Te invitamos a leer la cronología de vida del gran artista de origen mexicano Rufino Tamayo, que ha sido reconocido a nivel mundial, ya que a lo largo del siglo XX, pudo fusionar el arte mexicano con el vanguardismo internacional. A través de piezas que realizó con variados colores, texturas y armonía. ¡Léelo te encantará!

RUFINO TAMAYO

Biografía de Rufino Tamayo

El pintor modernista de origen mexicano Rufino del Carmen Arellanes Tamayo, nace en el estado de Oaxaca el 26 de agosto de 1899 y fallece un 24 de junio del año 1991, a la edad de 92 años en la Ciudad de México. Es calificado como uno de los mejores pintores del siglo XX, además de ser uno de los primeros artistas latinoamericanos que consigue que su obra sea reconocida internacionalmente.

Es importante resaltar que su obra es pequeña pero muy bien trabajada y se encuentra repartida por todo el mundo, entre ella se destaca los 20 retratos que hizo a su esposa Olga, con la cual compartió por más de 57 años; tiene en su haber 457 obras gráficas, entre ellas hay litografías y mixografías, 20 murales así como un vitral, además Rufino Tamayo pintó más de 300 mil óleos.

Rufino Tamayo, fundó el Museo Tamayo de Arte Contemporáneo, es importante recalcar que el Museo dedica a enseñar obras de pintores del arte contemporáneo de México y el mundo. Las obras que realizó Rufino Tamayo muy escasamente se encuentran allí, como se dijo anteriormente toda sus obras se encuentran repartidas por todo el mundo.

En vida fue condecorado varias veces, entre las más emblemáticas tenemos el Doctor Honoris Causa por la Universidad de Manila en el año de 1974. También por la Universidad Nacional de México en el año de 1978, la Universidad de Berkeley en el año de 1982, la Universidad del Sur de California en el año de 1985, así como la Universidad de Veracruz en el año de 1991. También lo nombraron como miembro de la Academia Nacional de Bellas Artes de Argentina.

La Infancia de Rufino Tamayo

El pintor Rufino Tamayo, nace exactamente el 25 de agosto del año 1899. Pero en vida siempre lo celebró los días 26 de agosto. Él nace, en lo que actualmente se conoce como la “Posada Don Mario” situada en la calle de Cosijopi Numero 219, en el Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca, muy cercano al ex convento de Santo Domingo.

RUFINO TAMAYO

El padre de él se llamó Miguel Ignacio de Jesús Arellanes Saavedra Navarro, de profesión zapatero, también nacido en la ciudad de Oaxaca, la madre de nombre Florentina Tamayo, la cual se desempeñaba como costurera y era de la localidad Tlaxiaco, en la ciudad de Oaxaca. Para el año de 1904, ambos padres deciden separarse. Lo cual fue algo fuerte para el joven Rufino Tamayo, este se va a vivir con la madre hasta el año de 1911, ya que ella fallece.

Es importante recalcar que Rufino Tamayo, luego de la muerte de la madre, toma por primer apellido el de Tamayo y prácticamente desecha el de Arellanes que es el de su padre por haberle abandonado.

Se muda para la Capital de México

Luego se va a convivir con su tía Amalia, se mudan a la Ciudad de México. El deseo que tenía Rufino Tamayo era ser un gran músico, pero estando en la Capital de México, quedó sumamente impresionado con la arquitectura colonial de la época. Según llegó a afirmar que al ver todo eso sus ojos se abrieron en diferentes sentidos.

Desde ese momento, se dio cuenta de todas las habilidades y facultades que tenía para ser un artista. Empezó a ayudar a su familia trabajando en una tienda de frutas que estos poseían. Para el año 1914. Su tía Amalia lo inscribe en la escuela de Contabilidad, cosa que a él no le agradaba. Pero asiste a clases. Además entra a clases en la ENEBA para seguir aprendiendo sobre el arte de pintar y otras cosas que le gusta.

Para el año de 1915, se inscribe formalmente en la Academia de Bellas Artes de San Carlos de la Ciudad de México. Allí estudió hasta el año de 1921. Aunque estudiando en esa Academia, lo hacía en acto de rebeldía, afirmará que el ambiente allí era muy desagradable. En la Academia lo que hacían era reproducir el Arte, es decir hacer las cosas tal y como se ven.

Él salía para pintar en el patio, ya que no estaba de acuerdo con la pintura académica. Pero todo mejoró cuando nombraron al nuevo Director Ramos Martínez, Rufino Tamayo decía que en la Academia existían dos tendencias la primera era la tendencia ingenua de la ENEBA, y la segunda el neoliberalismo que había implementado el nuevo director Ramos Martínez.

Al dejar la escuela, consigue un empleo como dibujante etnográfico del Museo Nacional de Arqueología, historia y etnografía. Allí trabajó hasta el año de 1926. Se desempeña realizando dibujos de arte popular y piezas prehispánicas, tarea que llamó mucho la atención del artista. De igual forma daba clases para la Secretaría de Educación Pública en la ENEBA lo hizo hasta el año de 1929.

Se consagra como un gran artista

Decidido a consagrarse como un gran artista, para el año de 1926, empieza a realizar exposiciones sobre todas las obras que ha realizado. Estas obras lo catapultaron hasta la ciudad de Nueva York. Donde hizo una exposición en el Art Center de Nueva York. Luego de su regreso y pequeño triunfo Rufino Tamayo. Decide ingresar a la asociación de los escritores y artistas, que han fundado una revista contemporánea.

Escribiendo y haciendo sus obras, pronto se convierte, en una gran figura en el arte moderno mexicano. En el año de 1928. Luego de haber regresado de los Estados Unidos, vuelve a dar clases en la Escuela de Bellas Artes y para el año de 1932 es nombrado Director del Departamento de Artes Plásticas de la Secretaría de Educación Pública. Entre los año de 1929, hasta el año de 1938, muchos de sus trabajos fueron con ayuda de María Izquierdo.

Luego en el año 1938, se le ofrece dar clases en el Dalton School of Art de Nueva York. Se traslada para vivir allá y enseñar, está por espacio de 20 años. Esto le permitió adquirir una gran experiencia y hubo una evolución en su proceso artístico. Dejando de un lado la influencia europea que tenía. Estando allí explora su forma y aptitudes de su universo pictórico. Comienza su etapa artística y lo define en su lenguaje plástico y tendrá características de rigurosidad.

Rufino Tamayo realiza Murales de gran calidad

Perfecciono su técnica con el tiempo, logro transformar de forma imaginativa los objetos en la cultura prehispánica y el simbolismo del arte precolombino. Llegando el año de 1933 realiza su primer mural, ya que fue un encargo del Conservatorio Nacional de México. En el mural realizado puso de manifiesto su técnica y rompe con el estilo de otros muralistas.

En el año de 1934, contrae matrimonio con la dama Olga Flores Rivas, quien es una pianista, ella le dedicará toda la vida al afamado artista Rufino Tamayo, ha obtenido mucha importancia realizando murales, pero él es pintor de caballete. Dónde le encanta pintar la naturaleza muerta, allí representa objetos, frutos exóticos y personajes pintorescos. Trata de transmutar usando su simbolismo con sus raíces mexicanas y la estética que ha adquirido a través de la experiencia.

RUFINO TAMAYO

Entre las obras más importantes que se pueden nombrar son “el Hippy en Blanco” del año 1972. Que se encuentra en el Museo de Arte Moderno y también tenemos la obra dos mujeres, realizada en el año de 1981, que está situada en el Museo Rufino Tamayo. Para el año de 1936, va para los Estados Unidos, como delegado del Congreso Internacional de Artistas. Celebrado en la ciudad de Nueva York. Allí recibe uno de sus tanto homenajes y lo nombraron profesor de pintura en el Dalton School.

Llega el año de 1941, pinta el cuadro “Animales” esta obra le proporciona mucha fama, se puede notar que tiene un toque en sus obras al estilo Picasso. En el año de 1943, realiza su primera obra abstracta titulada “La naturaleza y el artista”. Actualmente esta obra se encuentra en el Smith College Collection, Northampton, Massachusetts.

Llega la Segunda Guerra Mundial. Se han lanzado las dos bombas nucleares Hiroshima y Nagasaki, este hecho cambió la forma de pintar de Rufino Tamayo, tanto que impacto en su espíritu ya que realizaba obras un poco telúricas y muy sombrías. Además que se estaba acercando la era espacial, realizaba obras con un gran acercamiento al universo infinito. Su fama creció mucho más con la realización de estas obras que se exhiben junto a las de otros artistas de gran talla como Balthus, Chagall, Matisse, Miró y Picasso.

Vive en Europa

Para el año de 1949, Rufino Tamayo, junto a su esposa Olga cambia su residencia hacia Europa, específicamente París. Allí reside toda la década de los años 50. Pues su participación en la XXV Bienal de Venecia. Logra Alcanzar la fama Mundial. Es considerado uno de los mejores artistas del siglo XX. En ese momento Rufino Tamayo y su pintura se sintetiza para diseñar cuadro semi abstractos.

En la Bienal de Venecia, se instala una Sala Tamayo, donde las personas visitan mucho sus obras, después obtiene el galardón en la Bienal de Sao Paulo 1953. Junto al francés Alfred Manessier. A partir de ese momento su vida de artista se hace más provechosa. E inicia una etapa llamada fresquita pintando cuadros muy frescos en el Palacio de Bellas Artes de la capital y en otros países.

Entre los varios murales, realizados por el pintor Rufino Tamayo. Los más emblemáticos han sido “El Hombre” en el año de 1953, está ubicado en el Dallas Museum of Fine Arts; otro importante se hizo en el año de 1956, llamado América, que se encuentra en Houston, Estados Unidos. El mural más emblemático fue realizado en el año de 1957, llamado Prometeo, se realizó en la biblioteca de la Universidad de Puerto Rico. Para el año de 1958 en el palacio de la UNESCO realiza el monumental fresco.

Luego de eso impactante murales para el año de 1963. Ejecuta dos murales para así decorar el buque Shalom, los murales se llaman Israel ayer y hoy. En México realiza el mural llamado el Día y la noche en el Museo Nacional de Antropología e Historia de México. El mural es simbolizado por la lucha entre el día que la imagen es una serpiente emplumada y la noche que es de un tigre.

Los últimos trabajos realizados, de gran envergadura son un encargo de la Gobernación de México, donde hizo los frescos para los pabellones de México en la Exposición de Montreal y en la Feria Internacional de San Antonio (Texas).

Un artista muy disciplinado

Rufino Tamayo, era muy disciplinado en sus rutinas para realizar sus obras, ya que cuando diseñaba sus murales el solo colocaba sus andamios e iba realizando los murales de una forma muy precisa bajando y subiendo más de mil veces los andamios hasta llegar a su casa muerto de cansancio.

Es importante destacar, que lo hacía porque le encantaba. Además que tenía muchas donaciones de obras a otras instituciones, y logra conformar dos museos, uno de arte prehispánico en la ciudad natal de Oaxaca, el otro dedicado al arte contemporáneo internacional.

Fallece Rufino Tamayo

Después de conocer muchas partes del mundo y dejar huella, además de varias obras de Arte y muchos murales y dos museos, se puede decir, que tuvo una gran carrera el artista Rufino Tamayo muy fructífera. Pero a la edad de 92 años, puso fin a su vida física cuando le dio un ataque cardiaco al corazón, sus restos se encuentran descansando en el Museo Tamayo de Arte Contemporáneo Internacional.

El Gran Legado que dejó

Rufino Tamayo, es un artista muy complicado, además de muy espléndido ya que aportó mucho conocimiento a sus estudiantes y personas que veían sus obras de artes. Muchos mexicanos consideran a Rufino Tamayo como el embajador de México, ya que sus obras siempre estuvieron en la palestra. Todo las obras que realizaba, los coleccionistas estaban a su pista, además de instituciones y museos. El periodista Juan Carlos Pereda destacó al artista Rufino Tamayo afirmando la siguiente frase:

“Primero tenemos al pintor que revolucionó el arte mexicano, luego al pintor que llevó al arte mexicano fuera, el pintor que trajo el arte de fuera hacia México y luego tenemos al pintor que creó una bienal para dotar de una colección de arte a su ciudad natal, luego tenemos a un pintor que realizó dos museos: uno de arte contemporáneo y otro de arte prehispánico”

RUFINO TAMAYO

Es por eso, Rufino Tamayo fue un artista que realizaba pocas pinturas, pues en su vida llegó a pintar unas dos mil obras, ya que es muy difícil de hacer y muy elaborada para no tener detalles. Además se encuentra dispersa por todo el mundo. De esta forma a él crear el Museo de Tamayo de Arte Contemporáneo, tenía la misión de mostrar varias exposiciones de los artista que iban en ascenso.

Una de las sobrinas expuso “son escasos, andan por diferentes partes del mundo en exposición; es difícil, la gente se molesta porque no hay obra del maestro Tamayo, pero es escasa y lo poco que hay está moviéndose en todo el mundo

De esta forma, se afirma que Rufino Tamayo, al realizar sus obras las repartió por todo el mundo y la orden, que quedó fue que siempre se hiciera exhibiciones por todo el mundo, para que las personas conocieran sus obras y la cultura mexicana aplicada en sus trazos. Es por esta razón que el curador del Museo Tamayo afirma que el artista Rufino Tamayo, abrió el lugar con la finalidad de no exhibir sus obras, sino la de los otros artistas y el arte contemporáneo de México.

Conocer las obras y pensamiento de Rufino Tamayo

Para conocer las obras de Rufino Tamayo, toda persona debe acercarse a los murales que realizó el artista, es más se recomienda visitar los murales del Palacio de Bellas Artes. Porque su sobrina llegó a decir que “son extraordinarios y es ahí donde notas el talento de Rufino Tamayo, esa perspectiva, esa armonía, esa textura”.

Es importante, afirmar las palabras que hizo su sobrina para colocar en alto el nombre del artista Rufino Tamayo al decir lo siguiente “Tamayo es Tamayo en el mundo entero”, ya que con esta frase queda claro que el artista Rufino Tamayo, siempre marcó una pauta en sus obras y no se fijó de ningún otro artista para hacerlo solo aplicó su conocimiento y sus habilidades para crear cuadros y murales impresionantes.

Su estilo ha sido tan inconfundible que hizo que el Museo de Arte Moderno de Nueva York el MoMA, le comprara el cuadro titulado Los Perros. Además de otros cuadros más, que aún se siguen exhibiendo en dicho museo. Así lo afirma Juan Carlo Pereda que explica que el cuadro Los Perros, un cuadro que realizó Rufino Tamayo con colores muy opacos, pero que encanto a las personas del Museo MoMA, ya que es importante recalcar que mientras muchos artistas donan sus pinturas a él le compraron varios cuadros.

Toda esa vocación artística hizo que Rufino Tamayo fuera a los Estados Unidos, especialmente a dar a conocer su conocimiento como docente en la academia Dalton School of Art de Nueva York. Además de eso se permitió desarrollar su conocimiento en la pintura y esto le dio pie para experimentar y crear. Por eso que Rufino Tamayo no pinta como nadie en México, pero tomó las mejores experiencias de los pintores vanguardistas y las aplicó a sus pinturas.

El curador del museo Tamayo, también dijo que el mural Dualidad, que realizo en el Museo Nacional de Antropología, “Es un mural que no narra, significa muy profundamente y que lo puede entender cualquier gente” allí coloco mucha de su experiencia en ese hermoso mural.

La tendencia que lo hizo grande

La tendencia que hizo grande al artista Rufino Tamayo, es que fue pintando los pueblos, los paisajes y las atmósfera, se fue saliendo del realismo, pintando la naturaleza de su realidad local. Pero esa etapa se puede identificar en dos partes, la primera empieza entre los años 1920 y finaliza en los años de 1950. En ese momento hay un acercamiento al realismo, pero siempre hubo una conexión entre los temas que pintaba y los problemas sociales que ocurrían en ese momento.

La segunda etapa, comienza cuando se residencia en Europa específicamente en París, en ese momento se caracteriza por la integración plástica que hizo y la herencia precolombina autóctona de su país México. Allí experimentó una nueva tendencia de pinturas que revolucionaron los ambientes artísticos de la Europa a comienzos de siglos.

Esta unión, que hizo de dos culturas la mexicana y la europea fue lo que marcó diferencia, en sus obras de artes y su estilo respecto al núcleo fundamental de sus murales, de esta forma mantuvo su absoluta independencia estética, respecto a cómo se pintaba en la Europa, ya que su fuente para inspirarse era fijar su herencia pictórica precolombina, marcada indigenista.

Además que se separó del movimiento muralista fue la falta de motivación revolucionaria, ya que lo de él era el marcado acento formal y abstracto indio.

Reconocimientos en vida a Rufino Tamayo

Sus aportes a la pintura y a la cultura mexicana son incuestionables, siendo uno de los principales artistas de México, ser considerado como un artista contemporáneo del siglo XX, gracias a ese gran talento de realizar obras de artes ha recibido varios reconocimientos a nivel mundial  entre los cuales tenemos:

  • 2º Premio de la Pittsburgh International Exhibition (1952)
  • Gran Premio de Pintura de la II Bienal de São Paulo (1953)
  • Premio Nacional de Ciencias y Artes en Bellas Artes de México 1964
  • Premio Calouste Gulbenkian del Instituto de Artes de París (1969)​
  • Oficial de la Orden de la Legión de Honor de Francia (1970)​
  • Comendador de la República Italiana (1971)
  • Denominación de Hijo Predilecto por el gobierno de Oaxaca (1972)
  • Doctor Honoris Causa por las universidades de Manila, en 1974 y la Nacional Autónoma de México, en 1979
  • Copa Oro de Florencia (1975)
  • Medalla Albert Einstein del Instituto Technion de Israel (1983)
  • Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes por el rey Juan Carlos I de España (1985)
  • Gran Oficial de la Orden al Mérito de la República Italiana (1987)
  • Medalla Belisario Domínguez del Senado de la República (1988)
  • Miembro honorario del Colegio Nacional el 21 de mayo de 1991

Las obras más importantes de Rufino Tamayo

El artista Rufino Tamayo, quien es una de las glorias de México, además de uno de los artistas más importantes del siglo XX, es un referente del arte contemporáneo en el mundo, es por eso que te vamos a nombrar varias obras que hizo y representan grandes acciones en el mundo entre ellas están:

El hombre infinito (1950): En esta obra Rufino Tamayo, nos realiza una obra sobre el ministerio del universo, ya que él tuvo mucho preguntas sobre qué había allá afuera de nuestro planeta, y la pintura tiene de a expresar lo que se aloja en la inmensidad del mar estelar.

Tres personajes (1970): es la etapa donde los críticos consideran que es una etapa de Rufino Tamayo de madurez artística, la obra está compuesta por una mujer y un hombre y otra figura andrógina con un aspecto difícil de explicar, este cuadro fue robado en el año de 1987 y se encontró en el año 2003 en un contenedor de la basura en Nueva York.

La gran galaxia (1978): el personaje en esta obra realizada por Rufino Tamayo observa el infinito con mucha admiración desde la tierra. En ese momento se expresa lo pequeño que es una persona frente a la inmensidad de la galaxia, aquí el empalmó el arte colombiano con las corrientes europeas.

Retrato de Olga (1964): Olga Flores Rivas fue la esposa de Rufino Tamayo, se casaron en el año de 1934, desde ese momento se convertiría en su musa, y haría varios retratos de ella, y gracias a su conocimiento en relaciones públicas ayuda Rufino Tamayo a elevar su carrera en el plano internacional.

Si te ha parecido interesante el presente artículo sobre la cronología de Rufino Tamayo te invito a ver los siguientes enlaces: