de 1637.

Esa primera publicación presentada no correspondía a la misma estructura que conocemos hoy en día. Por el contrario, se trataba de un prólogo a tres ensayos: Dióptrica, Meteoros y Geometría; agrupados bajo el nombre conjunto de Ensayos Filosóficos. A lo largo de la historia uno de los aspectos que más curiosidad ha causado esta obra de Descartes ha sido precisamente su particular título.

Se cree que el francés René Descartes decidió llamar su obra “Discurso del método” con un objetivo bien claro. A través de una carta escrita por el mismo autor y dirigida a Marin Mersenne, Descartes le aclara que optó por colocarle a su obra “Discurso” y no “Tratado” para poner de manifiesto que no tenía intención de enseñar, sino más bien de hablar. Es decir se trataba de una obra donde él iba a exponer su punto de vista de manera muy personal.

Al tratarse de una obra que no tenía fin de enseñar, sino solo de hablar, el francés René Descartes marcaría una distancia ante cualquier inconveniente que pudiese generarse con sus contemporáneos por las ideas vertidas en dicha obra. Pero también evitaría una latente condena eclesiástica tal y como había sucedido poco tiempo antes con autores como Galileo y cuyas ideas Descartes no consideraba desacertadas.

Síntesis de la obra

De acuerdo a la estructura creada por el propio autor de “El Discurso del Método”, la obra se encuentra dividida en seis partes diferentes, cada una de ella con contenido realmente interesante, donde se tocan temas que en su momento fueron de mucha polémica. En esta parte de nuestro artículo presentamos para ustedes un Resumen de El Discurso del Método por capítulo, o como bien aparece en el prefacio, por partes.

RESUMEN DE EL DISCURSO DEL MÉTODO

Primera parte

La primera parte del Resumen de El Discurso del Método, obra original del francés René Descartes, el autor expone ante los lectores una autobiografía intelectual. A través de dicha autobiografía, el escritor se encarga de colocar en duda cada uno de los conocimientos que ha adquirido durante toda la etapa de su educación.

Descarte, en esta primera parte, plantea la idea de crear un nuevo método con el fin de alcanzar un saber más completo y real. Así mismo expresa contundentes críticas en contra de las ciencias y de la filosofía escolástica de la época. El autor asegura que llegar a un conocimiento seguro solo es posible por medio de las matemáticas y el conociendo de otras personas, mediante los viajes.

Pero a pesar de admitir que el conocimiento de otras personas, mediante los viajes, otorgan un saber seguro, Descartes al final termina oponiéndose a la idea de los viajes, tomando en cuenta las contradicciones que hay entre unos pueblos y otros, argumentando que tales contradicciones no dan la posibilidad real de descubrir la verdad. Al final llega a la siguiente conclusión: La única forma de encontrar la verdad es en uno mismo.

Segunda parte

Se cree que la segunda parte del Resumen de El Discurso del Método fue escrita en un principio como introducción a La geometría. El autor trata buscar una solución a esta situación de las ciencias y para ello cree oportuno proporcionarle una metodología, un fundamento sólido, para cualquier mente racional. Al inicio de esta segunda parte, Descartes detalla el contexto en el cual se encontraba al momento de comenzar a elaborar su método.

Es aquí donde el autor explica que las ciencias no pueden ser consideradas como una fuente de verdadero saber y para justificar su punto de vista se basa principalmente en el hecho de que las ciencias fueron realizadas por diferentes autores y que cada uno de ellos le entregó su propia opinión, por lo que no pueden ser descritas como portadoras de un verdadero saber.

La idea planteada por Descartes es renunciar a esta multiplicidad de opiniones referente a las ciencias y en su lugar escoger otras con nuestra propia razón, debido a que las creencias a las que nos han educado desde niños dependen del entorno en el que hayamos nacido y de las personas que se hayan encargado de nuestra educación y formación.

Para la opinión de Descartes, se deben reformar cada una de estas creencias y lograr distinguir entre lo verdadero y lo falso, pero conservando un cimiento personal. El autor también dice que su intención con dicha reforma no está dirigida a la necesidad de cambiar la enseñanza oficial, ni el orden social, sino más bien su objetivo es exponer cómo él ha llevado a cabo una reforma de su propio pensamiento.

Se podría decir que la segunda parte del Resumen de El Discurso del Método está constituida como la parte central de la obra y en ella el autor explica detalladamente los pasos del método que ha descubierto. Descartes había caído en cuenta de la existencia de infinidades de ciencias, sin embargo no todas ellas resultan verdaderas o necesarias y pone como ejemplo a los matemáticos de su época.

Según Descartes, los matemáticos de su tiempo “Se han sujetado tanto a ciertas reglas y a ciertas cifras que han hecho de ella un arte confuso y oscuro, que confunde al espíritu, en lugar de una ciencia que lo cultive”. Por esa razón es que Descartes pensó que era necesario encontrar un método, que sin ser muy extenso en sus pasos, sirviera de camino para alcanzar el conocimiento verdadero. El francés estructura su método en cuatro pasos fundamentales:

«El primero, no admitir jamás cosa alguna como verdadera sin haber conocido con evidencia que así era». «El segundo, en dividir cada una de las dificultades que examinare, en tantas partes fuere posible y en cuantas requiriese su mejor solución».

«El tercero, en conducir con orden mis pensamientos, empezando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ascender poco a poco, gradualmente, hasta el conocimiento de los más compuestos, e incluso suponiendo un orden entre los que no se preceden naturalmente».

«Y el último, en hacer en todo recuentos tan integrales y unas revisiones tan generales, que llegase a estar seguro de no omitir nada».

Tercera parte

En esta tercera parte del Resumen de El Discurso del Método, su autor hace mención a lo que él mismo denomina como su “Moral provisional”, que consistía en cinco máximas. Descartes consideró que era necesario adaptarse a algunos principios con el objetivo de no “extraviarse en su búsqueda de la verdad”, mientras ajustaba su mente y sus conocimientos a través de su método anteriormente descrito.

RESUMEN DE EL DISCURSO DEL MÉTODO

Recordemos que en la segunda parte de su obra, Descartes había considerado la duda metódica para así alcanzar a la verdad, sin embargo, en esta tercera parte, el mismo autor explica que al tiempo que se dedica a dudar de todo lo que le rodea, siente la necesidad de formar una moral provisional que se encargue de regir su vida.

Las cinco máximas de la moral provisional de la que habla Descartes en esta tercera parte son las siguientes:

1: La primera máxima estaba dirigida básicamente a obedecer cada una de las leyes y costumbres de su país, mantener la religión y dejarse guiar por las opiniones más conservadoras de la época.

2: La segunda máxima consistía en tratar de tener un carácter mucho más firme y en tomar decisiones claras. De acuerdo al propio autor esto es “siempre caminar lo más directamente hacia un lugar determinado y no cambiar de dirección por débiles razones”. Aseguraba con de esa manera podría evitar caer en el arrepentimiento tras una mala acción impulsada por su espíritu débil.

3: La tercera máxima consistía fundamentalmente en ejercer mayor dominio propio, considerando que en la vida nada es seguro. Las cosas que aquí existen suelen cambiar con regularidad y no todo se encuentra bajo nuestro dominio. Asegura que resultaría decepcionante tratar de esperar que todo lo planeado salga tal y como esperamos.

Como conclusión a la moral provisional de la que hace mención Descartes en esta tercera parte, el autor considera clave y fundamental el elegir la ocupación que se debe seguir en la vida. Concluye que lo mejor que podría hacer es seguir en la búsqueda de la verdad a través de su método.

Descartes toma la decisión de dedicar toda su vida a desarrollar la razón y a avanzar en el conocimiento por medio del uso de su método. Con el objetivo de poner en práctica su idea, el autor decide dedicarse a viajar e interactuar con los hombres. Lo hace por un periodo de tiempo de más de nueve años. A pesar de avanzar mucho en el conocimiento de la verdad, Descartes no logra encontrar los fundamentos de su filosofía.

Cuarta parte

Se cree que la cuarta parte del Resumen de El Discurso del Método está constituida como una de las más importantes y centrales de toda la obra. En esta parte, el autor establece la “duda metódica”, partiendo de la idea de que los conocimientos que percibe por medio de los sentidos no todo el tiempo son verdaderos. Por esa razón se dedica a poner en duda todo lo que hay en su entorno, para ver si de esa forma puede llegar a un conocimiento verdadero.

Una de las premisas más fundamentales en el método planteado por Descartes es: “Pienso, luego existo”. Por eso es que la duda se considera como el primer principio de la filosofía cartesiana. En este punto el autor se percata de algo muy interesante a lo que intenta buscarle una explicación: Mientras está dudando de todo lo que le rodea, al mismo tiempo está pensando, asegurando que si tiene la capacidad de pensar es porque en realidad si existe.

A través de la premisa “Pienso, luego existo”, René Descarte establece la existencia de Dios. Asegura que los seres humanos tenemos en nuestra mente la idea de perfección, aunque no seamos seres perfectos. Dice que de alguna parte hemos adoptado esa idea de perfección. Por eso es que concluye que debe existir algo o alguien de donde provenga esa idea de perfección, atribuyéndola a Dios.

Descartes confirma la existencia de Dios por medio de tres argumentos esenciales:

1: El argumento número uno que plantea Descarte para comprobar la existencia de Dios tiene que ver con la conciencia de nuestra naturaleza imperfecta. Alega que si reconocemos que en nosotros hay una naturaleza imperfecta, es porque también comprendemos lo que significa una naturaleza perfecta, Dios.

RESUMEN DE EL DISCURSO DEL MÉTODO

2: El segundo argumento del que habla Descarte parte precisamente de nuestra imperfección. Dice que, conociendo lo perfecto, entonces cada uno se hubiese creado a sí mismo como un ser perfecto. Sin embargo, se necesita de un creador de nuestro ser, que tiene en sí esas perfecciones, entiéndase Dios.

3: Por último argumenta la existencia de Dios, entendiendo a este ser como la mayor perfección. Para él, Dios tiene que existir, debido a que si no es así, podría pensarse en algo más perfecto, y entonces ese algo más perfecto sería Dios.

Comprobándose la existencia de Dios también se termina demostrando la existencia del mundo, dado a que Dios, siendo un ser extremadamente bueno y justo, no puede permitir que las personas se engañan al creer que el mundo existe. El mismo Dios nos da la seguridad de que nuestras ideas están en lo cierto.

Al final de esta parte del Resumen de El Discurso del Método, René Descartes deja un mensaje claro, más allá de haber argumentando la existencia de Dios y del mundo:

“Es nuestro deber y no el de Dios, liberarnos de las ilusiones y evitar los errores”.

Quinta parte

Durante la parte número cinco de su obra “El Discurso del Método”, el francés René Descartes ofrece de manera breve interesantes detalles relacionados con el contenido del mundo. En este punto hace mención a la formación del mundo, organizándolo todo en torno al problema de la luz: “El sol la produce, los cielos la transmiten, la tierra y los planetas la reflejan, y el hombre es su espectador”

En la quinta parte del “Discurso del Método” se tocan temas un poco más científicos, todo lo contrario a la cuarta parte, la cual es más bien metafísica. En un primer momento, Descartes se mostró a favor de las teorías que impulsaba Galileo, sin embargo por temor a represalias de la Iglesia, decide modificar lo que originalmente tenía en mente, y presenta una vaga teoría en cuanto a la creación y la evolución. De esa manera no iría en contra de lo dicho y pensado por la Iglesia.

En esta parte Descartes hace mención al tema biológico. Se atreve a decir que los animales y los seres humanos son iguales desde el punto de vista biológico, sin embargo la gran diferencia que tienen las personas con los animales es el uso de la razón. Realiza una analogía diciendo que el corazón de una persona y un animal de sangre caliente son similares.

Argumenta que los animales no tiene alma debido a que no cuentan con la capacidad de pensar, como sí ocurre con los humanos. Asegura que los animales solo actúan a través de su naturaleza. En la parte final el autor realiza un estudio sobre la razón o alma racional y dice que ésta no proviene de la materia sino que fue creada para conducir al cuerpo como lo hace un piloto en su nave.

Sexta parte

La sexta y última parte del Resumen de El Discurso de Método se enfoca principalmente en la necesidad de aprender a usar la naturaleza. El autor coloca el ejemplo de algunas cosas que nos hace bien, tal es el caso de consumir vegetales y frutas. También Descartes hace mención sobre la física.

Ésta última parte de la obra consiste básicamente en un análisis de la investigación científica en general y en ella el autor confía en la necesidad de una comunidad científica que permita extender los conocimientos, así como en la necesidad de cultivar la salud del propio cuerpo para poder pensar adecuadamente.

Un interesante resumen de El Discurso del Método 1

En la secta parte del Resumen de El Discurso de Método, el autor expone una serie de conclusiones referentes al impacto de la investigación científica, así misma llega a dudar sobre la publicación de sus estudios, sopesando las razones a favor y en contra.

Consideraciones

La obra “El Discurso del método” se podría decir que corresponde, más que a una historia literaria, a un relato biográfico y experimental de la vida de su autor, el francés René Descartes. A través de esta obra, él se encarga de exponer todo lo que tuvo que enfrentar a lo largo de su vida para poder desarrollar un nuevo método que uniera todo el saber.

Una de las consideraciones más llamativas de esta brillante obra es que fue escrita originalmente en francés, algo que rompía para la época con todo paradigma y estructura, dado a que el latín estaba considerado como la lengua culta, sin embargo ésta obra rompió con esa manera de pensar.

El autor del Resumen de El Discurso del Método, René Descartes, se trazó un objetivo principal con su obra y era hacer que la misma fuese accesible a todo el mundo, incluso aquellas personas que no conocían el latín, que era la gran mayoría de la población. Una de las cosas que logró Descartes fue que muchos autores no conocedores del latín pudiesen realizar escritos de gran calidad.

Otra consideración importante de la obra fue su publicación en lengua latina. La traducción del Discurso del Método al latín se produjo en 1644 y se convirtió en una gran revolución en su momento. Para nadie es un secreto que ésta obra está constituida como una de las primeras de la filosofía moderna y a través de ella su autor logró marcar un nuevo estilo y manera de ver las cosas.

Antecedentes en el método y en los argumentos de Descartes

Aunque muchos creen que fue Descartes el primero en plantear un método como el presentado en su obra, lo cierto es que anteriormente ya había sido diseñado otros métodos similares al ideado por Descartes. Ejemplo de ello fue la obra de Francisco Sánchez “El Escéptico”, donde ya dibuja el método cartesiano en 1576:

… Daba vueltas a los dichos de los antiguos, tanteaba el sentir de los presentes: responden lo mismo; más, que me diera satisfacción, absolutamente nada… … En consecuencia, retorné a mí mismo, y poniendo todo en duda como si nadie hubiera dicho nada jamás, comencé a examinar las cosas mismas, que es el verdadero saber.

Analizaba hasta alcanzar los principios últimos. Haciendo de ello el inicio de la contemplación, cuanto más pienso más dudo …

La premisa “Pienso, luego existo”, atribuida a René Descartes también había sido anunciada con anterioridad de manera casi idéntica por Gómez Pereira en el año 1554:

Conozco que yo conozco algo. Todo lo que conoce es; luego yo soy, (Nosco me aliquid noscere: at quidquid noscit, est: ergo ego sum)

Con antecedentes en Agustín de Hipona

Ac proinde haec cognitio, ego cogito, ergo sum, est omnium prima & certissima, quae cuilibet ordine philosophanti occurrat.

El argumento de «cogito ergo sum» puede considerarse también un desarrollo ulterior del argumento del Hombre Volante de Avicena:

Un interesante resumen de El Discurso del Método 2


… Si te imaginas que tu mismo ser ha sido creado desde el comienzo con un intelecto y una disposición sanos, y si se supone que, en resumidas cuentas, forma parte de tal posición y disposición que sus partes no sean vistas ni sus miembros se toquen, sino que, al contrario, están separados y suspendidos durante un cierto instante en el aire libre, tu lo encontrarías no dándote cuenta de nada excepto de la certeza de su ser …

El francés René Descartes llegó a ser señalado en una oportunidad de plagiar contenido, tomando en cuenta la gran similitud que presentaba su texto con el de Gómez Pereira y el planteamiento del discurso del método que ya aparece en Francisco Sánchez.

También podrían interesarte los siguientes artículos: 

Libros que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba